EL MUNDO › PIDIó PACIENCIA Y CONFIANZA A SU PAíS

Sostiene Obama

El mensaje que transmitió fue claro: sin el presupuesto de 3,6 billones de dólares no se sale de la crisis.

Barack Obama intentó sembrar optimismo y confianza entre los ciudadanos norteamericanos. Después del anuncio de un nuevo plan de salvataje para los bancos y las pesimistas proyecciones sobre el endeudamiento fiscal, el presidente dio una conferencia televisiva en horario central para mantener viva su luna de miel con el público estadounidense. Les pidió paciencia y, ante todo, confianza. “El presupuesto que presente al Congreso construirá una nueva economía sobre bases más sólidas para que no enfrentemos una nueva crisis en 10 o 20 años”, aseguró el joven mandatario, sin quitar los ojos de la cámara ni un segundo.

El mensaje que quiso transmitir fue claro: sin el presupuesto de 3,6 billones de dólares no se puede salir de la crisis. “Es inseparable de la estrategia para salir de la recesión”, dijo, pronunciando cada palabra con cuidado. Fue la segunda conferencia de prensa que convoca el mandatario en el horario central y la urgencia se notaba en la cara del líder demócrata. No sólo tenía que recuperar la confianza de sus electores, desanimados por su reciente decisión de comprar 500 mil millones de activos tóxicos de los bancos norteamericanos, sino también de sus aliados en el Capitolio.

“Tomará tiempo, paciencia y un compromiso para trabajar juntos. Cuando cada uno de nosotros mire más allá de sus intereses de corto plazo y se enfoque en las obligaciones que tenemos con los demás, entonces habremos triunfado”, pidió Obama. No los mencionó abiertamente, pero el mensaje estaba dirigido a los legisladores, demócratas y republicanos, que desde hace varias semanas están atacando el multimillonario presupuesto presentado por la Casa Blanca.

Obama esquivó las últimas proyecciones que hizo el Capitolio sobre el creciente déficit fiscal y se centró en los datos económicos positivos. “El dolar está extremadamente fuerte”, aseguró, en referencia a la apreciación de la moneda estadounidense que se conoció ayer por la mañana. El presidente norteamericano se mostró convencido de que a pesar de las críticas la mayoría de los estadounidenses apoyan la creación de una entidad reguladora, con poder para intervenir no sólo bancos, sino también aseguradoras, como AIG.

Aunque la gran protagonista de la noche fue la crisis económica, Obama le dedicó unos minutos a la política exterior. Reiteró que sigue atentamente lo que está sucediendo en Medio Oriente. Una semana después de dirigir un video al pueblo iraní, pronosticó un avance “sostenido” en las negociaciones con el régimen islámico para frenar su programa de desarrollo de energía nuclear. Por otra parte, se refirió al conflicto israelo-palestino y reconoció que el futuro gobierno de ultraderecha en Tel Aviv no facilitará el proceso de paz. No obstante, se comprometió a trabajar durante todo su mandato para llegar a un acuerdo.

También habló de México y la creciente violencia de los carteles del narcotráfico. Círculos militares y expertos en Defensa le reclaman más seguridad en la frontera, pero el mandatario ya rechazó militarizarla. Sin embargo, ayer les hizo un guiño y prometió que si debe tomar medidas más duras para evitar que la violencia en México traspase la frontera, lo hará.

Compartir: 

Twitter
 

“El dólar está fuerte”, dijo el presidente norteamericano.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.