EL PAíS › UNA DISCUSION SOBRE EL MODELO ECONOMICO EN UN ESPACIO KIRCHNERISTA

Los interrogantes sobre la inflación

Daniel Filmus y Juan Manuel Urtubey organizaron un encuentro para debatir el modelo de país. En la primera mesa, políticos y economistas mostraron sus dudas sobre algunos flancos que hoy muestra la política económica.

 Por Fernando Cibeira

Antes los dirigentes políticos con miradas afines formaban líneas internas. Hoy la cosa cambió y se arman “espacios de debate”, como el que ayer lanzaron el senador Daniel Filmus y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, para discutir –muy en tono CFK– la Argentina del Bicentenario. A coro, ambos aclararon que la iniciativa no tiene nada que ver con cuestiones electorales y que, justamente, apunta a “elevar la mirada más allá de la coyuntura”. Los debates –que seguirán hoy– arrancaron con una discusión sobre el “modelo de desarrollo” con un panel con mayoría de economistas donde hubo cuestionamientos al tipo de cambio y a la falta de una política antiinflacionaria.

“No hay debate en un pensamiento hegemónico, es necesario discutir abiertamente sin ningún tipo de prejuicios”, explicó en la presentación Filmus. Urtubey subrayó lo plural de la convocatoria, que aspira a no agotarse en la galaxia K. La organización del evento corrió por cuenta de el Centro de Estudios Porteños, que encabeza el senador, y Espacio de Ideas, la fundación que el gobernador salteño dirige junto al director de la Escuela de Gobierno, Nicolás Trotta.

El primer debate prometía. Una mesa para hablar del futuro del modelo con los economistas Aldo Ferrer y Roberto Frenkel; la directora del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont; el gobernador de Misiones, Maurice Closs; y el titular del Banco Credicoop y del Partido Solidario, Carlos Heller. El encargado de moderar y colocar a los oradores tarjeta amarilla –que le quedaban cinco minutos– o roja –no le quedaba nada– fue el ex presidente del Banco Ciudad Eduardo Hecker.

Heller abrió el fuego marcando lo que consideró “los tres ejes fundamentales” que debe tener un modelo productivo en el país: el rol del Estado, un proceso de integración regional y política de distribución del ingreso. Sobre este punto apoyó sus críticas. “El crecimiento formidable de los últimos años no ha logrado modificar la distribución del ingreso”, sostuvo.

Frenkel hizo un entusiasta repaso de lo que fue el esquema económico kirchnerista, pero hasta el año pasado. “¡El modelo está desarmado!”, anunció. “Las importaciones crecen y amenazan el superávit comercial. Volvió a haber demanda de dólares, la economía se desacelera y el empleo dejó de crecer”, fue el panorama poco alentador que trazó el economista de origen radical. Aseguró que esto está a tiempo de arreglarse, pero que es imposible hasta tanto el Gobierno no sincere los índices de inflación, que ubicó en el orden del 24 por ciento anual.

Fiel a su lema de “vivir con lo nuestro”, Aldo Ferrer sostuvo la necesidad de mantener un tipo de cambio competitivo para “que el lugar más rentable para invertir sea el propio país”. Ferrer no ve que el mentado acceso a los mercados financieros sea fundamental para nuestra economía. “Subsisten en la imaginación colectiva viejas ideas del pasado”, definió. En referencia al Indec, sostuvo la necesidad de mejorar la “calidad institucional” de la política económica, una sutileza que se repitió en casi todas las intervenciones.

Closs rompió el molde al pasar del debate macroeconómico a “la experiencia de una pequeña provincia”. Detalló cómo busca incentivar la agricultura familiar para sumarle alimentos a los cultivos tradicionales como la yerba. Explicó cómo luego de una mala experiencia con el reparto de vacas ahora se asegura que las familias se hagan un gallinero antes de entregarle un pollito. También mostró sus preocupaciones. Por ejemplo, el tipo de cambio. Los números de su provincia, explicó, mejoran cuando hay diferencia con Brasil, y no sólo por los turistas. “Los brasileños vienen, compran queso y vino y timbean en el casino, porque ellos no tienen.”

Marcó del Pont cerró con una enfática y sólida defensa del modelo económico. “No hay estrategia de bajar el tipo de cambio para enfriar la economía, la reducción del tipo de cambio no hace bajar los precios”, lanzó. Y se mostró partidaria de una política contra el aumento de precios “desde lo institucional”. Aclaró que con eso no sólo abarcaba el Indec, sino también “quién se está quedando con la parte del león” en la formación de precios.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Filmus y Juan Manuel Urtubey inauguraron el encuentro “Argentina, un modelo para debatir”.
Imagen: Daniel Vides
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.