ECONOMíA

La industria creció un poco menos en enero, pero es un mes atípico

En enero, la producción industrial creció 6,2 por ciento, por debajo del ritmo de crecimiento del año pasado. Sin embargo, los expertos dicen que el mes es atípico, por las paradas técnicas de las fábricas. Para Economía, fue el mejor comienzo de año de los últimos 14.

Con 51 meses consecutivos de crecimiento, la actividad industrial mostró en enero una expansión del 6,2 por ciento respecto del mismo mes de 2006. En relación con diciembre hubo una caída del 2,4 por ciento, en términos desestacionalizados. El rubro automotor volvió a ser la estrella del sector, con una mejora del 41,1 por ciento en relación con enero del año pasado. Los expertos coinciden en que, por ser atípico, el primer mes del año no permite sacar conclusiones definitivas sobre la tendencia industrial. Hecha la aclaración, puede afirmarse que se evidenció una desaceleración en el ritmo de actividad.

Para contrarrestar esa impresión, en el Palacio de Hacienda destacaron ayer que, para la industria, éste fue el mejor comienzo de año de los últimos 14 años. Sin embargo, lo cierto es que el sector venía con índices de crecimiento cercanos al 8 por ciento. De hecho, el año pasado cerró con una expansión del 8,3 por ciento. Mariano Lamothe, especialista en temas industriales de la consultora Abeceb, vaticinó, en diálogo con Página/12, que el crecimiento de 2007 se ubicará un escalón por debajo al del año último, en torno del 7 por ciento.

Enero suele ser un mes con paradas técnicas por parte de las empresas. Entre las automotrices hubo cuatro detenciones. No obstante ello, la producción creció 38 por ciento frente al año anterior, con la fabricación de 17.057 unidades. Fue el mejor enero de los últimos quince. También hubo cierres transitorios entre las siderúrgicas, entre las agroquímicas y en la industria textil, en especial las hilanderías de algodón. De acuerdo con un relevamiento de Economía, esas paradas se aprovecharon, mayoritariamente, para sumar capacidad instalada.

Al respecto, Lamothe agrega un dato: el último enero, las compañías operaron, en general, a un menor ritmo que en los mismos meses de 2005 y 2006. Eso se debió a que en aquellos años se adelantó producción porque se preveía un faltante de gas durante el invierno. Hubo empresas que recién concretaron sus paradas técnicas a partir de abril. Este año, en cambio, se incrementaron las detenciones durante enero, con el objetivo de disminuir la demanda de energía eléctrica. Si fuera así, sería más notable la expansión industrial interanual del 6,2 por ciento del mes pasado.

En este contexto, la utilización de la capacidad instalada se ubicó en el 67,4 por ciento, prácticamente en el mismo nivel que hace un año. De todos modos, ese indicador está muy influenciado por la estacionalidad del mes pasado. La industria de metales básicos, que venía con una utilización del 97 por ciento, cayó al 68 por ciento debido a las paradas técnicas. Lo mismo ocurrió con las terminales, que pasaron del 62 por ciento al 21.

Fue destacable, en tanto, el desempeño de los rubros ligados a la construcción. La actividad que, de acuerdo con el Indec, se desaceleró en los últimos meses, mostró un buen signo en enero. La producción de los productos minerales no metálicos (vidrio, cemento y otros materiales) se incrementó 13,6 por ciento respecto de hace un año. Fue el segundo rubro de mayor expansión interanual, detrás de los autos. En el podio le siguió la industria alimentaria, con un avance del 9,6 por ciento frente al desempeño de enero 2006. Salvo en carnes rojas y lácteos, el resto de los ítem evidenció mejoras (molienda de cereales y oleaginosas; carnes blancas, azúcar, yerba, té y bebidas).

Según la encuesta cualitativa del Indec entre los empresarios, casi nadie está previendo un achique en los niveles de actividad. Un 15,9 por ciento pronosticó una mejora de la actividad para este mes, mientras que ocho de cada diez señalaron que se mantendrían los actuales niveles de producción. Sin embargo, sólo el 6 por ciento planea tomar más personal, mientras que un 22 por ciento de los consultados admitió que aumentarían las horas trabajadas del personal contratado. Una minoría, de entre 4 y 5 por ciento del total, se pronunció por futuros retrocesos tanto en la actividad como en la cantidad de trabajadores empleados.

Compartir: 

Twitter
 

El sector automotor continúa liderando la reactivación industrial.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.