EL MUNDO › ITALIA ANUNCIA QUE DESBLOQUEARA 350 MILLONES DE EUROS DE LIBIA

Periodistas liberados y dinero para reconstruir

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Mientras el primer ministro, Silvio Berlusconi, se encontraba en Milán con el jefe del gobierno provisional de Benghazi, Mahmoud Jibril, las agencias difundían la noticia de que los cuatro periodistas italianos secuestrados el miércoles en Trípoli habían sido liberados. Pero no había relación causal entre una cosa y la otra, sólo una coincidencia, aunque ambos hechos se referían al país norafricano que desde marzo vive en guerra civil.

Los enviados especiales de Il Corriere della Sera de Milán, Elisabetta Rosaspina y Giuseppe Sarcina; de La Stampa de Turín, Domenico Quirico, y del diario católico Avvenire de Roma, Claudio Monici, iban el miércoles en un auto por una calle semidesierta de Trípoli, cerca de la llamada Plaza Verde, cuando personas armadas les salieron al paso y los obligaron a bajar del auto. Habían llegado sin saberlo a una zona dominada por los leales a Khadafi. El conductor del auto fue maltratado y luego asesinado ante ellos y los periodistas, obligados a ir a una casa donde pasaron la noche. Les robaron todo, desde los celulares al dinero. Fueron liberados en la mañana de ayer por dos jóvenes leales a Khadafi. “Esto demuestra que hay buena gente en los dos lados”, comentó Sarcina.

“Pensé que moriríamos, en cambio fuimos salvados por dos jóvenes”, contó por su parte Quirico. Monici dijo a la redacción de su diario que “fueron los peores momentos” de su vida.

“Cuando nos obligaron a bajar del auto preguntándonos quiénes éramos, si éramos de la OTAN, si seguirían los bombardeos, por qué estábamos ahí, me di cuenta del peligro. Estaban muy nerviosos, enojados, con los ojos rojos. Cuando comenzaron a pegarle al conductor, creo que él comprendió que había llegado el fin”, contó Monici.

Mientras tanto en Milán, Berlusconi daba los primeros pasos concretos para cristalizar su acercamiento a la nueva Libia. Así, luego del encuentro con Jibril en la mañana de ayer, el primer ministro anunció que Italia desbloqueará 350 millones de euros de Libia, que están congelados en bancos de la península, para ayudar al gobierno provisional de Benghazi en las tareas de reconstrucción que deberá emprender a breve plazo. Se trata sólo de una parte de los fondos congelados en Italia desde poco después de que comenzara la guerra civil en marzo. Aunque “la batalla de Trípoli aún no ha terminado”, como dejó bien aclarado el jefe del Consejo Nacional Transitorio de Benghazi, Libia necesita fondos para poder comenzar su reconstrucción. Por eso Jibril voló a París el miércoles para encontrarse con el presidente Nicolas Sarkozy.

Con Jibril “hemos hablado del elevado número de muertos y de la situación precaria en la que se encuentra la población, buena parte de la cual hasta carece de agua”, añadió Berlusconi. Para ayudar a este proceso, se decidió crear una “comisión bilateral” que responda a los pedidos del gobierno transitorio. El canciller Franco Frattini será el representante italiano en esa comisión.

Mahmoud Jibril, por su lado, dijo ante los periodistas que el gobierno transitorio se había trasladado ayer de Benghazi a Trípoli, pero que la nueva Libia no podría iniciar el camino de la reconstrucción sin dinero. “Es necesario recoger las armas abandonadas y pensar en la formación de un verdadero ejército. Debemos reconstruir las centrales eléctricas destruidas por los bombardeos de Khadafi, organizar la reapertura de las escuelas el mes próximo y el tratamiento de los heridos. Estas son nuestras prioridades. Pero para eso necesitamos dinero. No hay que olvidar que muchas personas no han recibido salarios en estos meses”, subrayó.

El dinero retenido en Italia es sólo una parte de los miles de millones de euros y de dólares libios acumulados en bancos de todo el mundo, además de inversiones y coparticipación en empresas. Según la prensa italiana, el banco central libio y la Libyan Investment Authority tienen cerca de 168.000 millones de dólares en el extranjero, 50.000 millones de los cuales depositados en bancos de al menos nueve países europeos y buena parte de ellos congelados en el marco de las sanciones impuestas por Naciones Unidas poco después de comenzar la guerra civil.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.