EL MUNDO › AL MENOS DIECISIETE PERSONAS MURIERON Y 65 RESULTARON HERIDAS EN UN NUEVO ATAQUE A LA SEDE DIPLOMATICA DE NUEVA DELHI

Auto-bomba frente a la embajada india de Kabul

El atentado sucedió un día después del octavo aniversario del comienzo de la guerra en Afganistán y mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, analiza el pedido de sus comandantes militares de aprobar un aumento de tropas.

 Por Andrew Buncombe *

Por lo menos diecisiete personas murieron y unas 65 resultaron heridas cuando una poderosa autobomba fue detonada frente a la Embajada de la India en Kabul ayer. Esto despertó más preguntas sobre la habilidad para controlar la creciente violencia militante dentro de Afganistán. Los funcionarios dijeron que la explosión mató a quince civiles y dos policías afganos y era semejante en poder al ataque en la misma embajada el año pasado que dejó docenas de muertos. En aquella ocasión, Estados Unidos dijo que creía que elementos dentro de la comunidad de inteligencia ISI de Pakistán habían ayudado a los militantes a llevar a cabo el ataque.

El atentado de ayer sucedió un día después del octavo aniversario del comienzo de la guerra en Afganistán y mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, piensa en si acceder a los pedidos de sus comandantes militares y despachar tropas adicionales al área del conflicto. El ataque, del que los talibán se adjudicaron la autoría, también llamará la atención sobre la expansiva presencia india en Afganistán, algo que agita e inquieta a Pakistán, que tradicionalmente se ha considerado al país como su patio del fondo. India recientemente completó un tendido eléctrico de 200 kilómetros que llevó la muy necesaria energía a Kabul.

Los funcionarios en Delhi dijeron que quedan pocas dudas de que la embajada había sido el blanco del ataque. “El terrorista suicida llegó hasta el perímetro de afuera del muro de la embajada en un automóvil cargado con explosivos”, dijo Nirupama Rao, el canciller. Las fuentes de seguridad estadounidenses y afganas dijeron que estaban analizando intercepciones telefónicas con respecto a la bomba. Un funcionario afgano afirmó que había evidencia que sugería que los atacantes tenían vínculos con Pakistán y sostuvo que esa información sería dada a conocer en los próximos días demostrando que parte del plan tuvo lugar cerca de la frontera paquistaní.

Un hombre de 21 años llamado Najibullá le dijo a Associated Press que acababa de abrir su negocio cuando la explosión lo dejó inconsciente: “Había polvo por todos lados. La gente gritaba. No se podían ver sus rostros por el polvo”. El atentado, en el distrito de alta seguridad donde se encuentran los edificios gubernamentales y las embajadas, dejó la zona reducida a escombros, con restos de cadáveres, automóviles y bicicletas esparcidos y un enorme cráter en el centro de la calzada cerca de la Embajada de India. Un pedazo de carrocería carbonizada era todo lo que quedaba del vehículo del kamikaze. Un todoterreno blanco de la ONU y otros tres vehículos resultaron dañados. En el interior de uno de ellos se podían ver los cuerpos sin vida de varias personas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó al primer ministro británico, Gordon Brown, para discutir la revisión que hace Estados Unidos de su estrategia en Afganistán, informó la Casa Blanca ayer. “Ambos líderes discutieron la revisión en curso de la situación en Afganistán y Pakistán, acordaron seguir de cerca las consultas en adelante y subrayaron la importancia de trabajar juntos con nuestros aliados y nuestros socios afganos y paquistaníes”, dijo el portavoz Robert Gibbs.

India y Pakistán han sido archiadversarios luchando por tener influencia en Afganistán desde el 11 de septiembre. Mientras, India busca un equilibrio estratégico a través de asistencia y proyectos de infraestructura por valor de 1200 millones de dólares. Pakistán acusa a India de usar tales proyectos como cobertura para las reuniones de actividades de inteligencia. “Pakistán no quiere encontrarse atrapado entre un Afganistán hostil con apoyo indio y una India hostil”, dijo el profesor Shaun Gregory, el director de la unidad de investigación de seguridad de Pakistán de la Universidad de Bradford. “La presencia de India también le niega a Pakistán la posibilidad de usar a Afganistán como su espacio estratégico. La presencia india en un impedimento real para las ambiciones regionales de Pakistán.”

El alto comandante de Estados Unidos en Afganistán, general Stanley McChrystal, le advirtió recientemente a la Casa Blanca que la asistencia india podría estar contribuyendo a la agitación geopolítica. En un informe a Obama, dijo: “Mientras las actividades de la India pueden beneficiar en gran parte al pueblo afgano, es probable que exacerbe las tensiones regionales y alimente contramedidas paquistaníes”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados del ejército afgano evacuan cadáveres del atentado con explosivos frente a la embajada india de Kabul.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.