EL PAíS › EL ENCUENTRO ENTRE KIRCHNER Y RODRIGUEZ ZAPATERO, SIGNADO POR LAS INVERSIONES

Cómo pedir plata con muy buenos modales

Tras la confirmación del viaje a Madrid para el 21 de junio, el presidente argentino le reclamó a su par español que la petrolera Repsol aumente las inversiones en exploración. Hablaron también sobre Aerolíneas Argentinas y Telefónica.

 Por F. C.
Desde Viena

Néstor Kirchner y José Luis Rodríguez Zapatero acordaron ayer una visita de Estado del argentino a Madrid para el 21 y 22 de junio. Se espera que allí, al fin, anuncien la firma del acuerdo de asociación estratégica entre ambos países con el que vienen amenazando desde hace tiempo pero por una razón o por otra nunca consiguen cerrar. Hubo un párrafo para el tema papeleras (ver aparte) y también para la situación de Repsol-YPF. Kirchner le dijo a Rodríguez Zapatero que la petrolera debe invertir más para mejorar la exploración, una de las quejas más frecuentes de la Casa Rosada en tiempos del barril a 70 dólares.

El encuentro en Viena se venía cocinando a fuego lento a nivel de las cancillerías, pero recién se terminó de acordar en la cena de gala de inauguración de la cumbre, cuando Rodríguez Zapatero se mostró muy preocupado por su relación con el presidente de Bolivia, Evo Morales. Solucionado ese tema (ver aparte), los presidentes pudieron conversar más relajados sobre las cuestiones bilaterales.

Según explicaba un alto diplomático argentino, solucionada la cuestión tarifaria de Telefónica, el principal obstáculo en el vínculo pasó a ser la situación de Aerolíneas Argentinas. Desde que es controlada por el grupo español Marsans, la Casa Rosada nunca coincidió con su estilo de conducción. Concretamente, aseguran que algunos balances presentados “son un dibujo” y le critican la endeble situación con los gremios, siempre al borde del conflicto. Incluso, el último conato de rebelión fue sofocado justo el día que la comitiva presidencial viajó a Viena. “El conflicto laboral está ordenándose”, dijeron ayer, luego de la reunión, desde el lado argentino.

Otro tema que viene cobrando importancia es el de Repsol. Luego del anuncio de la venta del veinte por ciento de las acciones, el gobierno argentino negó ayer enfáticamente que piense en nacionalizar o que haya presionado para que la compañía se capitalice. Lo hizo el ministro de Planificación, Julio De Vido, en Buenos Aires, y con palabras casi calcadas, lo imitó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en Viena. Pero lo cierto es que hubo un pedido concreto de Kirchner a Rodríguez Zapatero para que consiga que la empresa se comprometa en la exploración. Con un consumo de energía en ascenso de acuerdo con los niveles de crecimiento, una de las preocupaciones del Gobierno pasa por la posible escasez de petróleo a corto plazo y que se vuelva necesario importar. Para aventar esa posibilidad, es necesario que rápidamente las empresas comiencen a buscar nuevas reservas. El Gobierno sostiene que la mayoría de las petroleras no lo hace y se limitan a obtener ganancias de los pozos que ya tienen.

Rodríguez Zapatero, de acuerdo con la versión argentina, aceptó la recriminación. De ser así, entonces, de verdad que esta vez no habría motivos para que el mes que viene, cuando se vean en Madrid, puedan firmar el tratado de asociación estratégica que tantas veces prometieron.

Por lo demás, la reunión transcurrió con el nivel de confianza habitual de los contactos entre Kirchner y Rodríguez Zapatero. Hubo consultas sobre las políticas internas de ambos países. El español felicitó al Presidente por el resultado de la elección de octubre, ya que desde allí que no se veían. “Los que estamos acá ganamos todos. Hasta el gobernador de Mendoza”, sostuvo Kirchner, en relación al radical Julio Cobos, muy presente en los encuentros vieneses. Su alto perfil en la comitiva dio pie para alimentar las especulaciones sobre una posible candidatura a vicepresidente en 2007. Aunque la hipótesis para algunos suene descabellada, era difícil recordar el caso de otro gobernador, aún peronista, que hubiera sido tan considerado durante una gira. Ayer, Cobos hasta hizo de vocero junto al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, sobre lo que se había conversado en las reuniones.

Kirchner consultó al jefe de gobierno español sobre el resultado de las negociaciones con ETA. “Evolucionan muy bien. Tengo mucha confianza en que vamos a llegar a buen término”, dijo Zapatero. Un tema espinoso, como el de la migración y los problemas de los argentinos en España, fue esquivado con galantería. Dijo que debido a la recuperación económica, registraban que muchos argentinos estaban volviendo al país así que el tema había dejado de ser una preocupación. “Además, es difícil considerar inmigrantes a los argentinos. Son como nosotros, los españoles, pero más divertidos”, explicó.

Compartir: 

Twitter
 

El premier español José Luis Rodríguez Zapatero se reunió con el presidente argentino.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.