EL PAíS › LOS DIPUTADOS CARLOS HELLER Y FEDERICO PINEDO FIJAN SU POSICION

En blanco y negro sobre las reservas

 Por Martín Piqué

CARLOS HELLER

“Quieren un ajuste”

“La vocación del espectro opositor es pedirle al Poder Ejecutivo que se rinda. Quieren forzarlo a que haga un ajuste.” Carlos Heller pronostica tiempos turbulentos, dice que la gobernabilidad está en riesgo y descree de la vocación de diálogo de la oposición. El diputado del bloque Nuevo Encuentro Popular y Solidario rechaza con énfasis los argumentos planteados por los bloques opositores para cuestionar el uso de reservas. También cuestiona el rol que en el marco de esta crisis política están asumiendo los diputados de centroizquierda que siguen a Pino Solanas. “Espero que Mercedes Marcó del Pont no sea el chivo expiatorio que usen los senadores para llevar adelante su venganza.”

–La Justicia dispuso que no se pueden usar las reservas para pagar a los bonistas. La Presidenta dijo que no pensaba defoltear y el Ejecutivo podría no acatar el fallo. ¿Cómo puede evolucionar esta situación?

–Es un típico conflicto de poderes. Se comete une error si no se hace un análisis político y se lo analiza desde lo judicial. Desde ese espectro que se proclama como oposición, hay vocación de pedirle al Ejecutivo que se rinda, que se someta. El resultado sería que en el país, en vez de tener un Ejecutivo que gobernara, pasaría a tener un sistema parlamentario donde el Ejecutivo ejecutaría lo que el Parlamento le vaya estableciendo. Estamos frente a un choque de trenes. El Ejecutivo no va a poder sancionar nada, porque el Parlamento no se lo va a aprobar, y el Parlamento no va a poder sancionar nada, porque el Ejecutivo se lo va a vetar.

–¿Puede haber una negociación de último momento que destrabe el conflicto por el decreto que creó el Fondo de Desendeudamiento?

–Que se dialogue no me parece mal, que se busquen alternativas tampoco. Pero dialogar es como hacer el amor: si no hay dos, es difícil. No alcanza con la voluntad del Gobierno. Estamos en un punto donde hay una enorme tensión, se está discutiendo si hay un Ejecutivo que se rinde y deja de dar batallas. El tema de fondo es la cerrada negativa de la oposición a posibilitar que se usen las reservas para pagar la deuda. Quieren forzar al Gobierno a efectuar algún ajuste en la ejecución presupuestaria.

–Desde la oposición aseguran que si las reservas se usan para pagar deuda a los bonistas, la Corte Suprema de Estados Unidos podría avalar un embargo por parte de los fondos buitre.

–Cuando escucho eso me acuerdo de los pronósticos agoreros del tipo “vamos a tener que importar trigo”, “vamos a tener que importar carne”, de las amenazas de todos los males. Lo cierto es que ha habido cinco o seis intentos de embargos y en todos los casos los fallos fueron favorables a la Argentina.

–Otro de los argumentos de la oposición es que pagar la deuda con reservas tendría un efecto inflacionario.

–Eso es una cosa sin sentido. Porque lo que se está haciendo es pagando deuda y achicando costo fiscal. Pagar deuda con reservas tiene efecto monetario neutro: para comprar los dólares no se emite moneda. Si uno mira el flujo de vencimientos de la deuda podría ver que el desembolso se va dando de una manera muy gradual. Dada esa gradualidad, es muy probable que las reservas se incrementen por vía del superávit comercial.

–La semana pasada se dijo que algunos bloques opositores no descartaban un adelantamiento de las elecciones presidenciales.

–El fondo de la cuestión es recortarle al Ejecutivo la capacidad para usar recursos fiscales porque eso le mejoraría sus chances políticas con respecto a 2011. Quieren obligarlo a ajustar, porque si tiene que ajustar le va a pasar lo mismo que sucede en Grecia. Por otro lado, me parece brutal que se quiera hacer tronar el escarmiento con Marcó del Pont. Una semana antes todo el mundo le reconocía idoneidad, transparencia, antecedentes. Ahora ni siquiera cumplieron las formas. Hay un ensañamiento sancionatorio. Los que se llenaron la boca con la seguridad jurídica y del respeto a las formas republicanas, ni siquiera la llaman, no la escuchan, no respetan los plazos.

–¿Qué opina de la posición del otro bloque de centroizquierda?

