EL PAíS › FALLECIó MUNIR, HERMANO MENOR DEL EX PRESIDENTE

La muerte de un Menem

 Por Raúl Kollmann

Munir Menem, de 78 años, hermano menor del ex presidente Carlos Saúl Menem, murió ayer, tras dos semanas de internación por un accidente cerebrovascular. Munir Menem estuvo a cargo de la Unidad Presidente cuando en 1994 se produjo el atentado contra la AMIA. En los momentos en que se estaba haciendo el allanamiento a los domicilios de un hombre considerado entonces sospechoso, Alberto Kanoore Edul, hubo llamadas y posteriormente escuchas telefónicas que las certificaron, de familiares de Kanoore diciendo que un integrante del clan fue a Casa Rosada para hablar con el hermano del presidente para que frenara los allanamientos. La realidad es que los procedimientos se hicieron con varias horas de atraso y en forma muy superficial, lo que fue considerado después por el fiscal Alberto Nisman y el juez Ariel Lijo como prueba de que Munir Menem participó en operaciones de encubrimiento de la investigación del atentado.

La última aparición pública de Munir fue justamente el 12 de mayo de 2009, cuando prestó declaración indagatoria ante Lijo. El juez terminó procesándolo por el delito de encubrimiento pero, como es obvio, Munir ya no tendrá que afrontar el juicio en el que se iba a determinar si era culpable o inocente. Ayer, los parientes de las víctimas agrupadas tanto en Memoria Activa como en Familiares de las Víctimas de la AMIA manifestaron su indignación porque el transcurso del tiempo está imposibilitando el juzgamiento de quienes obstruyeron la investigación hace ya 16 años.

De acuerdo con la investigación, los efectivos policiales al mando del ex comisario Jorge “El Fino” Palacios llegaron a la mañana temprano a la calle Constitución para allanar los tres domicilios de Kanoore Edul. Sin embargo, el ingreso a las viviendas recién se produjo a la tarde y hay escuchas telefónicas en las que queda claro que ya sabían que se iban a hacer los procedimientos. En una de esas escuchas, un familiar de Kanoore reveló que un allegado fue hasta la Casa Rosada a hablar con Munir. En la causa por el encubrimiento, no sólo está procesado el fallecido, sino también el propio ex presidente, además de Palacios, el ex juez Galeano y otros funcionarios de la SIDE y la Policía Federal.

Munir Menem murió ayer por la mañana en el Instituto Fleni de Belgrano, al que fue llevado hace dos semanas, después de sufrir un infarto cerebral. Al comienzo del mandato de su hermano, éste lo designó embajador en Siria, el país de origen de su familia. Sin embargo, un año más tarde retornó a la Argentina para encabezar la Unidad Presidente. Justamente, la acusación en su contra fue por frenar lo que podía constituir una punta de la llamada “pista siria”.

Luis Czyzewski, miembro de Familiares, aseguró que “hubiera preferido que (Munir Menem) siga vivo y que la Justicia lo hubiera juzgado para que pague ante la sociedad por aquellas cosas que cometió. Uno siempre lamenta la muerte de un ser humano, pero sobre todo en este caso, viendo de quién se trata, la desa-parición física hace que no pueda rendir cuentas ante la Justicia”, afirmó el familiar. Czyzewski expresó su preocupación por la falta de avance en la causa por el encubrimiento del ataque terrorista, que investiga el juez federal Ariel Lijo. “Una Justicia lenta deja de ser Justicia –dijo–. No-sotros aspiramos a que se llegue lo más rápido posible al juicio oral y que los responsables paguen por lo que hicieron para terminar con esto lo más rápidamente posible.”

Compartir: 

Twitter
 

Munir Menem estaba procesado por encubrimiento en la causa AMIA.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.