EL MUNDO › LA POLICIA VIGILARA LAS CALLES Y LOS MILITARES IRAN A LA FRONTERA

El ejército se va de Ciudad Juárez

Mientras la Policía Federal se hace cargo de la vigilancia urbana, el ejército controlará los pasos y las terminales de micros.

El ejército mexicano dejó a partir de ayer de patrullar las calles de Ciudad Juárez, donde será sustituido por 5000 policías federales, que se harán cargo de las labores de vigilancia urbana, anunció el comisionado de la policía, Facundo Rosas. “El día de hoy la Policía Federal toma a su cargo la seguridad en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el contexto de la conclusión del Convenio de Colaboración del Ejército Mexicano con este municipio”, indicó Rosas.

El nuevo esquema no significa un retiro de los soldados de Ciudad Juárez, sino un cambio de funciones, ya que tendrán “el control de la zona rural y en las comunidades ubicadas en el Valle de Juárez”. También se encargarán de vigilar los cruces internacionales hacia Estados Unidos, aeropuertos y terminales de transporte terrestre, además de que tendrán puestos de control en las entradas a la ciudad, donde el año pasado hubo unos 2660 asesinatos.

“La Policía Federal incrementa las capacidades de análisis táctico e investigación de gabinete y campo para la atención de casos de secuestro, extorsión y el combate a las estructuras criminales”, indicó Rosas. La extorsión es uno de los principales problemas que enfrentan los ciudadanos. Es habitual que bandas del crimen organizado exijan bajo amenazas pagos a comerciantes, profesionales, jugadores de fútbol,iglesias, empresas de autobuses urbanos, restaurantes y cualquier tipo de negocio.

El ejército había asumido funciones de seguridad pública hace dos años por la corrupción de las fuerzas municipales. Ahora, 5000 policías federales estarán al mando del Operativo Coordinado Chihuahua, con apoyo de 2800 agentes municipales y 200 estatales. Una de las acciones previstas es la creación de “corredores seguros” en las principales avenidas de la ciudad para que los ciudadanos puedan circular de manera segura, además del reforzamiento de las labores de inteligencia.

El plan forma parte de la nueva estrategia de seguridad “Todos somos Juárez”, puesta en marcha por el presidente Felipe Calderón después del asesinato de dieciséis jóvenes que asistían a una fiesta el 31 de enero. El programa contempla también medidas para fortalecer el tejido social.

El ejército permanecerá en las calles de México diez años más con la misión de combatir al narcotráfico, aseguró el ministro de Defensa, Guillermo Galván, anoche al presentarse ante una comisión de la Cámara de Diputados, a la que le pidió una ley que avale esa actividad. “En este momento, los militares llevan a cabo una tarea que legalmente no les corresponde”, reconoció Galván.

El ministro pidió a los congresistas sancionar el ingreso de soldados a domicilios cuando se persiga un delito en flagrancia o se sospeche que podría cometerse; interrogar a detenidos y retenerlos hasta por 24 horas antes de entregarlos a una autoridad civil, e incluso tomarles huellas dactilares. Además, pidió que se autorice intervenir comunicaciones y suspender espectáculos o el tránsito masivo de vehículos.

Desde diciembre de 2006 el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar de al menos 100.000 soldados contra las bandas del narcotráfico. En el operativo fue involucrada esa cantidad de soldados. Según los medios locales la guerra ya ha provocado alrededor de 19.000 muertes. Organismos defensores de los derechos humanos han acusado a los soldados de violentar las garantías individuales de los mexicanos y exigen el regreso de los soldados a los cuarteles.

Compartir: 

Twitter
 

Efectivos policiales toman posición ayer en las calles de Ciudad Juárez.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.