ECONOMíA › AFIRMAN QUE CAMIONEROS CERRO POR MAS DEL 19,5%, POR CLAUSULAS NO INFORMADAS

Un aumento de salarios de no creer

El virtual “acuerdo testigo” de paritarias, que se proponía como referencia al resto, entró en controversia. Desde sectores gremiales, como la CTA, se cuestiona la veracidad del ajuste del 19,5 por ciento informado. En Trabajo rechazaron las críticas.

 Por Tomás Lukin

Las repercusiones del acuerdo realizado el martes por Camioneros y las empresas del transporte de cargas no tardaron en llegar. Mientras que el Gobierno pretende que el convenio marque el camino a seguir para las paritarias, desde Camioneros negaron que lo pactado fuera a funcionar como caso testigo. Hugo Moyano señaló que “no todos tienen que acordar lo que yo firmé” y desde varios sectores sindicales comentaron a este diario que es necesario prestar especial atención a las particularidades de cada actividad. Por la tarde de ayer, lo que parecía 19,5 se convirtió en 24 por ciento. Si bien el convenio todavía no está homologado por el Ministerio de Trabajo y por lo tanto no se difundió, según trascendió los incrementos de los camioneros serían superiores a lo anunciado debido a una serie de aumentos que no están siendo contabilizados en el porcentaje informado. Luego de analizar los convenios, Horacio Meguira, director del departamento jurídico de la CTA, afirmó a Página/12 que, “como en los dos años previos, se trata nuevamente de un falso convenio testigo, para influir sobre los demás negociaciones”. Fuentes del Ministerio de Trabajo desmintieron esta situación y apuntaron que “se trata de aumentos específicos para algunas categorías y no para todos los empleados”.

Desde Trabajo sostienen que “el incremento no sólo no es del 24 por ciento sino que, al tratarse de un convenio escalonado, en el balance de fin de año representará para las empresas alrededor del 16 por ciento”. Pero las interpretaciones del convenio realizadas por Meguira señalan que el monto anunciado el martes está subvaluando los incrementos. El abogado de la CTA explicó a Página/12 que “en lo difundido falta contar varios aspectos como prórrogas, pases a básico y todas las sumas fijas”.

Por un lado, según comentó, “hay una suma no remunerativa de 120 pesos que se incorpora al básico en tres partes desde febrero de 2009”. Fuentes del Ministerio de Trabajo argumentaron que “se trata de montos que ya están cobrando y que pasan a ser remunerativos a partir de ahora van a tener aporte” y agregaron que “hay que analizar caso por caso, porque definitivamente no se trata de aumentos generalizados para todos los empleados, hay que ver cuáles son las categorías beneficiadas”. De todas maneras, Meguira apuntó que “estos 120 pesos, al formar parte del básico, impactan sobre todas las remuneraciones variables generando efectos positivos sobre el total y deben ser incluidos en los cálculos”. Si bien no negaron que en algunos casos los montos a percibir por los camioneros fueran superiores al 19,5 por ciento, en Trabajo aseguran que no llegan a los 24 puntos.

Otros aspectos que indicó Meguira como ausentes en el anuncio son: el aumento en la retribución por valor comida, que significará una mejora de alrededor de 350 pesos por mes, y la no contabilización de las obligaciones pendientes del convenio anterior en los beneficios del presente año.

Mientras que desde Camioneros desestimaron lo difundido, diciendo que “se debe tratar de una diferencia de a lo sumo un punto entre los peones y los choferes, pero nada más”, en Presidencia apuntaron a algunos grupos empresarios que pretenden frustrar acuerdos, ya que se niegan a pagar lo pactado.

¿Ser o no ser acuerdo testigo? Más allá del cuestionamiento al número final del incremento, la intención del Gobierno es que lo firmado entre Camioneros y empresas de transporte de cargas se transforme en la pauta a seguir para el resto de las paritarias. Si bien para muchos sindicatos es difícil no tomar el acuerdo como una referencia, desde la mayoría de las organizaciones apuntaron a este diario que es necesario prestar especial atención a las particularidades de cada actividad al momento de decidir cuánto serán los aumentos.

Se espera que en la próxima semana cierren también los taxistas, la Uocra, los estatales de UPCN, los porteros y marítimos, en cifras muy cercanas al 20 por ciento. Pero, al mismo tiempo, Héctor Recalde, diputado oficialista muy cercano a Moyano, sostuvo que “frente a realidades distintas, habrá que dar tratamientos distintos”.

Ya sea que el monto real ronde el 24 por ciento, o el 21 como sostuvieron desde la CGT, o que termine confirmándose el 19,5 por ciento, las cifras son funcionales a las intenciones del Gobierno de poner un límite a las negociaciones. Desde el anuncio del martes, muchos gremios comenzaron a bajar sus reclamos que llegaban a superar, en varios casos, el 30 por ciento. Algunos sindicatos como La Bancaria, que habían comenzado en un 30, ahora sostienen “que estamos más cerca del 30 que del 20 por ciento”. Según comentaron desde la entidad, continúan las conversaciones con las asociaciones de bancos y en los primeros días de la semana que viene les harán llegar una propuesta formal. Desde el gremio comentaron a Página/12 que “los bancos tienen una rentabilidad creciente y deben cumplir los acuerdos” y agregaron que “existe un atraso en los salarios del sector privado respecto del público, porque los bancos no respetan los (salarios) iniciales”. Aunque no lo confirmaron, existe la posibilidad de que la negociación sea diferenciada entre la banca pública y las entidades privadas.

Compartir: 

Twitter

Cruce de gestos amables entre Cristina Fernández y Hugo Moyano, el miércoles de los anuncios.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.