EL MUNDO › EL EJéRCITO ENVIó REFUERZOS A LA CIUDAD BASTIóN DE LA OPOSICIóN

Siria sofoca la revuelta en Deraa

Ayer fue el segundo día en que las fuerzas enviadas por el presidente Bashar Al Assad realizaron un operativo militar con tanques en esa ciudad. Allí, desde hace más de un mes, comenzó una ola de protestas contra el gobierno.

El ejército sirio envió ayer refuerzos a la ciudad de Deraa, donde siguió disparando contra los habitantes y dejó un saldo de por lo menos seis muertos por disparos de las fuerzas de seguridad. Esto sucedió al día siguiente de una violenta represión que dejó al menos 25 muertos y llevó a Estados Unidos a plantear “sanciones” contra Damasco. Deraa, una ciudad en el sur de Siria, es el epicentro de la oposición.

Disparos retumbaron ayer de manera incesante y cadáveres permanecían tirados en las calles de Deraa, en el segundo día de un operativo militar con tanques en esa ciudad, donde hace más de un mes comenzó una ola de protestas contra el gobierno de Bashar Al Assad. En tanto, organizaciones de derechos humanos sirias afirmaron que al menos 500 personas fueron detenidas anoche y esta madrugada en barrios de Damasco y en la norteña localidad costera de Jableh horas después de la letal represión con tanques en Deraa, que según activistas y lugareños dejó al menos 25 muertos.

“La mezquita Abu Bakr Asidiq es blanco de intensas ráfagas y un francotirador está apostado en la mezquita de Bilal Al Habachi. Hay tanques y barreras instaladas en las entradas a la ciudad y un tanque en la plaza Kaziet Al Balad, en el centro de la ciudad”, lo que impide a la gente ingresar en Deraa, dijo un militante de derechos humanos, Abdalá Abazid. El director del grupo Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdul-Rahman, dijo que las autoridades cortaron las comunicaciones con Deraa, por lo que se hace muy difícil confirmar la información de manera independiente. Un residente de la ciudad que hablaba con un teléfono celular jordano –no afectado por el corte de las comunicaciones– dijo que las tropas continuaron ayer desplegadas en las calles disparando al azar contra viviendas y que decenas de cadáveres seguían tirados en las calles porque nadie se anima a recogerlos.

Grupos de derechos humanos sirios e internacionales estiman que más de 350 personas murieron desde que empezó el levantamiento en Deraa y se extendió al resto de Siria. Un tercio de esas personas murieron en los últimos tres días, en una señal de persistencia o crecimiento de la protesta incluso pese a la respuesta oficial. Las movilizaciones y protestas, semejantes a recientes revueltas contra otros gobernantes del mundo árabe, comenzaron como un reclamo de mayor apertura democrática y derechos civiles, pero con la represión y las muertes escalaron a pedidos de renuncia de Assad, en el poder desde 2000, y la caída de su “régimen”.

El gobierno dice que las protestas son una “conspiración externa” instrumentada por “pandillas armadas” de extremistas islámicos.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debatió ayer una declaración propuesta por cuatro potencias europeas que quieren condenar la violenta represión del régimen de Al Assad. Las consultas sobre la declaración, propuesta por Gran Bretaña, Francia, Alemania y Portugal, comenzaron después de que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, informara a los 15 miembros del Consejo sobre la situación en Siria y otros sucesos mundiales. Ban expresó su “creciente preocupación” por la sangrienta represión contra los manifestantes en Damasco. Italia y Francia llamaron al régimen sirio a “detener la violenta represión”, dijo el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi, tras entrevistarse con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que calificó de “inaceptable” la brutalidad de las fuerzas de seguridad sirias.

El lunes, Estados Unidos anunció que estudiaba “sanciones selectivas” contra los dirigentes sirios. La cancillería francesa reclamó ayer medidas fuertes de la ONU y de la UE, al tiempo que Londres aseguró que trabaja con sus socios europeos sobre “la posibilidad de medidas adicionales”.

Turquía, que mantiene estrechos lazos con Siria, reclamó a las autoridades de Damasco avances en las reformas.

Compartir: 

Twitter
 

Miembros de organizaciones humanitarias protestan en la embajada siria en Ankara.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.