EL MUNDO › ENTREVISTA CON SERGIO RAMIREZ, EX VICE DE NICARAGUA

“Ortega no tiene el apoyo popular”

 Por Oriel Güell *

Desde Madrid

Casi 30 años después de la entrada victoriosa de los sandinistas en Managua, el escritor Sergio Ramírez (Masatepe, 1942) denuncia el “peligroso autoritarismo” de Daniel Ortega, el líder de una revolución de la que Ramírez fue uno de sus protagonistas. Un peligro que ya percibió en 1995, cuando fundó el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) para enfrentarse al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Ortega. El ex vicepresidente de Nicaragua habló por teléfono esta semana a El País desde San Pedro Sula, en Honduras.

–¿Qué está ocurriendo en Nicaragua?

–El presidente, Daniel Ortega, está intentando consolidar un régimen autoritario y necesita legitimarse con un apoyo popular que no tiene. Eso explica el fraude en las elecciones del domingo. Pero eso es sólo el último paso de una elaborada estrategia para perpetuarse en el poder.

–¿Cuándo empezó esa estrategia y adónde conduce?

–Lo primero fue hacerse con el control del Consejo Supremo Electoral. Así consiguió que el MRS y otros partidos fueran excluidos de las elecciones. Luego impidió la presencia de observadores internacionales para poder manipular los resultados y concederse una gran victoria. Lo siguiente será presentarse en la Asamblea Nacional para promover el cambio constitucional que le permita seguir en el poder.

–¿Cómo se hizo el fraude?

–Hubo muchísimas irregularidades: cierre de colegios, expulsión de fiscales (interventores)... Pero el mayor fraude se produjo en la transmisión de datos, que eran manipulados para favorecer al FSLN. Por ejemplo, mi centro de votación, el 501 de Managua, que está en un barrio donde Ortega tiene poco apoyo, no figura en las actas. ¡Ha sido borrado!

–¿Cómo puede resolverse la situación?

–Hay que volver a contar todos los votos.

–El gobierno ha aceptado hacerlo, pero sólo en Managua.

–Eso fue un movimiento estratégico peligroso. Si las irregularidades han sido denunciadas en todo el país, ¿por qué sólo aceptan recontar en Managua?

–¿Puede aceptar el Partido Liberal Constitucionalista algo así?

–Es difícil de saber, la situación en Nicaragua es muy compleja. Ortega llegó al poder hace dos años gracias a un pacto con el ex presidente Arnoldo Alemán, que sigue controlando el PLC, para cambiar la ley electoral. Alemán, a cambio, puede cumplir su condena por corrupción en casa. El pacto implicaba también un reparto del poder en las instituciones. Lo que ocurre ahora es que Ortega ha sido demasiado ambicioso y ha hecho un fraude al que podemos llamar poco equitativo.

* De El País de Madrid. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.