SOCIEDAD › PIDEN LA DESTITUCION DE UN MAGISTRADO POR PRESUNTA CONDUCTA ANTISEMITA

El juez que canta himnos nazis

Un funcionario judicial lo denunció en el Consejo de la Magistratura bonaerense. El juez, relató, se lamentó ante testigos por tener “un hijo zurdo”, hizo el saludo hitleriano y cantó canciones de alabanza al régimen nazi.

 Por Soledad Vallejos

El secretario de un tribunal bonaerense pidió al Consejo de la Magistratura provincial el jury y la destitución de un camarista porque “su conducta es impropia de un magistrado”. En su denuncia, el abogado Darío Langleben refiere que, ante testigos, el juez de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Morón Juan Manuel Castellanos se reivindicó como “germanófilo puro”. Luego, “se cuadró golpeando los talones, y, alzando la mano, realizó el clásico saludo hitleriano. Sin solución de continuidad comenzó estentóreamente a cantar canciones de alabanza al partido nazi”. Hasta entonces, refiere la presentación, el juez Castellanos se había limitado a contar la desazón porque su hijo era “zurdo, defensor del Che Guevara y cristinista”.

El denunciante, de fe judía, señala en su escrito que lo sucedido “no puede tener otra dirección que injuriar, ofender y lacerar los más íntimos sentimientos de nuestra comunidad y de todas las personas de bien”, por lo que pide el enjuiciamiento del magistrado y su remoción. La Asociación Judicial Bonaerense y la CTA respaldaron la denuncia, al tiempo que repudiaron “la conducta antisemita” y “pro-nazi” de Castellanos. En la misma sintonía, la Federación Judicial Argentina dio a conocer su “solidaridad” con Langleben y acompaña el pedido de juicio político “por violación a la legislación vigente”.

Consultada por este diario, Débora Kott, del Departamento de Asuntos Jurídicos de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), aseguró que la entidad pedirá “que se investigue en forma exhaustiva” lo sucedido porque, de confirmarse lo denunciado, la continuidad del juez “resultaría inadmisible”.

La denuncia fue presentada el viernes de la semana pasada ante el secretario permanente de enjuiciamiento de magistrados y funcionarios del Consejo de la Magistratura provincial, Ulises Giménez. En el escrito, de doce páginas, al que este diario tuvo acceso exclusivo, se refiere que el episodio ocurrió el 11 de octubre pasado, “en un pasillo de la Sala III del Tribunal”. El secretario letrado Darío Langleben conversaba con otro funcionario cuando el juez Juan Manuel Castellanos se aproximó para de-sarrollar tema de conversación propio. De acuerdo con la denuncia, el juez “comenzó a relatar una situación de enojo que según decía tenía con un hijo suyo, porque le había salido zurdo, defensor del Che Guevara, guerrillero que tiene 40.000 muertos en su haber, y además es cristinista”. “Indignado”, Castellanos remarcaba “que eso no podía ocurrirle a él, que es un germanófilo puro, repitiendo el juez como para destacarlo: ‘germanófilo puro’. Acto seguido expresó: ‘yo que canto canciones’, y en simultáneo, en actitud militar, se cuadró golpeando los talones y alzando la mano realizó el clásico saludo hitleriano”. Instantes después, “comenzó estentóreamente a cantar canciones de alabanza al partido nazi”.

En el escrito, Langleben comenta que esa “desencajada imagen que transmitía el doctor Castellanos” era similar a “una escena que es común ver en películas o documentales alusivos al régimen hitleriano y en los actos del movimiento de sus seguidores”. Langleben explicó a este diario que él y Castellanos se conocen hace años y que el juez, en cuyo juzgado se desempeñó un año, no puede ignorar “que profeso la fe judía”. Por ello, explicó, el escrito presentado ante el Consejo concluye que lo sucedido “no puede tener otra dirección que injuriar, ofender y lacerar los más íntimos sentimientos de nuestra comunidad y de todas las personas de bien”. De allí que Langleben pida la destitución de Castellanos, amparado en la ley provincial 13661, que estipula las “Normas de procedimiento para el enjuiciamiento de magistrados y funcionarios”, y cuyo artículo 21, en el inciso f, contempla como causante “la realización de hechos o desarrollo de actividades incompatibles con la dignidad y austeridad que el cargo judicial impone”.

La Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y la CTA se solidarizaron con Langleben y pidieron la remoción del camarista Castellanos. “Conductas como la de este magistrado resultan inadmisibles para nuestra sociedad y en particular en el ámbito del Poder Judicial, encargado de observar y sancionar aquellos actos reñidos con la Constitución y las leyes”, afirma la carta que la AJB dirigió a la presidenta del Consejo de la Magistratura provincial, Hilda Kogan. La CTA, amén de solidarizarse con Langleben, repudió “la conducta antisemita y pro-nazi” del magistrado.

Débora Kott, de la DAIA, aseguró que la entidad pedirá “que se investigue en forma exhaustiva” lo sucedido porque, de confirmarse lo denunciado, la continuidad del juez “resultaría inadmisible”. “Máxime –agregó– teniendo en cuenta el cargo que detenta la persona denunciada.”

Lengleben continúa trabajando como auxiliar letrado de la presidencia de la Cámara.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Darío Langleben, denunciante, de origen judío, acusó al juez de “injuriar a nuestra comunidad”.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared