DEPORTES

Vinotinto sin catador

Richard Páez, el médico traumatólogo que le cambió la cara al fútbol de Venezuela, anunció ayer que dejará de dirigir la selección de ese país, abandonando un cargo que ocupa desde el 15 de enero de 2001, cuando reemplazó al ya fallecido José Omar Pastoriza. Páez reaccionó a las críticas que algunos hinchas y parte de la prensa le formularon por la inclusión en el seleccionado de su hijo Ricardo David y anunció que dejará de ser el técnico de la vinotinto el 31 de diciembre próximo.

Con cuatro partidos disputados de las Eliminatorias para el Mundial 2010, Venezuela marcha en la quinta posición en la tabla de posiciones, con 6 puntos en cuatro fechas, una actuación elogiable que, a criterio del entrenador renunciante, “no ha podido vencer la inadecuada atmósfera que rodea el ambiente de actuación de la selección nacional, que afecta directamente nuestra responsabilidad profesional para seleccionar, dirigir y obtener resultados en la competencia”, según afirmó en un comunicado. El DT fue insultado durante la victoria de su equipo 5-3 sobre Bolivia por la inclusión de su hijo. Páez debutó en el banco venezolano ante Argentina en Buenos Aires, cuando la Selección que por entonces conducía Marcelo Bielsa goleó 5-0. Su trabajo fue arduo con la selección del único país de Sudamérica en el que el fútbol no es el deporte más popular –y ni siquiera el segundo–, pero cuatro victorias consecutivas en las Eliminatorias del Mundial de Alemania, frente a Uruguay, Chile, Perú y Paraguay, dieron el aviso de que Venezuela ya no era la Cenicienta del fútbol sudamericano.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.