EL MUNDO › COMO ERA DE ESPERAR, LA DIPLOMACIA NORTEAMERICANA DESCONFIABA DE EVO MORALES

Las terribles wikirrevelaciones llegan a La Paz

Coincidiendo con la oposiciòn centroderechista, el gobierno estadounidense tenía muchas dudas de que en 2009 se haya abortado un complot para asesinar al presidente boliviano, Evo Morales, y sospecha que el gobierno hizo un montaje para deshacerse de opositores en la rica región de Santa Cruz, según cables filtrados por Wikileaks. Los cables, de mediados de mayo de 2009, publicados en el diario español El País, un duro crítico del gobierno boliviano, y tomados ayer por la prensa local, se refieren a un operativo policial el 16 de abril de 2009 en un hotel de Santa Cruz que terminó con la muerte de tres mercenarios europeos y la detención de dos más, a los que el gobierno acusó de planificar el asesinato de Morales. Ese grupo estaba dirigido por el boliviano-húngaro, Eduardo Rozsa, que fue uno de los abatidos y que tenía un largo historial como activista ultraderechista y violento.

Según lo comunicado por la embajada estadounidense al Departamento de Estado, el operativo dejó “enormes dudas” y en cambio sirvió para que el gobierno boliviano pudiera perseguir a líderes cívicos y políticos de Santa Cruz, acérrimos enemigos de Morales. “En reuniones en La Paz, un contacto cercano a líderes de Santa Cruz dijo a un funcionario estadounidense que el vicepresidente Alvaro García Linera y el ministro Juan Ramón Quintana planearon la secuencia de eventos en los últimos meses, incluyendo el reclutamiento del grupo de Rozsa”, señala el cable de la sede de Estados Unidos.

Según el informe, este plan quería “tumbar a Branko (Marinkovic, líder cívico y tambièn con un nutrido historial violento y ultraderechista), Rubén Costas (gobernador de Santa Cruz) y otros”. También señala que “los rumores de reclutamiento por parte del gobierno de los supuestos mercenarios no pueden ser verificados” aclaraba el cable.

Las indagaciones de la fiscalía –respaldadas por el gobierno y puestas en duda por la oposición– intentan descubrir los nexos políticos y militares de Rozsa Flores, un personaje con ideas filonazis y enemigo declarado de Evo Morales a quien definía como un dictador comunista. Junto a Rozsa Flores murieron sus compañeros Michael Dwyer, irlandés, y Arpad Magyarosi, rumano-húngaro y fueron capturados Elod Toasó, húngaro, y Mario Francisco Tadic, boliviano-croata, actualmente detenidos en una cárcel de La Paz.

A raíz de estas acusaciones muchos líderes de derecha huyeron del país, entre ellos el empresario Marinkovic, jefe de los grupos blancos de choque de Santa Cruz

Compartir: 

Twitter
 

García Linera, el vicepresidente de Bolivia.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.