ECONOMIA › EMPEZARON A CONTROLAR PRECIOS

Abuelos a la carga

El primer grupo salió ayer por Barracas y Parque Patricios. Eran 30, con gran experiencia en el análisis de precios. Hace años que se dedican a hurgar entre las góndolas para buscar la mejor oportunidad. Ahora el Gobierno los convocó para una tarea crucial: controlar que se cumplan los acuerdos con empresarios. La nueva fuerza de inspección está compuesta por un total de 900 jubilados de la Capital Federal y el conurbano bonaerense, capacitados desde el año pasado por el PAMI. Su misión es ir a supermercados, carnicerías y demás comercios a verificar si se respetan los precios de referencia.

Los abuelos no portan credenciales ni ninguna otra señal identificatoria. Son simples vecinos que participan de centros de jubilados que se sumaron como voluntarios para realizar las inspecciones. Recorren los negocios de su zona, portando solamente una copia de los precios de referencia fijados por el Gobierno en acuerdo con distintas cámaras empresarias. Y allí van tildando si están en línea o no. Los incumplimientos serán informados a través de los mismos centros de jubilados, que entregarán las planillas al Ministerio de Economía.

El año pasado, el PAMI firmó un acuerdo con la por entonces subsecretaria de Defensa del Consumidor, Patricia Vaca Narvaja, para que esa dependencia dictara cursos de capacitación a jubilados. El objetivo es que conozcan sus derechos como consumidores y sepan hacerlos respetar. Graciela Ocaña y Felisa Miceli decidieron sacar provecho de esa experiencia: en marzo pasado suscribieron otro convenio para que esa gente saliera a la calle a controlar los precios de referencia.

“Ya se capacitaron 900 abuelos que en los próximos días saldrán a recorrer barrios y localidades de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, especialmente las carnicerías y supermercados”, señaló la jefa del PAMI, al tiempo que destacó “la colaboración de los centros de jubilados que tienen una red extendida en todo el país”. Luego valoró a los jubilados que “por su experiencia y sacrificio de toda una vida contribuirán eficazmente para defender sus derechos y frenar los comportamientos especulativos”.

La tarea es voluntaria, por lo que los jubilados no cobran ninguna remuneración. Tampoco tienen que identificarse en los comercios. El primer grupo partió ayer del Centro Días Felices y recorrió Barracas y Parque Patricios. El PAMI indicó que paulatinamente se irán sumando personas a esta actividad en todo el país, ya que los cursos de capacitación se reprodujeron en el interior. El organismo estimó que finalmente habrá 5000 jubilados supervisando precios.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.