EL PAIS › SE APROBO LA CREACION DE UNA COMISION INVESTIGADORA POR EL ESPIONAJE ILEGAL Y LA FORMACION DE LA METROPOLITANA

Macri quedó bajo la lupa de los legisladores

Los opositores reunieron 36 votos contra 24 del macrismo. Al cierre de esta edición se discutía la integración de la comisión y la oposición se encaminaba a votar el archivo del autojuicio político que se impulsó el jefe de Gobierno.

 Por Werner Pertot

La Legislatura porteña investigará las responsabilidades políticas en el caso de espionaje ilegal y en la formación de la Policía Metropolitana. El PRO perdió votación tras votación por 36 votos contra 24 y recurrió a todos los artilugios para alargar la sesión o directamente hacerla caer. Amenazó con que los funcionarios porteños no asistan a la comisión investigadora, con ir a la Justicia, pidió interrupciones a mansalva (y no concedieron ninguna) y en la lista de oradores se anotaron a las 22.40 cerca de veinte macristas para forzar un cuarto intermedio y discutir la integración. El macrismo no logró, sin embargo, frenar a la oposición, que dedicará el resto del año a analizar si corresponde finalmente iniciarle juicio político a Mauricio Macri.

En el día D (o día de la Derrota), también se aprobó por unanimidad el pedido de una copia de la causa judicial por espionaje y la invitación a que el jefe de Gobierno asista a la Legislatura el 24 de agosto (por 36 votos a 24). Los opositores se preparaban al cierre de esta edición para votar el archivo del juicio político que se había impulsado el líder de PRO, como una forma de obtener una “absolución” política antes de llegar al juicio oral. El macrismo, en cambio, quería que se inicie el juicio sin votación y sea enviado a la Sala Acusadora. En tanto, el pedido de licencia a Macri que apoyaban algunos bloques opositores no parecía tener los votos necesarios.

Se trató de una sesión en la que no se ahorraron gritos, patoteadas y negociaciones en el trasfondo. La principal discusión fue sobre la integración de la comisión investigadora. Los macristas afirmaron una y otra vez que no la integrarán si no les dan siete de los diecisiete integrantes. La oposición les ofreció cinco. Durante la tarde, circularon distintas versiones de negociaciones: una oferta de algunos sectores de la oposición de crear una comisión con dieciocho integrantes y un presidente que vote doble, un artículo de integración abierto al entendimiento de los jefes de bloque y con 72 horas más de rosca. A las once de la noche, se abrió un cuarto intermedio para seguir negociando.

A las 16, los macristas intentaron estirar el comienzo de la sesión para que no se superpusiera en la televisión con la conferencia de prensa que dio Macri para anunciar que denunciará al juez Norberto Oyarbide. “Somos otro poder”, sostuvieron desde la oposición, donde impulsaron el inicio de sesión que, finalmente, fue antes de la conferencia.

“Desde Proyecto Sur queremos ceder un representante y darle la posibilidad al PRO de que sume uno más. La representatividad no presupone proporcionalidad. Si no se daría la paradoja de que el acusado puede administrar y desestimar las acusaciones. Ni pelotón de fusilamiento ni precipicio político”, indicó temprano el jefe del bloque de Proyecto Sur, Fabio Basteiro, quien advirtió que “la democracia no es un poroteo de puestos”. “Le pedimos a Macri que viniera y él eligió seguir victimizándose y haciendo presentaciones mediáticas”, consideró la legisladora Delia Bisutti, quien destacó que “ninguno puede elegir al padre, pero sí a sus funcionarios: se tiene que hacer cargo de que nombró a Palacios y a Chamorro”.

El bloque PRO llegó con dictámenes de constitucionalistas a favor de la proporcionalidad. Mientras dos ciudadanas levantaban carteles que decían “Macri es a la ciudad lo que el cianuro es a la minería”, Martín Ocampo repitió los argumentos conspirativos del macrismo y sostuvo: “Kirchner y Solanas lo quieren limar a Macri. ¡Que Solanas explique por qué se dio vuelta como un panqueque y ahora quiere competir en la ciudad!”. Por su parte, el jefe de bloque, Cristian Ritondo, amenazó con dividir la bancada PRO en ocho bloques para sumar su representación en la comisión. Luego se peleó con las dos señoras.

–Se comieron a Piñón Fijo esta mañana –dijo Ritondo.

–Vos sos el presidente del bloque Tribilín –respondieron ellas.

Cambiando el tono, el legislador peronista PRO aseguró que “estamos cerca de un golpe institucional. Esto es un intento de desestabilización: intentan voltear a Macri”.

El titular de la bancada de la Coalición Cívica, Fernando Sánchez, planteó una serie de contradicciones entre presentar un dictamen de juicio político para que se vote en el recinto y argumentar que se debe pasar sin votación a la Sala Acusadora. “Niegan sus propios argumentos”, indicó. “Ningún bloque de la oposición va a pedir juicio político si no existen las causales. No fue la oposición la que designó a Ciro James, a Palacios, ni redactó cartas con excusas a familiares”, se comprometió Sánchez. “El oficialismo busca un número de integrantes que le garantice la posibilidad de veto. Hablan de ‘pelotón de fusilamiento’ y de ‘comisión lijadora’ y en ese abuso de lenguaje tildan al jefe de Gobierno de ser un reo y de ser de madera”, planteó Diana Maffía, quien recordó que van a evaluar también las responsabilidades políticas del ministro de Justicia, Guillermo Montenegro.

“Fue un enorme error del jefe de Gobierno impulsar el juicio político express, que no tenía otro sentido que garantizarse la impunidad. No es lo mismo ser impune que inocente”, sostuvo el jefe del bloque peronista Diego Kravetz, que advirtió a los macristas que “no hay número que les garantice impunidad”. “La oposición no necesita lijarlo, el jefe de Gobierno se lija solo”, sostuvo Eduardo Epszteyn, titular de la bancada de Diálogo por Buenos Aires. “Macri se sacó el bigote por consejo de Durán Barba y, rodeado de sus jueces, pidió el juicio político: como los militares, piden tribunales propios”, lanzó Epszteyn y se desató un griterío del bloque de PRO (no de la tribuna, de los legisladores).

–¡Que se rectifique! –agitaba los brazos Martín Ocampo.

–Si ustedes se sienten agraviados, ¿cómo nos tenemos que sentir nosotros, que nos dicen fusiladores? –advirtió Martín Hourest.

–¿¡Y!? ¿¡Qué tiene que ver!? ¡Hablen boludeces y así les va a ir! –le gritó Oscar Zago, agitando un brazo.

–¡Pedí perdón! ¡Pedí perdón! –se enrojecía Fernando de Andreis.

–¡Esto desplaza el orden temático de la sesión! –se esperanzaba Ocampo, que pidió una cuestión de privilegio.

Al frente de la sesión estaba el vicepresidente tercero, Sergio Abrevaya, pero Oscar Moscariello volvió raudo. “No utilicen artilugios para volver esta sesión en un escándalo”, dijo Epszteyn. Al final, se votó, la moción no reunió los dos tercios necesarios y pasó a la junta de ética que preside Zago. “Quieren embarrar esta discusión. O integran o no. Si no la integran, se comerán los costos de atacar la institucionalidad”, sostuvo el K Juan Cabandié. “Hay que convencer al jefe de Gobierno de que en lugar de tantas conferencias de prensa tiene que venir a dar algunas explicaciones al recinto”, sostuvo la sabbatellista Gabriela Cerruti. “Tenemos algunas dudas y qué mejor que Macri para explicárnoslas”, se sumó Daniel Amoroso, del bloque de Francisco de Narváez.

Luego de las dos primeras votaciones, en las que el PRO perdió, se empantanó la discusión de los artículos en particular. Los macristas exigieron poder citar a funcionarios nacionales y desde la oposición le recordaron que no estaba en las atribuciones de la ciudad. “Pedí la palabra, pedí la palabra”, sopló la legisladora macrista Carolina Stanley, cuando se anunció que se cerraba la lista de oradores. Moscariello, que se mostró repentinamente desorientado para cumplir el reglamento, informó que se habían anotado 22 personas. “El bloque del PRO quiere un cuarto intermedio para torcer alguna voluntad y se anotaron veinte y pico. ¡Ahora es el momento de votar!”, lanzó Cerruti. Los anotados desaparecieron mágicamente y se votó, pero en el siguiente artículo Ritondo solicitó un cuarto intermedio para seguir discutiendo la integración.

Compartir: 

Twitter
 

La Legislatura también aprobó el pedido de una copia de la causa judicial por espionaje en la que Macri está procesado.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.