ECONOMIA › REDUCCION DE LA POBREZA EN ARGENTINA. SEGUN LA CEPAL, UNA DE LAS DOS MAS BAJAS DE LA REGION

El progresismo que no esperó el derrame

La titular de la Cepal rescató la “prudencia macro, el progresismo y la innovación productiva” de los gobiernos como factores clave de la mejora social. El cambio de paradigmas de América latina dio vuelta los indicadores en menos de una década.

La tasa de pobreza en la Argentina se redujo desde el momento más crítico de la crisis de 2001 a la fecha en 34,1 puntos, ubicándose como la segunda más baja –con 11,3 por ciento– en América latina, sólo detrás de Uruguay (10,7). Así lo detalla el último panorama de pobreza y desigualdad que difundió ayer la Comisión Económica para América latina (Cepal). Por su parte, la pobreza infantil –niños hasta 5 años– medida en términos monetarios se redujo en el país entre 1990 y 2009 un 54 por ciento. El informe sostiene que la mejora deviene de la prudencia macroeconómica con la que se condujeron los países de la región, el progresismo social y la innovación productiva.

“Esta es la década de América latina”, señaló Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal. La responsable del organismo reconoció que la región “no tuvo un deterioro social como se hubiera podido esperar”. Es por eso que consideró que esos países están “en muy buen pie para decidir a dónde quieren ir en los próximos diez años para transformar sus ventajas comparativas, que en estos momentos están dirigidas hacia las materias primas, hacia ventajas competitivas”. Para eso es necesario que los gobiernos sean capaces de vencer la brecha productiva, cuyo principal exponente es el empleo informal, y reorientar el gasto público aprovechando la entrada de capitales favorecida por la mejora en los términos de intercambio.

Según el informe Panorama Social de la Cepal, la recuperación económica en la mayoría de los países de la región tras la crisis financiera internacional permitió volver a disminuir los índices de pobreza. Es así que la cantidad de pobres disminuyó este año en un punto porcentual y la indigencia lo hará en 0,4 punto porcentual respecto de 2009, señala el documento. Las cifras son similares a las que existían en 2008, antes de que se desplomaran los mercados mundiales y cuyo impacto, moderado, arribó a la región recién el año pasado. De esta forma, prevé que 32,1 por ciento de los habitantes latinoamericanos permanezcan en 2010 en situación de pobreza, y 12,9 por ciento en la indigencia, lo que representa 180 millones de pobres.

La combinación entre el aumento en los ingresos laborales de los hogares pobres y las transferencias públicas, orientadas a aminorar el impacto de la crisis, permitió reducir la desigualdad en la región. Además, la distribución del ingreso se mantuvo estable, por lo que el balance neto de los últimos siete años “sigue siendo positivo para los países”. Esto coincide con el informe del PNUD, el cual señala que en la Argentina se verifica una sistemática reducción de la desigualdad desde el estallido de la convertibilidad.

El informe ubica a la Argentina primero en cuanto a reducción de pobreza en la última década y segundo, después de Chile, con respecto a la eliminación de pobreza infantil. El texto advierte que la pobreza y la indigencia en Argentina se contrajeron entre 2006 y 2009 a razón de 3,2 y 1,1 punto porcentuales por año. El estudio precisa que la situación de pobreza se redujo de 21 por ciento en 2006 a 11,3 por ciento en 2009, en tanto que la cantidad de indigentes bajó en ese lapso de 7,2 a 3,8 por ciento.

La Cepal afirma que hubo aumento de ingresos laborales y una combinación de transferencias públicas que contribuyeron al incremento de los recursos de los hogares pobres. “Argentina y República Dominicana son dos casos en que ambos pilares tienen un incremento fuerte, y a la vez la pobreza tiene una fuerte reducción”, señala el organismo que depende de las Naciones Unidas. Los cambios observados en la pobreza provienen de distintas interacciones entre el crecimiento del ingreso medio de las personas –efecto crecimiento– y los cambios en la forma en que se distribuye este ingreso. En cinco de los países en los que la pobreza disminuyó en 2009 (Argentina, Chile, Perú, República Dominicana y Uruguay), predominó el efecto crecimiento, mientras que en otros cinco –Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá y Paraguay– tuvo una participación mayoritaria el efecto distribución.

Compartir: 

Twitter
 

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal. La contracara entre los ’90 y la última década.
Imagen: EFE
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared