ECONOMíA › LA SEMANA PROXIMA COMIENZA A TRABAJAR LA COMISION BICAMERAL SOBRE EVASION Y FUGA DEL HSBC

Listos para investigar el modus operandi

Diputados y senadores iniciarán la pesquisa sobre maniobras de evasión fiscal y fuga de divisas a través de la filial argentina del HSBC. El primer material que analizarán será un informe de situación del caso elaborado por la AFIP.

 Por Sebastián Premici

La Comisión Bicameral que debe investigar las maniobras de evasión fiscal y fuga de divisas del HSBC a través de cuentas en Suiza comenzará su trabajo el miércoles de la semana próxima. Los legisladores del oficialismo que participarán serán los diputados Roberto Feletti, Luis Cigogna y Carlos Heller, junto a los senadores Rodolfo Urtubey, Graciela de la Rosa y Pablo González. De la oposición estarán presentes Ricardo Buryaile (UCR), Marcelo D’Alessandro (Frente Renovador) y el senador Mario Cimadevilla (UCR). Restan definir otros tres lugares para la oposición.

Feletti adelantó a Página/12 que citarán “a todos los titulares de las cuentas para identificar el modus operandi”, además de convocar a las autoridades del HSBC y las agencias de control locales. El primer material que tendrán en sus manos los legisladores será un informe de situación elaborado por la AFIP. Su titular, Ricardo Echegaray, sería uno de los primeros en comparecer ante la Bicameral.

Una vez que se constituya la comisión con sus autoridades y reglamento, los legisladores tendrán diez días para presentar un esquema de trabajo. Todas las conclusiones a las que se arriben, como también el material recolectado durante las audiencias, serán entregadas al Poder Ejecutivo y a la jueza que interviene en el caso, María Verónica Straccia, del Juzgado Penal Tributario Nº3.

La fuga de capitales es uno de los principales condicionamientos políticos ejercidos por los sectores económicos concentrados. Según un documento de investigación del Cefid-Ar, las divisas fugadas a 1975 totalizaban 5012 millones de dólares. Al finalizar la última dictadura cívico-militar, la fuga se había disparado un 543 por ciento, al sumar 32.214 millones de dólares. Entre 1983 y 1988, bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, la fuga llegó a los 43.078 millones de dólares, con un incremento de 120 por ciento en el período 1989-1998 (92.252 millones). En 2001 se disparó a los 200.000 millones de dólares. Según el Cefid-Ar, la formación externa de activos totalizó en 2012 los 373.912 millones de dólares.

“Sobre la base de deudores del Banco Central podría verse si un titular de cuenta operó con el HSBC y otros bancos. A su vez, a través de los balances de las empresas involucradas, podríamos ver con qué bancos operaron. Queremos ver si el modus operandi para la fuga está extendido hacia otros bancos. Como viejo conocedor del sistema, puedo decir que la fuga no la inventó el HSBC”, explicó Feletti.

El punto de partida serán las 4040 cuentas del HSBC, pero los legisladores podrán avanzar hacia otros casos. Los testimonios de las personas llamadas a comparecer ante la comisión serán otro elemento clave para determinar la complicidad de otras entidades en la fuga de capitales. El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, podría estar presente en la primera reunión de trabajo de la bicameral. Allí presentará un informe sobre el estado de situación de la causa. El funcionario estuvo en Londres, durante una audiencia realizada por la Comisión de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes, que interpeló durante dos horas a los principales ejecutivos del banco: Suart Gulliver, director ejecutivo del HSBC Holding; Chris Meares, ex director de la banca privada global de la entidad, y Rona Fairhead, directora no ejecutiva responsable del cumplimiento de normas del HSBC.

Echegaray reclamó la repatriación de los 3500 millones de dólares fugados y comenzó una negociación con las autoridades británicas del banco para alcanzar ese objetivo. Más allá de que el dinero sea repatriado, la causa penal continuará.

La sede local del HSBC niega cualquier participación en la fuga de capitales. Sin embargo, la investigación judicial y la que iniciarán los legisladores apunta a discernir el mecanismo empleado desde la Argentina para dicha fuga. “Un banco extranjero que tiene la autorización para operar en la Argentina tiene las mismas condiciones que un banco nacional, y si ese banco extranjero monta una red de sucursales para ahorro de los argentinos y luego deriva esos ahorros al exterior, y encima con evasión fiscal, es primordial hacer una revisión de las normativas vigentes”, concluyó Feletti. El trabajo legislativo debería concluir con una serie de recomendaciones normativas para evitar que los bancos encuentren los resquicios legales para la fuga de activos.

Compartir: 

Twitter
 

El punto de partida serán las 4040 cuentas del HSBC, pero los legisladores avanzarán con otros casos.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.