ECONOMIA › CRECIMIENTO ECONOMICO, DESIGUALDAD SOCIAL Y EXCLUSION DEL MERCADO LABORAL

La maldición de los commodities

El prestigioso economista Jorge Katz resaltó en el congreso de AEDA que América latina está registrando un proceso de re-primarización de los aparatos productivos. Propone estimular un proceso de diversificación industrial impulsado por el Estado.

 Por Javier Lewkowicz

El crecimiento económico que vienen experimentando buena parte de los países de América latina encierra, según el destacado teórico del estructuralismo latinoamericano Jorge Katz, un preocupante panorama de desigualdad social y de exclusión del mercado de trabajo. En el cierre de la primera jornada del congreso anual de la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA), Katz describió que el decil más rico de la Argentina tiene un ingreso per cápita más alto que esa fracción de la sociedad de los países anglosajones, mientras que la población con menores ingresos a nivel local es, a su vez, veinte veces más pobre que los estratos más bajos de los países desarrollados. Modificar esta situación requiere, según Katz, estimular un proceso de diversificación industrial impulsado por el Estado en coordinación con el sector privado.

El prestigioso economista heterodoxo pertenece a la escuela del estructuralismo latinoamericano, que albergó en sus distintas fases a economistas como Raúl Prebisch, Celso Furtado o Fernando Henrique Cardoso, este último en una faceta académica previa a su paso por la presidencia de Brasil. Esta corriente se ocupó de justificar teóricamente la necesidad de promover la industrialización en los países periféricos, y en algunos casos también la mejora en la distribución del ingreso, como modo de salir de su situación de atraso relativo.

Katz resaltó como eje central de su visión sobre la economía de América latina un proceso de re-primarización de los aparatos productivos. En el caso argentino, ese avance estuvo liderado por la soja. Sin embargo, el creciente peso del sector primario tendría un carácter muy diferente del que ofrecía en la primera parte del siglo pasado, cuando el país era catalogado como el “granero del mundo”. “En el plano de la institucionalidad, pasamos del INTA a Monsanto. El diseño actual cuenta con la tecnología y la relación entre multinacionales y subcontratistas como principales variables”, describió. “La idea del farmer o del chacarero es errónea, porque esa figura no existe más”, agregó.

En el plano de la teoría económica, Katz expuso que este proceso de modificación del aparato productivo es visto por la ortodoxia como un nuevo estado de equilibrio del sistema, luego de un shock temporal y exógeno, que sería la experiencia intervencionista del Estado. En cambio, el especialista adscribe a la visión de la “destrucción creativa”, postulando que existió una transformación estructural con “muerte” y “nacimiento” de empresas.

Este proceso de “selección natural” en el plano empresarial habría generado, según Katz, una importante brecha productiva, con sectores cercanos a la frontera internacional de competitividad, como podría ser el cultivo de soja, la producción de maquinaria agrícola, la industria automotriz o la química y otros que están lejos de ese nivel o que directamente han desaparecido y no pudieron volver a emerger. Esta situación se refleja en la distribución del ingreso, donde la parte de la sociedad más rica tiene niveles de ingreso promedio superiores a sus pares de los países desarrollados, mientras que los sectores más pobres viven 20 o hasta 30 veces peor que esas fracciones de los países ricos.

“En el caso de Chile, el modelo económico de Pinochet inició un camino de crecimiento del PBI per cápita que a su vez llevó a que el país sea uno de los más inequitativos del mundo”, explicó Katz. Tanto para el caso chileno como para el argentino, se pregunta “cómo se cierra la brecha y se absorbe la enorme exclusión social, que dejó afuera del mercado de trabajo a vastos sectores de la población, al tiempo de lograr mejoras en la productividad”. La respuesta esbozada está en mejorar la intervención estatal, estimulando la diversidad productiva y mejorando las exportaciones per cápita de carácter industrial.

También hubo lugar para abordar el tema de la minería y el desarrollo basado en la explotación de recursos no renovables. “En la América latina ‘re-primaria’, hay que discutir la sustentabilidad de los modelos, generando activos colectivos a través de las regalías para no destruir el bien común”, manifestó Katz.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Katz afirmó que “la idea del farmer o del chacarero es errónea, porque esa figura no existe más”.
Imagen: Jorge Larrosa
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared