ECONOMíA › HOY ES EL DIA CLAVE DEL PAQUETE PARA SALVAR A WALL STREET CON LA VOTACION EN LA CAMARA DE REPRESENTANTES

Bancos rezan por el voto positivo del Congreso

Con resistencia de una parte de la población que se opone al rescate de banqueros, la Cámara de Representantes iniciará el debate luego de la aprobación del plan por parte del Senado. George Bush volvió a asustar con el colapso. Caída de las Bolsas.

 Por Cristian Carrillo

La cuenta regresiva finalizará hoy con la aprobación o rechazo del mega rescate financiero por parte del Congreso estadounidense. Tras la media sanción del Senado de anteayer, las apuestas estaban divididas sobre el desenlace final que tendrá el salvavidas a los bancos que lanza la administración Bush. Como ya es costumbre en estas jornadas turbulentas, el presidente salió ayer a repetir la historia de lo mal que está la economía, algo que se expresa en los informes oficiales que se conocieron hasta el momento y la necesidad del multimillonario programa de salvataje. De hecho, la Cámara alta debió endulzar el borrador para hacer más digerible la propuesta. Sin embargo, el mercado bursátil global reaccionó en forma negativa en una forma de poner presión a la Cámara de Representantes, a la vez como síntoma de que ese paquete no será suficiente. En Nueva York los dos índices accionarios más representativos, el Dow Jones y el Nasdaq se derrumbaron 3,2 y 4,5 por ciento, respectivamente, mientras las bolsas europeas y asiáticas cerraron con fuertes pérdidas. En la región, el Bovespa de San Pablo descendió 7,4 por ciento, con una fuerte depreciación del real, y Buenos Aires retrocedió 5,4 por ciento (ver página 7). Al malestar y la incertidumbre de la apertura contribuyeron nuevos indicadores mediocres de la economía estadounidense.

Como en un partido de básquet, los últimos minutos son interminables. Lo que en la víspera se anunció como un avance, un análisis algo más detallado del mercado impidió que obtuviera el respaldo que facilitaría que hoy sea aprobado. La jugada del Gobierno era presionar con la media sanción del Senado y el visto bueno de los financistas. El lunes pasado, cuando la Cámara de Representantes dio su voto “no positivo” al salvavidas de 700.000 millones de dólares, las Bolsas sacudieron el planeta. Por eso con el voto de la Cámara alta, la experiencia de lo irascible que puede ser el mercado y los cambios anexados anteayer, Bush y compañía descontaban un trámite rápido en el Capitolio. Pero los inversores le mostraron otra cara: el salvataje no alcanza ni para sacar a los bancos que están en problemas. La situación se vuelve aún más difícil por la presión del rechazo de un sector de la población al rescate de los banqueros que causaron la crisis.

“El proyecto que tendrá mañana (hoy) sobre la mesa la Cámara es la mejor opción con que contamos para proveer liquidez, crédito y dinero para que los negocios y las pequeñas y medianas empresas puedan funcionar”, dijo Bush en un breve contacto con la prensa. Algo similar había manifestado el fin de semana pasado, y el rechazo fue aplastante. Lo cierto es que más allá de las medidas que sólo logran distraer la atención del corazón del problema –como los incentivos a la inversión en medio ambiente, gastos en seguros de salud mental y ayuda a escuelas rurales– la discusión es si resulta razonable que el Tesoro de Estados Unidos se haga cargo de 700.000 millones de dólares de “malas decisiones crediticias”. De todos modos, Bush insiste en que el rescate no es sólo para Wall Street, sino también para la “gente trabajadora” que sufre el “congelamiento del crédito”. “La Cámara de Representantes debe escuchar estas voces”, deslizó.

Por estas horas, las únicas voces que escuchan esos representantes son los insultos de los ahorristas y de los que perdieron sus casas. Además, en un mes vuelven a rendir examen ante los electores. En ese escenario se sumergieron ayer para debatir la nueva versión. A pesar de todo, la Casa Blanca se manifestó optimista en una resolución favorable del proyecto, que ya logró media sanción con 74 votos a favor y 25 en contra del Senado. En definitiva, hoy temprano se conocerá si el remozado paquete es mejor que el rechazado en el inicio de la semana. Lo único en que parecen estar de acuerdo es que se necesita una intervención “urgente” del gobierno para evitar un colapso mayor.

La jornada comenzó ayer como toda la semana, con malos datos económicos de Estados Unidos. Los pedidos de las fábricas en agosto registraron una caída de 4 por ciento, la más pronunciada de los dos últimos años y mayor a la esperada por los analistas, debido a una caída en la demanda de coches y aviones. Más tarde se conoció que la cifra de solicitudes de subsidios por desempleo aumentó la semana pasada a 497.000, el nivel más alto desde fines de septiembre de 2001. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional advirtió del “riesgo elevado” de que Estados Unidos se dirija a una profunda recesión, tras haber analizado los factores que han confluido en la actual situación financiera. Así lo afirma en el último informe semestral, cuya presentación fue retrasada un mes a causa de la crisis.

Los mercados se movieron en sintonía con los números del sector real. El resultado fue una fuerte baja. El índice de empresas vinculadas con la industria se retrajo 3,2 por ciento, con incidencia de los datos de compras fabriles. Las acciones tecnológicas estuvieron aún más golpeadas, y perdieron 4,5 por ciento. La decisión del Banco Central Europeo de mantener la tasas de interés en 4,25 por ciento (ver aparte) tampoco colaboró para mejorar el clima, y del otro lado del Atlántico, la medida coincidió con un claro cambio de tendencia. Las bolsas en el Viejo Continente se desplomaron hasta un 3 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Las acciones del Dow Jones bajaron 3,2 por ciento, las europeas lo hicieron en promedio de 3,0 y San Pablo, 7,4.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.