ECONOMíA › HOY TERMINA EL CONGELAMIENTO GENERAL QUE RIGIO DESDE FEBRERO, CON BUENOS RESULTADOS

Cuatro meses con precios en el freezer

Página/12 recorrió los mismos supermercados que había visitado en el verano, cuando arrancó el acuerdo de precios, y constató un alto cumplimiento de las grandes cadenas, mientras en los negocios más chicos hubo mayores deslizamientos.

 Por Javier Lewkowicz

El congelamiento general de precios que finaliza hoy tuvo un resultado positivo, señalan desde el Gobierno, diagnóstico que confirmó este diario mediante un recorrido por algunos supermercados y consultas a distintos actores del sector de la comercialización. En líneas generales, los precios de alimentos y bebidas, artículos de tocador y de limpieza, que conforman la mayor parte de la oferta de las grandes cadenas, mantuvieron el nivel de febrero, sobre la base de una suba que en algunos casos había sido importante en enero. El congelamiento en los comercios más pequeños fue algo más flexible, en especial en las últimas semanas, cuando se registraron subas a partir de autorizaciones de Comercio Interior. En esa dependencia destacan que se logró modificar la “agenda inflacionaria” de la oposición. El Gobierno logró mitigar parte del impacto negativo de la suba de precios sobre el salario real, en una etapa del año donde el ingreso estuvo frenado a la espera de las paritarias.

Este diario consultó a más de una decena de repositores en distintas cadenas de supermercados en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires. El análisis es similar: antes de febrero las planillas de precios obligaban a modificar día a día los valores en las góndolas. A partir del congelamiento y de controles por parte de Defensa del Consumidor, entre dos y tres veces por semana, los precios, en líneas generales, no volvieron a actualizarse. Aclaran, de todos modos, que sí se registraron algunos cambios en frutas y verduras, por el factor estacional. Empresarios del rubro advierten además que algunos precios pueden haber subido en relación con promociones que se lanzan por sobre stock, pero no respecto a febrero.

“En algunas provincias hay muchos controles, en especial sobre los supermercados regionales, no sólo de Defensa del Consumidor, sino de la municipalidad. Nosotros tenemos un compromiso muy fuerte con el consumidor, de modo que cumplimos el acuerdo de precios a rajatabla, algo que también hicieron otras grandes cadenas. La clave es que sabíamos que el acuerdo tenía un final, lo que permite planificar el negocio”, explicó a este diario Juan Carlos Deambrosi, gerente de compras de la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca, que tiene 103 sucursales en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro y Neuquén.

La consultora que dirige el economista Miguel Bein indica en su último informe que “el congelamiento de precios iniciado en febrero tuvo efectos de moderación de la tendencia (de la inflación)”. Según el relevamiento de precios minoristas que confecciona Bein, entre febrero y abril la inflación fue de 1,2 por ciento mensual, un punto porcentual menos que el ritmo de los tres meses previos. “En particular se desaceleraron los precios de la canasta alimentaria, donde el aumento de 0,2 por ciento mensual promedio entre febrero y abril contrasta con el 2,8 por ciento promedio mensual de un año atrás”, dice. Bein calcula que el congelamiento general de precios alcanzó en forma directa al 40/50 por ciento de todos los precios de la economía nacional. La inflación sólo en alimentos y bebidas habría sido en el primer trimestre de 9,2 por ciento interanual.

En varias sucursales de la cadena Coto, por ejemplo, este diario registró los mismos precios que a comienzos de febrero en gaseosas, agua mineral, tapas para pascualina y de empanada, pastas secas, quesos, leches y mantecas, el kilo de bola de lomo y verduras y frutas como manzana, banana, durazno y zanahoria. En los súper Día, en tanto, se mantuvieron precios del queso por salut y manteca SanCor, yerba, leche La Serenísima, tapas de empanadas, harina, salchichas, café y té.

El acuerdo de precios en la cadena larga, compuesta por la industria, mayoristas y los comercios minoristas, se mostró más flexible. Esto se debe al menor grado de control por parte de las autoridades en todos los eslabones de la cadena, tanto proveedores y mayoristas como distribuidores y los comercios más chicos. Esto lleva a que haya más retoques de precios, situación que se verificó con más intensidad en las últimas semanas, cuando el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, autorizó subas para muchas empresas importantes. Los grandes supermercados negociaron con la industria aplicar esos incrementos desde junio, aunque los comercios más chicos no tienen ese poder de presión, de modo que algunas listas llegaron actualizadas, suba que trasladaron. En el sector mayorista destacan la fuerte suba que tuvo la harina.

Otra de las situaciones que se observaron en las góndolas es el lanzamiento de “nuevos” productos con una diferencia mínima respecto de los existentes, que se ofrecen a precios que incorporan la suba, lo que permite saltear el congelamiento. Ese incentivo, y el de retacear los productos bajo acuerdo, es grande en el nuevo congelamiento de los 500 productos. Por eso los controles buscarán asegurar que exista oferta suficiente en precio y cantidad.

Compartir: 

Twitter
 

Desde mañana, los supermercados mantendrán congelados 500 productos de la canasta básica, incluidos alimentos, artículos de limpieza y tocador.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.