EL MUNDO › DESACTIVARON UN COCHE BOMBA EN TIMES SQUARE, UNO DE LOS LUGARES MáS CONCURRIDOS DEL MUNDO

Ataque fallido en el corazón de Nueva York

El alcalde Bloomberg dijo que se puso en marcha una profunda investigación para determinar quiénes fueron los responsables de colocar el explosivo de fabricación casera. Faltaban evidencias que respaldaran la reinvidicación de un grupo talibán paquistaní.

 Por Guy Adams *

Las autoridades de Nueva York confirmaron ayer que un coche bomba hallado en Times Square fue desactivado. Según señaló en conferencia de prensa el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, ya se ha puesto en marcha una profunda investigación para determinar quiénes fueron los responsables de colocar el dispositivo explosivo de fabricación casera –pero con potenciales consecuencias devastadoras– en el centro turístico, provocando la evacuación de miles de transeúntes en la noche del sábado. Ayer, en una página web islamista, un mensaje del grupo Los Talibán de Pakistán (Tehrik-e-Taliban Pakistán) reivindicó la autoría del hecho en venganza por la reciente muerte de dos líderes de Al Qaida en Irak, aunque su autenticidad aún no ha sido comprobada.

Todo comenzó cuando un vendedor de remeras callejero advirtió a un patrullero del humo que salía de una camioneta mal estacionada en la calle 45 de la ciudad el sábado por la noche. La policía procedió a revisar la furgoneta de marca Nissan y encontró dentro de la misma contenedores de gas propano, nafta, fuegos artificiales y dos relojes a pila dentro del vehículo, ubicado a pocas cuadras del congestionado Times Square. Aunque el humo ya salía en grandes cantidades desde el baúl de la camioneta, el aparato explosivo fracasó en su detonación.

Tras el hecho, la pregunta central que queda es si el intento de atentado fue llevado a cabo por un grupo extremista aislado, una banda insurgente nacional poco conocida o si en cambio representa un nuevo intento de la organización terrorista Al Qaida de llevar el miedo y el pánico a la ciudad que fue víctima de los devastadores atentados del 11 de septiembre de 2001, hace ya casi nueve años.

“Estamos tomando esto muy en serio. El incidente está siendo tratado como un potencial ataque terrorista”, dijo ayer a la CNN la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano. La funcionaria agregó además que los investigadores del caso se encuentran recolectando evidencia forense que incluye huellas digitales tomadas del vehículo.

Un oficial de policía a caballo fue el primero en descubrir la bomba poco después de las 6.30 de la tarde el sábado, un horario de gran actividad en la “intersección del mundo”, por el intenso tráfico que inunda las calles y por la fuerte presencia de turistas que salen a recorrer al atardecer las calles de Manhattan.

El vehículo, que tenía el motor prendido y sus balizas puestas, estaba indebidamente estacionado en la calle 45, al norte de Times Square y adyacente a varios teatros de la Avenida Broadway que comenzaban a llenarse con la presencia de varios espectadores para las funciones de la noche. Había fuerte olor a pólvora y el humo salía en cantidades de la parte posterior de la furgoneta.

Mientras que la policía y los bomberos bloquearon la zona, la mayoría de los edificios fueron evacuados, al tiempo que un escuadrón de expertos antibombas rompió los vidrios de la Nissan y usó equipos de robótica para observar la bomba. Ahí fue donde descubrieron que el aparato explosivo falló en explotar durante el proceso de detonación.

El auto contenía tres tanques de propano acompañado por dos bidones de nafta, una cantidad indefinida de fuegos artificiales y dos relojes con alarma, adaptados con pilas y cables eléctricos. Después de que se determinó que la zona era segura, las calles aledañas fueron reabiertas en la madrugada de ayer.

“Tuvimos mucha suerte. Gracias al alerta de los habitantes de Nueva York y a la actividad de los oficiales de policía, pudimos evitar lo que podría haber sido un incidente mortífero”, aseguró horas más tarde el alcalde Bloomberg. “Ciertamente, el artefacto podría haber explotado, produciendo importantes consecuencias. Había una cantidad importante de explosivos en el vehículo”, agregó.

Las autoridades de Nueva York obtuvieron los videos de las cámaras de seguridad de la zona en donde se puede ver al auto entrando en el lugar, aunque sin información que pudieran revelar más datos. No hay aún testigos que hayan visto al conductor del automóvil y la camioneta está siendo examinada por el laboratorio forense local. Según trascendió hace pocas horas, se están investigando informes de alguien huyendo de la escena del atentado presuntamente relacionado con el hecho. Aparentemente un hombre blanco de 40 años, según precisó el portavoz de la policía Paul Browne.

Aunque el alcalde Bloomberg calificó a la bomba de “amateur”, otros funcionarios no quisieron disminuir la gravedad del incidente. El responsable de los bomberos en Nueva York, Sal Cassano, afirmó que si el material explosivo hubiera detonado, el estallido hubiese destruido el frente de un edificio completo. “Esto no fue una puesta en escena. Esto no fue una falsa alarma. El incidente fue real y con intenciones de herir a la gente”, aseguró Cassano ante la prensa.

Los investigadores dijeron que no tenìan evidencias que respaldaran la reinvindicaciòn del grupo paquistanì. Aún intentaban develar si Al Qaida estuva detrás del fallido atentado. Aunque la organización históricamante realizó operativos más complejos –del tipo múltiples objetivos con distintos agentes–, la intentona del sábado tiene algunas de las características del grupo extremista.

En 2007, operarios de Al Qaida dejaron dos autos cargados con materiales explosivos similares, hechos a base de tanques de propano, petróleo y teléfonos celulares como detonantes, afuera de Tiger Tiger, un local bailable el oeste de Londres. Ninguno de los coche bomba explotó finalmente, aunque los responsables del incidente –Billal Abdulla y Kafeel Ahmed– fueron arrestados días más tarde en un fallido atentado suicida en el aeropuerto de Glasgow.

Los tanques de propano también son utilizados por terroristas vinculados con Al Qaida para hacer coches bomba en Irak. Y desde ya hace un tiempo existen señales que manifestaron el interés del grupo en volver a tener a Nueva York como objetivo. En febrero pasado, el ex taxista del aeropuerto internacional J. F. Kennedy, admitió sus intentos de hacer bombas para atacar el sistema subterráneo de la ciudad. En noviembre de 2009, dos antiguos residentes de la región de Brooklyn, Wesam el-Hanafi y Sabirhan Hasanoff, fueron acusados de conspiración por brindar datos de computación a la organización terrorista.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

“El incidente está siendo tratado como un potencial ataque terrorista”, dijo la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.