EL PAíS › ELISA CARRIO SE ALEJA EN DUROS TERMINOS DE LA ALIANZA CON EL RADICALISMO Y LOS SOCIALISTAS

Me voy, qué lástima pero adiós

La líder de la CC envió una carta con críticas a sus aliados. El titular del radicalismo, Ernesto Sanz, interpretó que “ya se ha ido”. Cobos sostuvo que se debían “resignar posiciones personales”.

 Por Sebastian Abrevaya


Carrió: “No estoy dispuesta a volver
a transitar el fracaso de la Alianza”.
Imagen: DyN.

Duró poco más de un año. El pacto que Elisa Carrió y el entonces presidente de la UCR, Gerardo Morales, hicieron para conformar el Acuerdo Cívico y Social, junto a los socialistas y el GEN, se de-sarmó ayer, después de trastabillar incansablemente desde el minuto posterior a la elección legislativa de junio de 2009. “No sirvo para tapar bajo la alfombra las grandes complicidades que en el proceso de destrucción de la Argentina han tenido actores concretos, tanto del peronismo como del radicalismo, como de terceras fuerzas que quedaron fagocitadas”, sentenció la líder de la Coalición Cívica en una carta donde no descartó retomar la alianza más adelante. El titular del radicalismo, Ernesto Sanz, interpretó que la chaqueña “ya se ha ido” del ACyS porque “no quiere formar parte de un espacio donde estén los socialistas o Margarita Stolbizer”. El vicepresidente Julio Cobos lamentó su decisión y replicó que es necesario “resignar posiciones personales” para generar un “clima de convivencia”.

Por la noche, Ricardo Alfonsín, el principal nexo de Carrió con la dirigencia radical, habló de su esperanza sobre la posibilidad de “recomponer” la situación. Pero también añadió que, como en el tango, “cuando dos no quieren, uno no puede”.

El alejamiento de Carrió se produce luego de una serie de cortocircuitos que mantuvo en las últimas semanas. Uno de ellos fue justamente con el diputado Alfonsín, a quien cuestionó por participar de un acto con la presidenta Cristina Fernández y el ministro Julio De Vido en Chascomús. Pero, sobre todo, Carrió marcó diferencias con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, y la líder del GEN, Stolbizer.

En la carta enviada a los dirigentes del Movimiento de Renovación Nacional (Morena), Carrió les dedica las últimas frases a ambos dirigentes. “Debo recordarles –dijo– que no sabemos vivir en la ambigüedad permanente y en la especulación eterna.” Precisamente, Lilita había calificado días atrás como “ambiguo” a Binner, por su relación con el oficialismo, y por lo bajo considera que Stolbizer “especula” políticamente al pelearse con ella.

Por primera vez tras esos conflictos, Carrió se reunió en su casa de Barrio Norte con dirigentes afines del radicalismo. El jefe del bloque de senadores, Gerardo Morales, y el diputado Ricardo Gil Lavedra compartieron con ella un desayuno. Estaba acompañada por dos dirigentes propios, los diputados Alfonso Prat Gay y Horacio Piemonte, del ARI bonaerense. Allí Lilita les adelantó su decisión de suspender hasta previo aviso su pertenencia el ACyS y les dio una copia de la carta dirigida a ellos, al dirigente cordobés Mario Negri y a “Ricardito” Alfonsín.

Además, les planteó sus cuestionamientos a los legisladores del radicalismo de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires, acusados de actuar en complicidad con el gobernador Daniel Scioli y el jefe de Gobierno Mauricio Macri, respectivamente. “Los legisladores del radicalismo bonaerense son más sucios que mecánico un viernes”, reseñaron fuentes de la CC, enojadas por la aprobación en el Parlamento del presupuesto provincial. Otro de los puntos que ven con preocupación en la Coalición Cívica son las gestiones que vienen llevando algunos sectores del radicalismo –en particular el ex senador Rodolfo Terragno– para generar un pacto de gobernabilidad con el ex presidente Eduardo Duhalde. Uno de los impulsores de esta especie de “pacto de la Moncloa” es Alfonsín, aunque en ese caso no parece impedir la buena relación de la chaqueña con el precandidato presidencial.

“No estoy dispuesta a volver a transitar el fracaso estrepitoso de la Alianza, fundada en la traición electoral, la corrupción, la impunidad y la irresponsabilidad”, lanzó Carrió en su carta. Es un tiro directo a los miembros de la ex Coordinadora Nacional Leopoldo Moreau, Federico Storani y Enrique “Coti” Nosiglia, entre otros. “Si el radicalismo no está dispuesto a armar una cosa más seria, perderá las elecciones y nosotros también. Pero no vamos a permitir que se vuelva al pragmatismo de la Alianza que llevó a la vuelta de la Alianza”, aseguraba en la CC uno de los mejores intérpretes de los crípticos mensajes de la chaqueña.

De todas maneras, la líder de la CC llamó a “mantener la unidad parlamentaria”, en un claro intento por sostener el acuerdo opositor que trabajosamente le valió algunas victorias en Diputados y casi ninguna en el Senado.

En el texto, Carrió asegura que mantiene su “inquebrantable voluntad” de lograr en 2011 “una unidad seria, republicana, de desarrollo y de justicia”. Bajo esa premisa, los diputados Patricia Bullrich y Piemonte salieron a aclarar que no se trata de una ruptura definitiva, sino que en realidad la CC entrará en una impasse hasta que decante la situación. “Mantenemos el único puente” con el Morena, aclaró la chaqueña. Sin embargo, a raíz de las peleas dentro del espacio panradical, Carrió intensificó los coqueteos con dirigentes del peronismo disidente, como el ex gobernador kirchnerista Felipe Solá. La decisión formal de la CC se producirá en 20 días, cuando se reúna el plenario del partido creado por Carrió, aunque son remotas las posibilidades de que decida algo diferente a lo definido por su líder.

Luego de un tiempo sin pronunciarse institucionalmente sobre la controversia del ACyS, el radicalismo reunió ayer a toda su plana mayor para marcar una posición orgánica al respecto. “El Acuerdo Cívico y Social va a ser una realidad de construcción cotidiana, permanente, que está por encima de cualquier persona, de cualquiera de las organizaciones políticas”, aseguró el titular del partido al terminar el encuentro. Sanz aseguró que la alianza que conformaron con los socialistas, el GEN y, hasta ayer, la CC, “tiene puertas abiertas para entrar y para salir”. Voceros de Carrió revelaron que esas declaraciones motivaron la difusión de la carta, que en un principio iba a ser mantenida en reserva entre la dirigencia.

De visita por la provincia de San Luis, Cobos lamentó la decisión de Carrió y dijo que “hay que respetarla”. Sin embargo, le replicó que es necesario “resignar posiciones personales” para generar un “clima de convivencia” entre fuerzas distintas. Antes de encontrarse con el gobernador peronista disidente, Alberto Rodríguez Saá, el vice agregó que “los errores cometidos no pueden ser un ancla que nos mantenga en el pasado y nos impida avanzar”.

Por el GEN, el diputado Gerardo Milman sostuvo que “Carrió demuestra su poco apego al sistema de partidos políticos, pero de cualquier manera está en libertad para construir una alianza con el peronismo de derecha”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.