ECONOMíA › EL MINISTRO DE ECONOMíA JUSTIFICó SU OPTIMISMO AL PRESENTAR EL PRESUPUESTO

“Mejor parados que en otras épocas”

Carlos Fernández visitó el Congreso para hacer la presentación del Presupuesto Nacional 2009. Aprovechó para exponer el punto de vista oficial sobre la crisis internacional y las condiciones de las que goza Argentina para capearla.

 Por Sebastián Premici

“Estamos bien parados, o mejor dicho, mejor parados que en otras épocas. Creemos que éste es un camino responsable”, señaló el ministro de Economía, Carlos Fernández, durante la presentación del Presupuesto 2009. El camino responsable al que hizo mención es mantener los superávit gemelos y una tasa de crecimiento cauta (4 por ciento del PBI). “No se advierte un impacto de las subprime en la economía argentina”, agregó Fernández. Otra de las causas que sirven para amortiguar los efectos de la crisis internacional es –según el funcionario– la mayor diversificación en las exportaciones. Hace ocho años el 48 por ciento de las ventas al exterior se concentraban en tres países (Estados Unidos, Brasil y Chile), actualmente bajó al 34 por ciento. “Esto reduce el impacto de la crisis internacional”, resumió el ministro.

El titular de la cartera de Hacienda recalcó que el próximo año habrá una fuerte desaceleración económica en los países centrales, mientras que el crecimiento en Latinoamérica se mantendrá cercano al 4,6 por ciento (sin contar a la Argentina y Brasil). Otro pilar que remarcó Fernández, que funcionaría como paraguas frente a la crisis, es el alto nivel de ahorro de los últimos años, en torno del 23,8 por ciento (2003-2007). Las reservas aumentaron, desde 2002 a la actualidad, aproximadamente 33.000 millones de dólares. También elogió la diversificación en la matriz exportadora del país, entre productos primarios (44,2 por ciento), manufacturas de origen agropecuario (40,0) y manufacturas industriales (68,0).

Hasta el momento, los gobiernos latinoamericanos se han mostrado optimistas frente a las continuas caídas de los mercados financieros y la profundización de la crisis mundial. Brasil argumentó que no se verá afectado debido a su solidez económica, con reservas calculadas en 200.000 millones de dólares. “¿Qué crisis?, vayan a preguntarle a (George) Bush”, señaló días atrás Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil. Algo similar opina el bolivariano Hugo Chávez. Desde México también creen que su sistema financiero está bien capitalizado, lo que los ayudaría a transitar la crisis. Sin embargo, las exportaciones de México dependen en buena medida del destino de los Estados Unidos. Un dato favorable para la Argentina es que sus exportaciones al país del norte sólo representan un 7 por ciento.

Desde que se empezaron a conocer los primeros coletazos de la crisis financiera internacional, con epicentro en los Estados Unidos, el gobierno argentino elogió el sostenimiento de los superávit gemelos (con una proyección del 3,27 para el superávit fiscal 2009 y casi 12.000 millones de pesos para el comercial), un tipo de cambio alto y el nivel de sus reservas. Estos fueron otros de los argumentos elegidos por Fernández para asegurar que Argentina no se verá afectada por la crisis internacional.

“El viento de cola de los precios internacionales de los commodities ayudó a sostener el modelo económico durante una etapa. Ahora el planeta cambió, por lo tanto habría que tener otro plan para enfrentar la crisis internacional, algo que no se ve reflejado en el Presupuesto. Se puede hablar de indicadores financieros pero ahora el tema será el impacto en la economía real”, señaló a PáginaI12 Hugo Castro, asesor económico del diputado Eduardo Macaluse.

El proyecto del Ley del Presupuesto dice en sus fundamentos que el crecimiento económico seguirá siendo sostenido pero “atenuado” para el período 2009-2011 (4,0; 3,6; 3,6). El diputado Alberto Cantero señaló a este diario que la proyección del crecimiento para este año se acercará más a su resultado final (cercana al 6 por ciento). Más allá de cualquier pronóstico futurista, desde el oficialismo coinciden en que Argentina podrá capear la crisis con suerte.


Cristina pidió “más humildad”

La presidenta Cristina Fernández comparó ayer la caída del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers con el cese de pagos que declaró Argentina hace siete años. “El Lehman Brothers defaulteó por 371.000 millones de dólares, el doble del default argentino en 2001, que había sido el cese de pagos de deuda soberana más grande de toda la historia mundial”, señaló la primera mandataria en un acto en la ciudad de La Plata. Luego de las críticas recibidas por sus comentarios del martes sobre la crisis financiera internacional y la fortaleza del país, la Presidenta sostuvo que esta situación “no es para alegrarse, sino para que los argentinos adviertan lo difícil, lo complejo, de un mundo y de una gestión de gobierno”. En el discurso que realizó hace dos días había criticado a las calificadoras que “hablan del riesgo de los argentinos, pero nunca lo hacen del riesgo de Lehman Brothers o Merrill Lynch, nadie habla de ellos, que se derrumban”. Ayer la Presidenta se volvió a referir a estas agencias y pidió “mayor humildad” a los que “califican, valoran o hacen ejercicios de diagnóstico”.

Compartir: 

Twitter
 

“Estamos mejor parados que en otras épocas”, dijo Carlos Fernández sobre la crisis internacional
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.