EL MUNDO › CARUSO, EN TIGREMENSAJES DE APOYO PARA EL AGRESOR DEL PREMIER ITALIANO EN LA RED SOCIAL DE FACEBOOK

Silvio Berlusconi se fue del hospital

“Si cambia el tono político, mi dolor no habrá sido inútil”, dijo Il Cavaliere, de 73 años, al llegar a su residencia de Arcore. Su agresor enfrenta una pena de hasta cinco años.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, abandonó ayer el hospital donde estuvo cuatro días internado a raíz de las lesiones recibidas tras ser atacado por un hombre al término de un acto partidario. Con un vendaje blanco que cubría su mejilla izquierda y su nariz, el premier, de 73 años, fue visto cuando se alejaba del hospital lentamente en un auto, mientras saludaba con su mano por la ventanilla trasera.

Al llegar a su residencia de Arcore, en las inmediaciones de la ciudad de Milán, el premier trasmitió una nota con sus primeras palabras. “Si cambia el tono político, mi dolor no habrá sido inútil”, dijo, y aseguró que el recuerdo de estos días será “el odio de pocos y el amor de muchos, muchísimos italianos”.

A unos y otros, Il Cavaliere hizo “la misma promesa, que es seguir adelante con la misma fuerza y determinación que antes por el camino de la libertad”. Sobre el violento episodio que lo tuvo como protagonista, Berlusconi aseguró que en la democracia italiana “no prevalecerán ni la violencia de las piedras ni la de las palabras, que todavía es peor”, y agregó que si la oposición “aísla a quienes fomentan el odio, el diálogo es posible” y que seguirá adelante “con las reformas que piden los italianos”.

El alcalde del municipio suizo de Gravesano, Carlo Zoppi, confirmó que Berlusconi tiene previsto ingresar en las próximas horas en la clínica Ars Medica, especializada en cirugía ortopédica, según hicieron público los diarios Le Matin y Ticino Online.

Sin embargo, los responsables del departamento de comunicación de la clínica –cuyos expertos en cirugía estética ya atendieron al premier– no quisieron ni confirmar ni desmentir la noticia, informó la agencia de noticias Europa Press. Una pancarta que decía “Bienvenido a casa” fue colocada en la entrada de la residencia del premier, y fuerzas de seguridad mantenían a un grupo de periodistas a algunos cientos de metros del lugar.

El premier había sido internado el domingo luego de que un desequilibrado lo golpeara en la cara con una pequeña estatua de souvenir tras un acto en Milán y le provocara una fractura de la nariz, la caída de dos dientes y un corte en el labio superior. Los doctores habían previsto darle el alta ayer, pero decidieron que permanezca otro día internado debido a que los dolores se agravaron el miércoles, en su tercera noche en el hospital.

La última noche de internación transcurrió mejor que las anteriores, dijeron hoy un vocero y el médico personal del jefe de gobierno conservador horas antes de su alta médica.

Conocido por su frenética actividad, los médicos aconsejaron a Berlusconi cancelar o limitar al mínimo sus apariciones públicas hasta después de la temporada navideña, con lo que no asistirá al cierre de la cumbre climática de la ONU en Copenhague.

La agresión al premier generó muestras públicas de solidaridad, aunque muchas personas que aprobaron el gesto de su agresor, Massimo Tartaglia, volcaron cientos de mensajes de apoyo al ataque en la red social Facebook. Tartaglia, de 42 años, podría ser condenado a cinco años de cárcel por su agresión. Sus familiares aseguran que padfece de trastornos mentales y que no tuvo conciencia de sus actos.

Compartir: 

Twitter
 

Berlusconi sufrió una fractura de tabique y perdió dos dientes.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.