ECONOMíA › EL SENADO APROBó LA LEY QUE EXIME DE IMPUESTOS A LA PRODUCCIóN

Aditivo para el biodiésel

La iniciativa retira impuestos al sector hasta fin de 2015 para estimular la producción, que se vio afectada por las trabas a las exportaciones que impuso la Unión Europea. El proyecto salió casi por unanimidad, con solo dos abstenciones.

 Por Sebastián Premici

El Senado convirtió ayer en ley el proyecto que exime del pago de impuestos al biodiésel. Fue casi por unanimidad, con 63 votos afirmativos y sólo dos abstenciones, las de Fernando “Pino” Solanas (Unen) y María Magdalena Odarda (FAP). La Argentina exportaba la mayor parte de su producción a la Unión Europea, pero las medidas antidumping aplicadas por un conjunto de países de ese bloque frenaron los embarques. Esta situación se está dirimiendo en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que ya habilitó un panel de debate para avanzar con el reclamo del gobierno nacional. Mientras tanto, el Poder Ejecutivo envió esta iniciativa al Congreso con el objetivo de paliar la situación de la industria local. La eximición está prevista hasta diciembre del año próximo.

Según datos del Ministerio de Agricultura, la producción de biodiésel pasó de 712.066 toneladas en 2008 a 1.997.070 en 2013, un incremento del 180 por ciento. Sin embargo, por las trabas de la Unión Europea al ingreso de estos combustibles, el complejo aceitero perdió el año pasado exportaciones por 1500 millones de dólares, aproximadamente.

“Este proyecto apuesta a la defensa de la producción en tanto y en cuanto existan estas medidas antidumping aplicadas por la Unión Europea, situación que nos perjudica”, definió Aníbal Fernández (FpV). En concreto, el proyecto convertido en ley exime de la alícuota del 22 por ciento al biodiésel que se utiliza para la generación eléctrica y del 19 por ciento de la tasa de combustible. Desde 2009, la Argentina se convirtió en el principal abastecedor de biodiésel de la Unión Europea (UE), alcanzando en 2011 los 1847 millones de dólares, que dieron cuenta del 13 por ciento de las exportaciones argentinas a ese continente.

“El biodiésel sufrió también la expropiación de las acciones de YPF, porque lo que se hizo con la petrolera fue una confiscación. Y como medida represiva, el gobierno español y la Unión Europea nos cerraron las importaciones argentinas en la materia. Por eso creo que venimos a subsanar un error”, sostuvo el senador del Movimiento Popular Neuquino, Guillermo Pereyra. Sin embargo, la UE aplica otros tipos de medidas, como los subsidios a la producción agrícola, para evitar el ingreso de los países en desarrollo. Es decir que los países del bloque europeo tienen una amplia política proteccionista.

El impuesto antidumping viene aplicándose desde fines de noviembre pasado y se fijó en 24,6 por ciento, es decir, entre 216,6 y 245,6 euros por tonelada. Esto produjo un freno en la producción local. La hipótesis del Ministerio de Relaciones Exteriores es que la “industria europea se encuentra ampliamente sobredimensionada” y por eso habría aplicado medidas proteccionistas contra la producción argentina. El reclamo argentino contra la UE generó el interés de varios países. Estados Unidos, China, Rusia, Australia, Malasia, Noruega, Arabia Saudita y Turquía solicitaron formar parte del panel de la OMC que evaluará las medidas aplicadas por el bloque.

“Uno de los pilares fundamentales para una cadena productiva es la estabilidad de las reglas de juego. Existen factores de incertidumbre que esta norma no alcanza a paliar. Por eso nos hubiera gustado hacer algo de fondo”, argumentó la radical Laura Montero.

Todo el arco opositor que acompañó con su voto el proyecto no perdió la oportunidad de formular críticas tanto a esta iniciativa como al proceso de recuperación de YPF. Al cierre del debate, Miguel Angel Pichetto, titular del bloque del FpV, respondió a muchos de los argumentos de la oposición. “El tema energético abre otros interrogantes sobre el rol de las provincias y las empresas, que deben invertir en la Argentina”, sostuvo el senador, quien dejó entrever posibles cambios en la ley de hidrocarburos. “Es interesante tener en cabeza del Poder Ejecutivo una herramienta para potenciar al sector de los biocombustibles. Esta es una ley correcta a favor de los intereses del país”, concluyó el rionegrino.

Las dos abstenciones fueron de Pino Solanas y la senadora Odarda. En tanto, el PRO votó a favor en general pero se abstuvo al momento de la votación en particular.

Compartir: 

Twitter
 

El oficialismo consiguió el apoyo de casi todo el arco opositor y la ley reunió 63 votos.
Imagen: Sandra Cartasso
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.