EL MUNDO › DESPUES DEL INCIDENTE POR SUPUESTOS VINCULOS ENTRE ETA Y CARACAS

Chávez y Zapatero se amigaron

En un comunicado conjunto, España y Venezuela condenaron al terrorismo “en todas sus formas” y se comprometieron a seguir trabajando juntos en el tema. Un juez español había acusado a Chávez de apañar una alianza entre ETA y las FARC.

Los gobiernos de España y Venezuela dieron ayer por superadas las diferencias diplomáticas que surgieron cuando un juez español acusó a Caracas de haber amparado una presunta alianza entre las colombianas FARC y el grupo separatista vasco ETA.

“Los gobiernos de España y Venezuela ratifican su más enérgica condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, y se comprometen a seguir colaborando en los ámbitos judicial y policial, implementando efectivamente los instrumentos de cooperación existentes”, señala un comunicado conjunto difundido por ambas Cancillerías.

En el texto, además, el gobierno de Hugo Chávez rechaza y desmiente “las informaciones publicadas sobre una supuesta colaboración con la organización terrorista ETA”, cuyas actividades, agrega, “rechaza sin paliativos”. España y Venezuela declaran también “su firme voluntad de profundizar su relación amistosa y fructífera, basada en una amplia cooperación en todos los ámbitos, incluyendo el de la lucha antiterrorista”.

La nota se conoció apenas un día después de que Chávez calificara de “aceptable” la última respuesta del gobierno español a las diferencias surgidas. Antes, el canciller español, Miguel Angel Moratinos, había aclarado que no había pedido “explicaciones” a Caracas por las acusaciones del juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco, sino sólo “información” respecto de un auto judicial en el que éste señala al gobierno venezolano como cómplice de una presunta relación entre las FARC y ETA.

Según el magistrado, Caracas amparó una alianza entre las FARC y ETA que, supuestamente, planeaba atentar contra políticos colombianos de visita en España, entre ellos el presidente Alvaro Uribe y su antecesor Andrés Pastrana. Según el juez Velasco, hubo una “cooperación gubernamental venezolana en la ilícita colaboración entre las FARC y ETA”.

El gobierno de Chávez enseguida rechazó como “infames” e “inaceptables” las acusaciones y afirmó que éstas se basan en los archivos del computador “supuestamente incautado” al “número dos” de las FARC, Raúl Reyes, muerto el 1º de marzo de 2008 en un ataque del Ejército colombiano a un campamento de la guerrilla en la selva ecuatoriana.

La Asamblea nacional, dominada por el chavismo, votó una resolución de condena a las acusaciones contenidas en el auto del juez Velazco.

El incidente diplomático fue aprovechado en España por el opositor Partidos Pupular, que busca recomponer su imagen de cara a las próximas elecciones después de una serie de escándalos de corrupción que salpicaron a sus principales figuras. “Estas cosas pasan cuando mantienes amistades peligrosas como Hugo chávez y los hermanos Castro”, espetó el líder del PP. Mariano Rajoy, en medio del incidente diplomático.

El gobierno de Zapatero ha anunciado que utilizará su presidencia rotativa en la Unión Europea para intentar un acercamiento entre los países de la zona euro y el régimen comunista cubano, con el objetivo de levantar las sanciones que la UE le ha impuesto a la isla a cambio de mejoras en la política de derechos humanos del régimen castrista.

Compartir: 

Twitter
 

Chávez se enojó, después aceptó el pedido de España, y finalmente se amigó con Zapatero.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.