ECONOMíA › ADVIERTE LA OIT AL G-20 POR SECUELAS LABORALES

El desempleo después de la crisis

El desempleo mundial afecta a 210 millones de personas aproximadamente, según estimó la Organización Internacional del Trabajo, cifra que sería 30 millones de veces superior a la desocupación global existente antes de la última crisis financiera. La cifra figura en un informe preparado con motivo de la próxima Cumbre del Grupo de los 20 en Seúl, Corea del Sur.

En este informe, la OIT le pide al G-20 que ponga mayor atención en las políticas de empleo, ya que en la mitad de los países que lo componen subió el desempleo este año, frente a otros ocho miembros que experimentaron un descenso.

La economía mundial sufrió el impacto de la crisis financiera en 2008, que repercutió en el deterioro de la situación laboral a lo largo de ese año y la primera mitad de 2009. La posterior recuperación de los niveles de empleo, señala la OIT, no fue lo suficientemente fuerte como para revertir el retroceso anterior. Según observa la entidad, este fenómeno fue más notorio en los países emergentes que en los desarrollados.

El organismo destaca que también los salarios reales sufrieron el efecto de la crisis, con una caída en promedio del 4 por ciento respecto de los niveles previos al colapso financiero mundial. “La creciente desigualdad de ingresos y el nulo o escaso crecimiento salarial de una amplia mayoría de trabajadores asalariados se traducen, en última instancia, en deficiencias de la demanda agregada y desequilibrios de cuenta corriente”, sostiene la organización, contrariando postulados básicos del pensamiento neoliberal (por ejemplo, a menor demanda agregada, menor importación y mayor saldo exportable, con mejora consecuente en la cuenta corriente).

El informe, una suerte de agenda para el G-20 de los principales problemas estructurales del mercado laboral, calcula que los países del G-20 necesitarán crear unos 21 millones de empleos cada año a lo largo de la próxima década, sólo para mantenerse a la par con el incremento de la población activa.

Las tasas de desempleo en el conjunto de los países del G-20 oscila entre 5 y 25 por ciento. A mediados de este año, el desempleo estaba 70 por ciento por encima de los niveles anteriores a la crisis en los países con altos ingresos (excluyendo Europa) y era 30 por ciento superior en Europa.

Según los datos de la OIT, en todos los países disminuyó el empleo masculino más que el femenino, mientras que la tasa de desempleo entre los jóvenes es, en promedio, el doble de la tasa general. El informe refiere además que en la mayor parte de los países del G-20 bajó el empleo en la construcción y, por otra parte, la crisis provocó una importante disminución del empleo en la industria manufacturera.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.