EL MUNDO › LA ONU LO CONDENO Y EL PREMIER TURCO LO COMPARO CON HITLER

Más presión sobre el presidente de Siria

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió la renuncia del presidente Bashar al Assad para evitar lo que calificó como un mayor derramamiento de sangre. “Por la salvación de su pueblo, de su país y de la región, deje ahora el poder”, clamó desde Ankara.

Por su parte, la Asamblea General de Naciones Unidas hizo escuchar su voz al condenar, mediante una resolución difundida ayer, la represión y persecución que el gobierno sirio implementa para contrarrestar las manifestaciones en contra del régimen de Assad. Según el texto de la resolución, que fue llevado al recinto por la Comisión de Derechos Humanos, la ONU invitó al gobierno de Damasco a que ponga en práctica el plan de acción de la Liga Arabe.

Con un tiro por elevación al líder sirio, Erdogan se refirió a Adolf Hitler, Benito Mussolini, Nicolae Ceausescu y Muammar Khadafi como casos de dictadores que combatieron a su propio pueblo. “Si querés ver quién combatió contra su propio pueblo, mirá a la Alemania nazi, a Hitler, Mussolini, mirá la Rumania de Ceausescu”, agregó Erdogan. “Y si no te basta la lección de todos esos ejemplos, mirá al líder de Libia que usaba tus mismas expresiones y fue muerto hace sólo 32 días”, insistió. Después de Jordania, Turquía es el segundo país de la región que exige la inmediata renuncia de Assad. Erdogan aclaró, sin embargo, que el reclamo de dar un paso al costado no incluye el apoyo a una intervención extranjera en Siria.

“La guerra civil total se ha vuelto una posibilidad real”, dijo el premier británico, David Cameron, tras un encuentro con el presidente turco, Abdullah Gül. Y destacó que Turquía y la Liga Arabe habían demostrado su liderazgo al presionar al gobierno de Damasco para que detenga la represión violenta de las manifestaciones opositoras. El premier británico consideró que el mundo debe ejercer presiones coordinadas sobre el régimen sirio y debe comprometerse con los movimientos opositores, que podrán representar a todos los sirios en una fase de transición.

El Ejército Libre Sirio (ESL) –que agrupa a militares que se suman a las protestas contra el gobierno–, acusó al jefe chiíta iraquí Moqtada Sadr de enviar milicianos a Siria para apoyar la represión. “Hay grupos armados que arriban a Siria para apoyar al ejército. Lo confirmaron civiles sirios cuyas casas fueron asaltadas y reconocieron a los milicianos por su acento”, aseguró el mayor Maher Nuaimi, vocero del consejo militar del ESL, en una entrevista publicada en el diario saudita Asharq al Awsat. Según el portavoz, dos aviones civiles aterrizaron hace tres días en el aeropuerto militar de Hama, con numerosos combatientes de Moqtada Sadr.

La agencia oficial de noticias siria reportó que las fuerzas de seguridad mataron en enfrentamientos en Homs a cuatro personas consideradas terroristas, entre ellas Khaled al Rajeh, conocido como “Bandar”.

Compartir: 

Twitter
 

Bashar al Assad, condenado por la ONU y criticado en Turquía.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared