EL MUNDO › CORREA QUIERE QUE SE INVESTIGUE EL ROL DE LOS MEDIOS DURANTE LA REBELION POLICIAL

Tarea para la ONU por el intento de golpe

El presidente ecuatoriano acusó a la oposición y a algunos medios. “Son los mismos que niegan el evidente secuestro e intento de asesinato del presidente –dijo–, tratando de posicionar la idea de que todo fue un montaje.”

El presidente Rafael Correa se mostró ayer dispuesto a que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) investigue el intento de golpe de Estado que sufrió el 30 de septiembre, como había reclamado la oposición. El mandatario ecuatoriano reclamó que la pesquisa del organismo internacional se centre en el rol que asumieron los medios de comunicación durante la sublevación policial.

En declaraciones al diario oficial El Ciudadano, el presidente de Ecuador acusó a algunos medios de comunicación y a sectores de la oposición local por tener una doble moral. “Son los mismos que niegan el evidente secuestro e intento de asesinato del presidente, tratando de posicionar la idea de que todo fue un montaje, un show, de que no hubo intento de golpe de Estado”, acusó Correa. “La ONU podrá observar de primera mano cómo ciertos medios de comunicación vergonzosamente omiten información día a día”, disparó el presidente. Según el mandatario, esas radios, diarios y canales de televisión tomaron partido y desestimaron a los miles de ciudadanos que salieron a las calles a defender al gobierno.

“Estos medios, junto a algunos editorialistas y a cierta oposición maquinadora, se han dedicado a defender a los investigados por la sublevación y conspiración”, denunció el presidente ecuatoriano. También, el jefe de Estado reclamó que los enviados internacionales indaguen por qué un grupo de parlamentarios reclamó inmediatamente que se les concediera una amnistía a quienes se habían levantado contra Correa. Hace un poco más de un mes, varios centenares de policías y efectivos de la Aeronáutica se sublevaron para defender beneficios salariales. Correa fue hasta el principal regimiento de Quito para dialogar con los insubordinados. La respuesta fue violenta: balas de goma, gases y otros proyectiles contra el gobernante. Desde un balcón, Correa increpó a los golpistas: “Si quieren matar al presidente, aquí está”. Después siguieron horas de tensión con Correa secuestrado en el Hospital Policial, hasta que finalmente fue rescatado por las tropas leales. Desde el Palacio de Carondelet, Correa prometió que no habría perdón ni olvido.

La semana pasada, un grupo de asambleístas opositores había dicho que pediría a la Alta Comisionada por los Derechos Humanos de las Naciones Unidas que investigara estos hechos. Para esos sectores contrarios a Correa, lo del 30 de septiembre no se trató de un intento de golpe de Estado, como insiste el mandatario y como lo definió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, entre otros. “Se darán cuenta también de que estos grupos acuden a las instituciones del Estado sólo cuando les conviene; caso contrario corren como vasallos a instancias internacionales, más que nada para hacer ruido y descalificar las acciones de la Fiscalía, Contraloría y jueces, mientras los tratados internacionales observan que deben agotarse las instancias internas”, dijo Correa. “Vamos a la Corte Penal de Roma para que nuevamente queden en ridículo, vamos a las Naciones Unidas, si eso les quita su alma de vasallos”, ironizó el jefe de Estado.

Por su parte, el canciller Ricardo Patiño también repartió críticas a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Desde México, la organización que aglutina a los dueños de los medios de comunicación de la región denunció que habría existido una presión del Ejecutivo ecuatoriano hacia la prensa después de la revuelta. También los integrantes de la SIP criticaron que desde el Palacio de Carondelet, como lo establece la Constitución nacional, se haya ordenado una cadena nacional mientras Correa era mantenido por la fuerza en el hospital.

“Yo quisiera que, en algún momento, la SIP se ponga del otro lado y se pregunte cuánta presión tiene alguna prensa sobre el gobierno de Ecuador”, respondió el jefe de la diplomacia ecuatoriana. “No espere la SIP que este gobierno se quede callado ante las permanentes muestras de sesgo informativo, ante la serie de mentiras que permanentemente se dicen”, añadió.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, afirmó que algunos medios defienden a los golpistas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared