EL MUNDO › BENEDICTO XVI CONVOCó A LOS CARDENALES PARA EL 19 DE NOVIEMBRE EN EL VATICANO

La crisis por las denuncias de pedofilia

La reunión de los cardenales en el Vaticano permitirá analizar una de las peores crisis de la Iglesia Católica. El comunicado dice que se estudiará “la respuesta de la Iglesia a los casos de abusos sexuales”.

El papa Benedicto XVI convocó a todos los cardenales del mundo el 19 de noviembre en el Vaticano para debatir la respuesta de la Iglesia Católica ante los casos de pedofilia que involucran a religiosos. La reunión, anunciada ayer por el Vaticano, se celebrará la víspera del Consistorio, durante el cual el Papa otorgará el título cardenalicio a 24 nuevos religiosos, entre ellos al ecuatoriano Raúl Vela Chiriboga, arzobispo emérito de Quito, y al brasileño Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida.

La presencia de cardenales de todos los continentes en el Vaticano permitirá a la jerarquía de la Iglesia Católica abordar una de las crisis más graves que ha atravesado la institución en su historia reciente, acusada de haber encubierto durante años y en numerosos países a curas que abusaban sexualmente de menores.

“El Papa invitó a los miembros del colegio cardenalicio y a los nuevos cardenales a una jornada de reflexión y de oración el viernes 19 de noviembre”, indicó en una nota el Vaticano. El comunicado dice que se debatirá “la respuesta de la Iglesia a los casos de abusos sexuales”, y agrega que se abordará también el tema del “Anglicanorum coetibos”, es decir el regreso de los anglicanos a la Iglesia Católica. El Vaticano admitió el año pasado la conversión colectiva al catolicismo de los tradicionalistas anglicanos, decepcionados por la visión extremadamente progresista de su iglesia, sobre todo en temas como la apertura a la homosexualidad y la ordenación de mujeres obispos.

Las reuniones serán abiertas por el cardenal estadounidense William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, teólogo, y entre las figuras más cercanas al pontífice. De la reunión deberán participar buena parte de los 203 “príncipes de la Iglesia”, que asistirán el 20 de noviembre al “consistorio ordinario” y resulta una ocasión excepcional para consultar a puerta cerrada a los cardenales sobre el delicado tema.

El pontífice alemán, que fue acusado inclusive personalmente de haber callado un caso hace más de tres décadas cuando era arzobispo en Alemania, optó por la tolerancia cero contra los curas pedófilos tras estallar a finales del año pasado una serie de escándalos en Irlanda. Los escándalos por los abusos a menores empezaron primero en Irlanda, tras la divulgación a finales del año pasado de dos informes oficiales, y se extendieron a Alemania, Austria, Italia, Holanda, Bélgica, además de Estados Unidos y varios países de América latina.

En mayo pasado, durante su viaje a Portugal, Benedicto XVI reconoció ante los periodistas que lo acompañaban en el vuelo papal que la mayor persecución que sufre la institución no viene de los enemigos de “afuera” sino de sus “propios pecados” y reiteró que los culpables deberán responder “ante Dios y la Justicia ordinaria”.

A raíz de los escándalos, el Papa inició una renovación gradual de la Iglesia con la sustitución de obispos en Irlanda, y tomó medidas como nombrar a un delegado especial para controlar directamente la congregación Legionarios de Cristo, cuyo fundador, el mexicano Marcial Maciel, fue acusado de abusos sexuales. En junio, el Papa pidió por primera vez en público “perdón” por los abusos cometidos por curas católicos contra niños. Un mes después, el Vaticano divulgó las nuevas normas contra la pedofilia, las cuales endurecen los procedimientos vigentes, aunque para las asociaciones de víctimas resultaron insuficientes.

Por su parte, una red de víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes calificó como “meras charlas” la próxima reunión del papa Benedicto XVI con sus cardenales. “Es fácil y tentador asumir esta reunión como una señal positiva, pero eso sería irresponsable”, dijo Barbara Blaine, presidenta de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, en inglés), refiriéndose a la convocatoria del Papa.

“Sólo sabremos si se trata de una buena cosa cuando veamos las acciones que resulten de esta reunión. Dejarnos influenciar por meras charlas es traicionar a niños vulnerables y adultos heridos”, dijo Blaine en un comunicado emitido luego de que el Vaticano anunciara la reunión.

Compartir: 

Twitter
 

El Papa llamó a una asamblea de los cardenales de todo el mundo, “a una jornada de oración y reflexión”.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.