DEPORTES

El marketing de la violencia

En River se llevará a cabo un coloquio sobre la problemática en el fútbol, que parece más una fachada que un aporte sustancial para erradicar el flagelo.

 Por Gustavo Veiga

La violencia en el fútbol da vueltas en círculo cada fin de semana, no aparecen las soluciones de fondo e, incluso, hasta convoca a ciertos coloquios donde la resolución del flagelo parece más una cuestión destinada al marketing que a realizar aportes sustanciales. Para comprobar esto último basta mencionar lo que ocurrirá en River pasado mañana, donde Epoca, una escuela de posgrado que dirige el ex ministro menemista Roberto Dromi, organiza una jornada sobre Seguridad en el Fútbol en la que se harán diagnósticos y recomendaciones. Opinarán, entre otros, el presidente de la AFA, Julio Grondona; el subsecretario Javier Castrilli, el ex ministro de Defensa Horacio Jaunarena y el camarista Mariano González Palazzo, quien una vez recibió en su despacho durante un encuentro privado a Rafael Di Zeo, el líder de la barra brava de Boca, cuando estaba procesado.

Más allá de este enésimo encuentro, de centenares de discursos bienintencionados y de conductas erráticas, los roles se han trastrocado. Algunos políticos y funcionarios son la génesis del problema que se pretende erradicar. Los dirigentes del fútbol se ofenden con rapidez cuando les marcan errores o no cumplen con los reglamentos. Los familiares de las víctimas investigan lo que a menudo no investiga la Justicia. Y quienes estudian el fenómeno en un ámbito académico resultan menos necesarios que los abogados dispuestos a impulsar causas por contravenciones.

El coloquio que también organiza River convoca a “profundizar y debatir sobre la actualidad y el futuro de este tema de tanta vigencia en nuestra sociedad”. Cuando Página/12 consultó a la secretaria del presidente José María Aguilar –convaleciente por un estado gripal– sobre quién había tomado la iniciativa, la primera sugerencia fue una derivación al Departamento de Marketing del club. Ni por esa vía ni por medio del Instituto Terciario River Plate fue posible confirmarlo. Los teléfonos nunca respondieron.

Sí, en cambio, se sabe quiénes auspician el evento, que es gratuito, aunque con inscripción obligatoria. Las entidades y empresas que figuran, tanto en la página web de la institución de Núñez como en la de Epoca, son la AFA, el canal de cable TyC Sports, las compañías Coca Cola y Siseg SRL. (Sistemas de Seguridad) y una lista de universidades con las cuales la Unidad de Posgrados Internacionales que conduce Dromi mantiene convenios de reciprocidad: Menéndez Pelayo, Complutense y Carlos III, todas de España; Université París I, de Francia, y Università degli Studi de Firenze, Italia. Epoca es una unidad académica que depende de la Universidad del Salvador.

Dromi se reservó para sí el rol de coordinador del coloquio que tendrá dos paneles: el de diagnóstico contará con las presencias de Grondona, Castrilli, Aguilar, Jaunarena, el periodista Enrique Macaya Márquez y los docentes de Epoca Jaime Lande y Raúl Motta; el de reflexiones y recomendaciones, repetirá a Grondona y Aguilar, a quienes se sumarán Diego Gorgal, el joven funcionario a cargo de la Seguridad en la ciudad de Buenos Aires; González Palazzo, el juez del fuero Criminal y Correccional, quien además es integrante del Colegio de Arbitros de la AFA por recomendación del presidente de Boca, Mauricio Macri; y, por último, Gustavo Posse, el intendente de San Isidro.

Al encuentro es posible que asistan los familiares de las víctimas que se cuentan por centenares en el fútbol argentino, reunidos en la fundación Favifa, con lo que el martes el auditorio del estadio Monumental podría ser una oportunidad inmejorable para que varios de los expositores les brinden explicaciones.

Liliana de García, la mamá de Daniel, asesinado el 11 de julio de 1995, en Paysandú, Uruguay, durante un partido por la Copa América, sostiene: “Los familiares debemos levantar la voz porque estamos cansados de la inoperancia de los funcionarios de turno. La oficina a cargo de JavierCastrilli no funciona como debería, porque hace hasta donde lo dejan hacer. Y eso no sirve. Depende de alguien como el ministro Aníbal Fernández, que lleva adelante una política nefasta”, afirmó decepcionada.

En rigor, esta madre, como el puñado de padres que se han juntado en Favifa, se cansaron de peregrinar a la dependencia que conduce el ex árbitro en el Ministerio de Justicia (que pese a depender de Interior, se desempeña físicamente en el edificio de otra cartera), y García afirma convencida estar “harta de haber ido a ocupar un pequeño lugar de esa oficina durante un tiempo, pero que nadie nos dé bola”.

Grondona, otro de los disertantes anunciados en el coloquio, en su última declaración sobre el tema de la violencia, fustigó al responsable del Coprosede, Mario Gallina, cuya jurisdicción es el ámbito bonaerense: “Hay que hablar menos y hacer más, y este señor Gallina habla demasiado”, disparó el presidente de la AFA porque el ex comisario y ex referí había cuestionado la no aplicación de la quita de puntos, tal como la impulsó Castrilli después de los graves incidentes que produjeron las barras de Boca y Chacarita el 31 de agosto de 2003.

El doctor González Palazzo es el mismo que juzgó interesante reunirse con el ex futbolista José Basualdo, Di Zeo y el abogado Marcelo Roquetti, integrante del bufete de Adrián Menem, hijo del senador Eduardo Menem, allá por mayo del 2000. Ese encuentro se desarrolló en el edificio de la Cámara del Crimen ubicado frente al viejo palacio de Tribunales, un sitio al que no accede el público corriente y donde, según el juez, el barrabrava no fue percibido como tal hasta que se lo dijeron más tarde.

El magistrado además integra el Colegio de Arbitros de la AFA, que designa los referís para los partidos, analiza los desempeños cumplidos por ellos, los veedores y asistentes, y difunde las reglas que guardan relación con el juego. Allí, en la AFA, el presidente de Boca intentó colocarlo en el Tribunal de Disciplina cuando el club se sentía perjudicado por ciertos fallos deportivos.

De Jaunarena y Posse, al menos en el ámbito del fútbol, se desconocen cuáles son sus antecedentes en la problemática que abordará el coloquio y de Aguilar se desprende que disertará en su carácter de anfitrión.

Mientras se aguardan tan sesudas exposiciones en el Coloquio de Epoca, los familiares marcharon a la AFA para protestar, acaso porque, como dice la madre de Daniel García, “cuando fuimos a la cancha para transmitir el mensaje de fútbol en paz, nos sentimos unos estúpidos”. También hubo quienes percibieron antes lo estéril que había sido trabajar bajo la conducción de Castrilli en una Comisión de Investigaciones sobre Violencia en Espectáculos Deportivos de la Provincia de Buenos Aires.

“Era una oportunidad para investigar con financiamientos suficientes y para proponer políticas adecuadas y democráticas; demasiado rápidamente comprendimos que era una esperanza vana, entre las contradicciones de Castrilli y su equipo íntimo de colaboradores y los límites que colocaba la política de Ruckauf y el peronismo gobernante...”, escribió el investigador Pablo Alabarces en Hinchadas, un libro que contiene interesantes trabajos desarrollados por graduados de universidades públicas que trabajan en la UBA, el Conicet y la Universidad de Jujuy.

Hubo una segunda oportunidad, esta vez en el ámbito nacional. Pero Alabarces refiere que “la aventura duró solo dos meses”. Ya Néstor Kirchner en el Gobierno, el actual subsecretario Castrilli dependía de Gustavo Beliz, el ex ministro de Justicia, y la experiencia naufragó de nuevo, por los diferentes enfoques del funcionario y del equipo de sociólogos y antropólogos. No haber arribado a un diagnóstico por estas dificultades es también un diagnóstico de lo que pasa hoy.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.