ECONOMíA › PELEA ENTRE MORENO Y LOS PRIVADOS

Un freno a Papel Prensa

 Por Sebastián Premici

El interventor judicial en Papel Prensa, Martín Arecha, tuvo que suspender ayer la reunión de directorio de la papelera cuando los representantes de los diarios Clarín y La Nación intentaron cambiar la composición de la Comisión fiscalizadora. Este es el único órgano de control en el cual el Estado tiene la mayoría (2 a 1) desde el año 1973. Arecha intentó convencer a Daniel Fernández Muñoz, representante de los privados, de desistir del cambio. Ante su negativa, la postura del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se endureció: “Acá no se vota nada”, bramó. Para completar el cuadro de situación, en una reunión que había comenzado a las 9 de la mañana, con quince votaciones perdidas por el Estado, Moreno sacó unos guantes de box y unos cascos industriales. El improvisado ring no llegó a mayores.

“Era para que no se lastimen por si nos querían pegar, como le pasó a (José María) Soaje Pinto en la última reunión. Pero el tema de fondo tenía que ver con el control en esa comisión vital para preservar la legalidad de los actos de la compañía”, enfatizó a Página/12 Beatriz Paglieri, directora por el Estado. Y agregó: “Se ve que están nerviosos por el informe La Verdad (sobre Papel Prensa), que será presentado el próximo 24 de agosto”. La referencia al abogado Soaje Pinto fue porque en la anterior reunión de directorio hubo una trifulca con Moreno, en la que el letrado resultó lastimado. Según Moreno, Soaje Pinto intentó agredirlo, mientras que el abogado denunció que fue el funcionario quien le pegó.

Respecto de lo que pasó ayer, los propios representantes de los diarios privados reconocieron que el encuentro se terminó de tenzar –fue duro desde un comienzo– cuando propusieron una moción para votar el cambio en la Comisión fiscalizadora. “Esto no fue aceptado por el sector estatal y comenzó una reacción por parte de los representantes oficiales. Se produjo un intercambio de ideas hasta que el administrador judicial llamó a las partes a encontrar una solución”, relató Fernández Muñoz. Las partes no se pusieron de acuerdo y la reunión se levantó.

En el medio, no faltó la chicana de Moreno. Sacó de una bolsa guantes de box y unos cascos industriales. Fue toda una puesta en escena, según la versión del Gobierno, recordando el incidente del 14 de julio pasado con Soaje Pinto, quien representa al gerente de Finanzas de Papel Prensa y a Alejandro Biondini, un neonazi confeso.

Moreno puso los guantes sobre la mesa “para evitar algún daño”, en caso de que se diera un nuevo episodio de box. Pero la campana nunca sonó. Y los guardias de Prosegur contratados por los diarios privados, que estaban apostados en los pasillos de la empresa, no tuvieron que entrar en acción. Según la versión de los socios privados de la empresa, el que fue acompañado por hombres “musculosos” fue el secretario de Comercio. Allegados a Moreno dijeron que estos últimos no eran ningunos matones, sino colaboradores suyos autorizados a participar de la reunión de directorio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.