EL MUNDO › ENTREVISTA CON ANA OLIVERA, LA PRIMERA INTENDENTA COMUNISTA DE LA CIUDAD DE MONTEVIDEO

“Vamos a contemplar los derechos de todos”

La ex ministra de Desarrollo Social de Tabaré Vázquez prolonga la hegemonía de 20 años en el gobierno de la capital uruguaya. Dice que su objetivo es hacer una gestión participativa y cumplir con el programa de la coalición.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Montevideo

El afiche exhibe confianza. Muestra la imagen de una mujer sonriente junto al slogan: “MontevideANA. Por lo que hicimos, por lo que haremos”. La dueña de la imagen, Ana Olivera, se hace presente en la principal sede del Frente Amplio (FA) de la capital uruguaya. Había sido designada por José Mujica para la cartera de Desarrollo Social, pero el plenario departamental de la alianza de centroizquierda la eligió como candidata a intendenta en elecciones que tendrán lugar el 9 de mayo, buscando prolongar una clara hegemonía de 20 años. Olivera, miembro del Partido Comunista y primera mujer en competir a ese cargo en nombre del FA, lanzó su campaña el sábado 27 de febrero, dos días antes de la investidura de Mujica. Obligada al exilio en Cuba y Francia por la dictadura, esta mujer de cara redonda y mirada vidriosa tiene 56 años, un hijo y una nieta. Fue directora municipal, encargada del proceso de Descentralización de Montevideo (1995-2005) y subsecretaria de Desarrollo Social desde 2005.

–¿Qué medidas son las más urgentes para Montevideo después de dos décadas de gestión del Frente?

–El programa aprobado por el plenario departamental busca recoger lo hecho durante 20 años, que estuvo en transformación permanente. Las políticas neoliberales de los noventa provocaron la fractura de la sociedad, y por más que se llevaran adelante otras políticas desde lo departamental, la estrategia nacional era otra. En 15 años hubo una ausencia del Estado en lo social. En estos últimos cinco, el relacionamiento fue distinto con el gobierno central; pero para llevar adelante un programa de integración social se requiere todavía un largo camino por recorrer. La segregación espacial es evidente a todas luces: en unos barrios se dan todos los indicadores de la exclusión. Yo elegí trabajar con las organizaciones sociales, con los vecinos, para que haya una apropiación de la ciudadanía del gobierno en Montevideo. El Ejecutivo de Tabaré fundó el proyecto de descentralización que tenía como objetivo la transferencia de poder y la participación de la ciudadanía en la gestión. Se abrió la oportunidad de que los gobiernos locales –que en Montevideo van a ser ocho alcaldías– tengan un carácter ejecutivo.

–En concreto, ¿qué carencias tiene Montevideo?

–Todos queremos tener buenos servicios en las áreas tradicionales y en aquellas que la intendencia municipal de Montevideo asumió como propias. Hay una serie de planes que se iniciaron al final del último gobierno que tienen que ver con la capacidad logística del departamento, con el rol que tiene el puerto, la movilidad urbana, entre otros aspectos, y para ello se inauguró el colector perimetral. Hoy hay un desafío vinculado con la limpieza de la ciudad, que pasa por la infraestructura y por la educación de la ciudadanía. No avanzamos lo suficiente en la clasificación de residuos. Tiene que haber una apropiación de la limpieza de la ciudad si queremos que sea la capital del Mercosur. Está el tema de los clasificadores de residuos –los cartoneros, como dicen en Argentina, o hurgadores como se dice aquí, aunque no es el término adecuado–. Aquí hay gente que hace décadas vive del clasificado, pero la mayoría no entró en el Plan de Emergencia (N. de la R.: Asistencia social que fue caballito de batalla de Tabaré) porque sus ingresos no formales sobrepasaban los niveles de indigencia, pero sus condiciones de vida son muy deficientes. Tiene que haber un programa específico para ellos. Es un tema que está vinculado con un proyecto a nivel nacional que es el Plan de Vivienda para aquellos hogares en donde se reproduce la pobreza. Ahí va a haber un trabajo del gobierno nacional con los gobiernos municipales. El pensar también la ciudad contemplando los derechos de todos.

–Para este gobierno que se inicia, ¿cuántas políticas de izquierda pueden materializarse en medio de la tensión entre un ala más moderada y otra más progresista dentro del FA?

–Es bastante menos en blanco y negro. Todos tenemos un programa que nos une, es la fortaleza del FA. Lo digo desde mi experiencia en los cinco años que pasaron en el Ministerio de Desarrollo Social, que puso en práctica el Plan de Emergencia. Ese ministerio estaba a cargo de dos mujeres comunistas, Marina Arismendi (ministra) y yo (subsecretaria). Independientemente de eso, reflejamos la riqueza de la coalición. Jamás vimos que se nos retacearan recursos. Gastamos más de lo que teníamos programado. El gobierno del Frente Amplio logró que la crisis no afectara como afectó al resto de los países del continente, porque teníamos una estrategia y una red de protección social. La crisis no la iban a pagar los que las pagan siempre. Los ejes de fondo nunca se pusieron en discusión. Las tensiones pueden estar en los temas que no están suficientemente debatidos.

–¿Cómo ve a Cristina Fernández?

–La primera vez que la vi era senadora y Michelle Bachelet todavía no era candidata de la Concertación. Fue en una reunión de las izquierdas y el progresismo de la región, en donde se trataron aspectos que nos unían. La vi como una reunión muy auspiciosa. Después de eso se sucedieron en el Mercosur las idas y venidas que sabemos. Sin embargo, nosotros tuvimos una excelente relación en lo que se llama el Mercosur social, quien participó siempre fue Alicia Kirchner, y donde tuvimos un lenguaje común en los temas sociales. Ha habido un trabajo mancomunado. Ahora presentamos un proyecto plurinacional al Mercosur. Los primeros proyectos sociales los presentó Uruguay y tuvo el respaldo de los socios, en especial de Argentina. Ese es el ámbito con el que trabajé con el gobierno argentino. Construimos juntos el instituto social del bloque. Trabajamos con mucho diálogo con el Ministerio de Desarrollo Social.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“La segregación espacial es evidente a todas luces: en unos barrios se dan todos los indicadores de la exclusión.”
 
EL MUNDO
 indice
  • UN CABLE DESCLASIFICADO DE LA CIA INDICA QUE EJECUTO AL ARZOBISPO ROMERO UN MILITAR ARGENTINO ENVIADO POR VIOLA
    Matar a un monseñor
    Por Santiago O’Donnell
  • LAS FF.AA. DE BOLIVIA NIEGAN DOCUMENTOS A UN JUEZ
    Archivos escondidos
    Por Sebastián Ochoa
  • ENTREVISTA CON ANA OLIVERA, LA PRIMERA INTENDENTA COMUNISTA DE LA CIUDAD DE MONTEVIDEO
    “Vamos a contemplar los derechos de todos”
    Por Mercedes López San Miguel
  • OPINION
    Agarrate Catalina
    Por Martín Granovsky
  • DESPUES DEL INCIDENTE POR SUPUESTOS VINCULOS ENTRE ETA Y CARACAS
    Chávez y Zapatero se amigaron
  • DENUNCIAN ABUSOS SEXUALES EN EL INTERNADO DE GEORG RATZINGER
    El coro infeliz del hermano del Papa

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.