EL PAIS › EL CONFLICTO POR LAS PAPELERAS EN EL CENTRO DE LA CUMBRE UNION EUROPEA Y AMERICA LATINA

Las caderas que sorprendieron al mundo

En el discurso de apertura, Kirchner dijo que los países industrializados utilizan un “doble estándar” en materia ambiental y trasladan a los países pobres la contaminación que no desean en sus territorios. La irrupción de la reina del Carnaval de Gualeguaychú en la foto de los presidentes acaparó las miradas y los comentarios.

 Por Fernando Cibeira
Desde Viena

Evangelina Carrozo y su bikini de reina de la comparsa se metieron ayer en el centro de la política internacional. La escultural morocha, nacida en Gualeguaychú y comprometida con Greenpeace, consiguió colarse en la foto oficial que reunía a los 60 presidentes participantes de la Cumbre Unión Europea y América latina, exhibiendo un cartel que decía “Basta de papeleras contaminantes”. Fue la perla de un día en Viena marcado por la controversia por la instalación de las plantas en Fray Bentos, un dato que el presidente Néstor Kirchner subrayó en el discurso de apertura de las sesiones. “Empresas europeas, en la instalación de plantas de celulosa de gran envergadura, han evitado el cumplimiento de normas que ustedes les habrían aplicado en Europa”, expresó el Presidente ante los líderes del Viejo Continente. Luego, en la reunión que mantuvo con el jefe de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el tema fue abordado de nuevo y Kirchner habló de la necesidad de la realización de un estudio de impacto ambiental exhaustivo. Ya sea por la contundencia de unos conceptos o de unas caderas, la cuestión quedó instalada.

El Presidente tomó la defensa del medio ambiente como línea para criticar a la Europa desarrollada respecto del sur en vías de desarrollo, un concepto que había comenzado a utilizar tiempo atrás en ocasión de otros encuentros internacionales pero que intensificó a partir del conflicto por las papeleras. Básicamente, su argumento consiste en que los países industrializados utilizan un “doble estándar” en materia ambiental, trasladando a los países pobres la contaminación que no desean en sus territorios.

“Lo que de ninguna manera podemos admitir es que países que han logrado mayor desarrollo, que muchas veces lo han hecho a costa de la degradación del medio ambiente y produciendo una fuerte afectación mundial evidenciada en el cambio climático, quieran trasladarnos la parte más contaminante de sus procesos industriales”, sostuvo el Presidente. También reiteró conceptos que había lanzado durante el acto de la semana pasada en Gualeguaychú, como cuando sostuvo que “no puede ser que paguemos por la inversión para la creación de los puestos de trabajo que nuestras sociedades necesitan con la degradación del inmenso capital ambiental”.

A Kirchner le tocó hablar en una de las tres mesas de veinte presidentes en las que se dividieron los participantes de la cumbre que se llevó a cabo ayer en moderno centro de convenciones Reed Messe Wien. La cuestión ambiental, precisamente, era uno de los doce puntos sobre los que pivoteaba la convocatoria del encuentro y que quedaron plasmados en el documento final.

Kirchner encontró comprensión de parte de Rodríguez Zapatero. El español le dijo que tanto su gobierno como la empresa de capital ibérico Ence habían considerado su punto de vista razonable, por lo que mantendría la suspensión de la obra por los 90 días acordados, a la espera de que se hiciera el estudio que exigen los ambientalistas. Los argentinos que participaron del encuentro, el gobernador radical de Mendoza, Julio Cobos, por ejemplo, le detallaron que el estudio debe ser acumulativo del impacto que generarán ambas empresas trabajando de manera conjunta, porque si se hace por separado puede terminar en un resultado mentiroso. Zapatero estuvo de acuerdo.

En cambio, con quienes Kirchner no se reunió, fue con el uruguayo Tabaré Vázquez ni con la finlandesa Tarja Halonen, las otras partes interesadas en la controversia. Con Tabaré, el único momento en que se cruzaron fue en los instantes previos a la foto oficial. El uruguayo fue derecho hacia Kirchner y se dieron un apretón de manos. Fue el único contacto entre ambos durante la cumbre. Aunque desde ambas partes se había aclarado que no había reuniones previstas, había expectativas sobre un contacto que sirviera para reabrir las negaciones. Pero no. Apenas un saludo y una sonrisa, segundos antes de que los sesenta presidentes –incluso los propios Kirchner y Tabaré– quedaran boquiabiertos.

Acción directa

Famosa por sus métodos de acción directa, el arma que utilizó esta vez la organización ecologista Greenpeace fue seguramente de las más vistosas de su historial. Evangelina Carrozo, de 25 años, se destaca cada año como bailarina de la comparsa Ara Yeví en su Gualeguaychú natal. Comprometida con la causa contra las papeleras, Evangelina viajó el martes a Viena y preparó su protesta en forma meticulosa. Acreditada por la gente de Greenpeace como periodista para el semanario El Diario, de Morón, llegó ayer temprano provista de su credencial amarilla para poder estar presente en el momento de la foto oficial. Esperó en primera fila, vestida con un abrigo negro y botas, con el cartel guardado en su cartera. Según dijo, estaba nerviosa, pero no se notó. Cuando los presidentes ya estaban en sus lugares y conversaban entre ellos a la espera del momento exacto de posar ante las cámaras de todo el mundo, Evangelina se quitó el abrigo y desplegó el cartel junto con su impactante físico. “Basta de papeleras contaminantes. No pupmill pollution”, decía el cartel con las banderas de Argentina y Uruguay y el logo de Greenpeace.

Los presidentes no sabían bien dónde mirar primero. Fueron apenas unos segundos. Enseguida un guardia de seguridad tomó a Evangelina de la cintura y la sacó de escena. Repuestos de la sorpresa, los jefes de Estado rieron. Kirchner hizo gestos indicando que no tenía nada que ver. En un ambiente tan sobrio como suelen ser las megacumbres y con un clima enrarecido por las controversias entre países, la protesta fue recibida más bien que mal, casi como una bocanada de aire fresco. Al inglés Tony Blair le pareció graciosísimo. El venezolano Hugo Chávez quedó exaltado. “Yo le tiré un beso y la aplaudí. Si ella tiene una solución, que la traiga”, pidió.

Hasta los uruguayos digirieron bien el sinuoso andar de Evangelina y su cartel. “Una linda chica de Greenpeace con un buen cuerpo”, opinó el habitualmente circunspecto Tabaré sobre lo que había visto. El ministro de Medio Ambiente, Mariano Arana, saludó “el ingenio, la audacia y el buen humor” de la puesta en escena, a la que llegó a calificar como “maravillosa”. Sostuvo que prefería toda la vida el método de “esta chiquilina” a los cortes de ruta de los ambientalistas de Gualeguaychú.

“Que Tabaré no le mienta al pueblo, que esas plantas contaminan y no las queremos”, llegó a decir Evangelina antes de que la corrieran del escenario. En el gobierno argentino se preocuparon por aclarar que no sabían nada sobre lo que sucedería. Con todo, luego hicieron averiguaciones para asegurarse de que la joven no quedara detenida. No quedó. Incluso, al rato, junto con otra militante de Greenpeace, Paula Brufman, se presentaron ante la prensa internacional para explicar la movida. “Era el momento justo para llevar esta causa a un nivel mundial”, se justificó Evangelina. Contó que estudia nutrición, que había participado de los cortes en la ruta y que lo que exigían era “un plan de producción limpia” para las plantas (ver aparte).

La aparición revolucionó la cumbre. Por los amplios pasillos del gigantesco centro de convenciones era común escuchar a quienes “habían visto” a Evangelina antes de que entrara en acción o quienes podían reproducir los gestos azorados de alguno de los presidentes ante la escena. De a poco, todo volvió a la normalidad. La atención se centró en los conflictos bilaterales y los problemas por resolver. Y uno de ellos, el de las papeleras, ya quedó inevitablemente unido a una bikini difícil de olvidar.

Compartir: 

Twitter
 

Evangelina Carrozo desplegó el cartel junto con su impactante físico. “Basta de papeleras contaminantes”, decía la pancarta.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared