ECONOMíA › EL CRECIMIENTO ECONOMICO SE MANTUVO EN EL 9,1 POR CIENTO EN ENERO

La recuperación mantiene el impulso

Aunque el indicador de actividad económica se mantuvo en enero en el mismo nivel que en los meses precedentes, los analistas interpretan que el ritmo de crecimiento mantiene un alto nivel.

El nivel de actividad económica del mes de enero mostró un crecimiento del 9,1 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior. Pese a que no se trata de un período demasiado representativo, el año arrancó con signos favorables. El informe del Indec destaca que dicho resultado en el estimador mensual de la actividad económica (EMAE) se obtuvo, pese a que dos sectores de peso en el indicador, como el automotor y la construcción, tuvieron un muy bajo desempeño en enero por factores puntuales –paradas de planta en el primero y muchos días de inactividad por lluvias en el segundo.

El indicador de actividad económica del mes de enero fue prácticamente el mismo que el de los dos meses precedentes (descontadas las variaciones por razones estacionales). Pese a ese virtual estancamiento, el arrastre estadístico de los meses anteriores lleva a que la comparación interanual arroje un resultado igualmente favorable (9,1 por ciento). No obstante, el análisis del comportamiento de los distintos sectores económicos brinda evidencias de que la recuperación no ingresó en una meseta, sino que el estimador de enero quedó “achatado” por el comportamiento de los sectores automotor y de la construcción. A partir de febrero, ambos sectores muestran signos de repunte que los vuelven a ubicar muy por encima de los niveles registrados en el 2005.

El EMAE es un indicador acotado de la evolución del producto interno bruto, y es informado mensualmente por el Indec como un anticipo (bastante aproximado) de la tendencia de aquella variable económica. Por ser un índice general, toma las variaciones de distintos índices parciales o sectoriales, como el industrial (EMI) o de la construcción (ISAC). Ambos tuvieron un comportamiento inusualmente desfavorable en enero, retrayendo en consecuencia el resultado del EMAE.

Tanto la industria como la construcción tuvieron baches en enero que no se relacionan con una desaceleración en la actividad, sino a circunstancias particulares. En el caso de las automotrices, adelantaron a enero las paradas que tradicionalmente realizan en febrero, con lo cual la utilización de la capacidad instalada se redujo en dicho mes al 18 por ciento. La industria metalmecánica también tuvo un mes de baja producción por paradas de planta. Ambos sectores mostraron una recuperación importante en febrero y revirtieron, con sus resultados, el comportamiento negativo del índice industrial de enero. El EMI, desestacionalizado, había registrado en enero de este año una baja del 1,7 por ciento con respecto al valor observado en diciembre.

En cambio, otros sectores industriales le aportaron al estimador de la actividad económica resultados que corroboran que la recuperación no se detuvo. La alimentación creció, con respecto a enero del año anterior, el 5,3 por ciento, y el sector textil, 7,1 por ciento. En el primer caso, los rubros que más crecieron fueron el de procesamiento de carne aviar y el de aceites y subproductos, ambos con el doble impulso del aumento del consumo interno y de la demanda para exportación. En textiles, la recuperación de la demanda interna de tejidos fue el principal motor. Otros rubros manufactureros con comportamiento favorable en enero fueron cemento y materiales para la construcción, papel y cartón, refinación de petróleo y químicos.

En el sector de la construcción, los ya señalados factores climáticos incidieron para que el nivel del estimador de actividad de ese rubro para enero fuera 4,1 por ciento inferiores a los de diciembre de 2005. Sin embargo, la evolución esperada para el resto del año indica que mantendría el fuerte ritmo de crecimiento (cercano al 20 por ciento) evidenciado en los años recientes.

En base a estas condiciones, en el Ministerio de Economía estiman que los resultados del EMAE para enero distan de representar un signo de alarma. Al contrario, piensan que el ritmo de crecimiento apunta a repetir este año tasas aproximadas al 9 por ciento que arrojaron los tres últimos años. Desde el sector privado, aunque en tono más moderado, son igualmente optimistas. Miguel Bein, consultor de empresas y ex secretario de Programación en tiempos de la Alianza, estimó que este año se alcance un crecimiento del 7,5 por ciento, “con un desempeño de la cosecha gruesa inferior al de 2005”. Orlando Ferreres, analista, estimó probable un crecimiento del 6 por ciento, “con la construcción, el comercio internacional y el transporte como rubros centrales”. Ecolatina, consultora creada por Roberto Lavagna, calcula “un piso de crecimiento del 6,4 por ciento”.

Compartir: 

Twitter
 

Sin el aporte de sectores clave como el automotor y la construcción, el crecimiento no se detiene.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.