EL MUNDO › TREINTA Y DOS MESES DE CARCEL PARA EL SUECO QUE INSTIGO EL CRIMEN

Condenan a un neonazi por robar en Auschwitz

El robo de la tristemente célebre inscripción Arbeit macht frei (“El trabajo nos hace libres”) del campo de exterminio nazi de Auschwitz–Birkenau encontró su epílogo con la condena el jueves en Polonia a 32 meses de prisión de su instigador, el ex líder neonazi sueco Anders Hogstrom. El tribunal regional de Cracovia (sur) condenó a Anders Hogstrom a 2 años y 8 meses de cárcel por incitación al robo del pórtico de la entrada del campo de exterminio creado por la Alemania nazi en el sur de Polonia.

Perpetrado hace un año, este robo provocó una inmensa conmoción en todo el mundo y especialmente en Israel, Polonia y Alemania, entre los antiguos deportados, los sobrevivientes y en la diáspora judía. Aproximadamente un millón y medio de personas, en su gran mayoría judíos, fueron asesinados sistemáticamente en el campo de concentración de Auschwitz. Hoy convertido en museo, es uno de los símbolos más poderosos en el mundo del memorial del Holocausto.

Anders Hogstrom, de 34 años, purgará su pena en Suecia, conforme a un acuerdo con la Justicia sueca, declaró el portavoz del tribunal, Rafal Lisak. Hogstrom será transferido a Suecia inmediatamente después de que el veredicto pueda ejecutarse, dentro de siete días, precisó.

En un primer momento, Hogstrom afirmó que él era sólo un intermediario en este caso, pero no se ha identificado a otro responsable del robo. Conforme a un acuerdo con la fiscalía polaca, Hogstrom se declaró finalmente culpable y aceptó la pena de 32 meses de cárcel. Sobre él podía haber pesado una pena de hasta 10 años de reclusión, según la legislación polaca. Dos polacos implicados en este robo y juzgados el jueves junto a Hogstrom fueron condenados a 28 y 30 meses de cárcel, señaló Lisak.

Detenido en febrero en Estocolmo y extraditado después a Polonia, Anders Hogstrom fundó y dirigió entre 1994 y 1999 el Frente Nacional-Socialista, un partido neonazi sueco que luego desapareció, antes de distanciarse del neonazismo, al punto de ser considerado como un arrepentido modelo.

El pórtico metálico, que mide unos cinco metros de largo, fue robado el 18 de diciembre de 2009. Tres días más tarde fue encontrado, partido en tres pedazos. El fiscal del caso dijo que está convencido de que el robo se hizo por razones financieras. Después de la sentencia, Hogstrom se dirigió al tribunal y dijo: “Acepto el veredicto”.

Los cinco ladrones polacos involucrados fueron inmediatamente detenidos. Tres de ellos fueron condenados en marzo a penas de entre un año y medio y dos años y medio de cárcel por “robo y degradación de una obra perteneciente al patrimonio mundial de la Unesco”. También tuvieron que pagar una multa de 10 mil zlotys (2500 euros, 3285 dólares) cada uno.

Después del robo, el Museo de Auschwitz, que tenía una copia de la inscripción Arbeit macht frei, sustituyó el original desaparecido.

Una vez encontrada la pieza, el pórtico fue confiado a los especialistas para repararlo. La restauración sigue su curso y la dirección del museo no ha decidido todavía si la inscripción original volverá a ser colocada en la entrada del campo o se guardará en los depósitos del museo.

Desde que tuvo lugar el robo, el museo reforzó las medidas de seguridad para frenar otros posibles actos criminales en el lugar, que comprende unas 200 hectáreas e incluye varios edificios. Entre 1940 y 1945, la Alemania nazi exterminó en Auschwitz-Birkenau a cerca de 1,1 millón de personas, un millón de entre ellas judías. Las otras víctimas de este campo fueron sobre todo polacos no judíos, gitanos y prisioneros soviéticos.

Compartir: 

Twitter
 

El cartel robado con la tristemente célebre inscripción.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.