–Termina siendo funcional al centroderecha. El resultado de esta discusión no va a ser que logremos una reforma fiscal con la que estoy de acuerdo. Esa reforma debería eliminar impuestos distorsivos, bajar el IVA a los artículos de primera necesidad y gravar lo que hay que gravar: el patrimonio y la minería, la actividad financiera, las herencias. Eso lo podemos discutir pero en este caso es sólo un adorno que busca justificar una posición que, si triunfa, llevará a una política de ajuste.

FEDERICO PINEDO

“Discutir una ley”

Por M. P.

Federico Pinedo descuenta que la Justicia abrirá una causa penal contra CFK si el Gobierno avanza con los pagos a bonistas sin tener en cuenta el fallo del fuero Contencioso Administrativo. “No creo que la Presidenta cometa un delito”, dice. Jefe del bloque del PRO en Diputados, Pinedo propone asociarse con Brasil para tomar deuda en el mercado financiero a tasas más accesibles. También cuestiona el uso de reservas porque –asegura– podrían ser embargadas por los fondos buitres. Consultado por la posibilidad de un adelantamiento de las elecciones presidenciales, el diputado macrista aclara que no es partidario de “escalar la situación”.

Cuando se le plantea la paradoja de tomar nueva deuda si existen 47 mil millones de dólares en el Banco Central, Pinedo justifica la búsqueda de un eventual préstamo esgrimiendo números. “Lo que pretendería el Gobierno es que mientras el Banco Central se endeuda al 12, el Gobierno le saca plata al 0,5”, comenta entre risas. Con la primera cifra se refiere al interés que paga el Central por los préstamos en pesos que le ofrecen otros bancos locales, mientras que el 0,5 es la tasa que recibe por sus colocaciones en dólares en el Exterior: las famosas reservas.

–¿La oposición tuvo alguna responsabilidad de que esto haya escalado hasta donde llegó?

–Y... es opinable. Algunos dirán que sí y otros dirán que no. Yo digo que nosotros reaccionamos. Mi actitud es que hay que buscar un ámbito donde se pueda conversar y donde se pueda aportar racionalidad. La economía argentina está en un año excepcional de la economía mundial que nos permite tener acceso a crédito. Por lo tanto, si damos certezas de racionalidad, la Argentina va a tener un buen año económico. Este es un conflicto innecesario. Y tenemos que buscarle racionalidad, conversación y tranquilidad. Esta es mi actitud, definitivamente.

–¿Qué le pareció el discurso de la Presidenta en el que deslizó que no detendrá los pagos a bonistas?

–Desobedecer los fallos de la Justicia es un delito.

–El ministro de Economía, Amado Boudou, anunció que seguirán pagando los vencimientos de deuda.

–En ese caso actuaría la Justicia. Pero hasta donde yo sé están pagando con reservas deudas de organismos multilaterales, lo cual es legal y no está alcanzado por el fallo.

–¿Qué va a pasar en la sesión del miércoles en Diputados?

–Las expectativas son rechazar el nuevo decreto. Pero el objetivo es que se empiece a discutir un proyecto de ley sobre este tema. El objetivo es que el Congreso pueda tratar un proyecto de ley.

–¿Qué alternativa le parece mejor al bloque del PRO?

–Hay que tomar crédito a una tasa razonable.

–¿Cuál sería una tasa razonable?

–La que paga Uruguay, que es del 5 por ciento.

–Pero a la Argentina no le van a dar créditos a esa tasa.

–Depende de lo que haga la Argentina. Si la Argentina hace una propuesta seria, o si pudiera solicitar un acompañamiento de un país importante como Brasil, seguramente podría obtener tasas más accesibles.

–¿Acompañamiento para solicitar el préstamo?

–Acuerdos, acuerdos financieros. Se me ocurre que no habría problemas en tener financiamiento barato.

–¿Existen antecedentes de que se den créditos a dos países asociados?

–Hay mecanismos de avales y garantías que pueden permitir mecanismos razonables de financiamiento.

–El oficialismo asegura que si se cae el uso de reservas para pagar deuda, y además se coparticipa la totalidad del impuesto al cheque, el Ejecutivo se quedaría con un déficit de 40 mil millones de pesos que no estaba previsto en el Presupuesto.

–Primero hay que aclarar las cifras. Los números del Presupuesto requieren revisión. Algunos dicen que hay superávit, la Presidenta dice que necesita 55 mil millones y otros dicen que necesita 80 mil (ríe). Ese es un primer punto para aclarar. Si se llegara a cobrar una parte mayor del impuesto al cheque sería necesario reformar el Presupuesto. Eso quiere decir que las provincias van a gastar más plata y por lo tanto la Nación debería gastar menos, en la misma proporción. Las obras públicas que actualmente hace la Nación en las provincias deberían disminuir y las deberían pagar las provincias.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.