SOCIEDAD › NO CREEN QUE EL CRIMEN DE GASTON HAYA SIDO DURANTE UN ASALTO Y ANALIZAN CIRCULOS DE CONOCIDOS

La hipótesis de robo con media pende de un hilo

El fiscal liberó a los dos detenidos porque no les encontraron prueba alguna que los vinculara con el crimen. Entre otras hipótesis analizan círculos de conocidos del chico. Se realizaron cuatro detenciones luego de los incidentes del lunes.

 Por Horacio Cecchi

Dos liberados y cuatro detenidos es la síntesis de la mañana judicial de ayer en Miramar, un día después de la marcha que conmovió a la ciudad balnearia, especialmente a sus vidrios, realizada como repudio al crimen del chiquito Gastón Bustamante, de 12 años, y que derivó en incidentes con más formato de movida política que de reclamo de seguridad. Los cuatro detenidos –con pruebas, según el fiscal Rodolfo Moure– lo fueron por los disturbios. Los dos liberados, en cambio, habían sido detenidos como sospechosos del homicidio, sin pruebas, porque eran albañiles, trabajaban al lado, tenían antecedentes que según el propio fiscal no alcanzaron siquiera a ser condenas y, por lo tanto, la jueza Rosa Frende ordenó que fueran liberados. “No voy a detener a nadie por presión de la gente”, aseguró Moure antes de liberarlos. La hipótesis del robo con media se sostiene de un hilo, mientras que las miradas de los investigadores también buscan en círculos de conocidos.

La primera versión, la del robo, cerró tan rápidamente que nadie se puso a recordar la rareza de que un asalto seguido de homicidio en Miramar es tan poco común que el último, según los memoriosos locales, ocurrió hace más de una década. El caso De Groot, que tampoco está claro que se haya tratado de un robo.

Es cierto que el barrio Las Palmas, donde vivía Gastón, en 48 y 23, pasando la vía, el otro Miramar, el no balneario, sufre robos permanentes de poca monta. Los investigadores supieron que el padre de Gastón había cobrado pocos días antes una indemnización de 20 mil pesos. Y la primera sospecha es que alguien que conocía el dato, entró a robar el dinero. Pero el dinero estaba. Tampoco cierra demasiado el nuevo rubro de robo con media, es difícil imaginar a un ladrón buscando una media para dominar a un chico, y mucho menos que lo asfixiara con ella. Las primeras informaciones de la autopsia parecen indicar que el chico no murió inmediatamente porque la media quedó relativamente floja, lo que también mueve a suspicacias de los investigadores, aunque un vecino asegurara que había ingresado para ayudar a la madre y que había encontrado la prenda muy ajustada.

Otra de las cuestiones que enfrenta la versión del robo es que ocurrió en un horario inusual, las 10 de la mañana. Lo único en que se sostiene la idea de robo es en el faltante de dinero, 200 o 300 pesos, según el padre, y en que el televisor había sido colocado sobre la mesa como quien quiere moverlo. Las puertas no fueron violentadas, si bien en Miramar es costumbre dejarlas sin llave.

Los dos detenidos de inmediato son dos primos, albañiles ambos, que fueron detenidos sin pruebas, porque trabajaban o viven en el lote contiguo, porque uno de ellos tiene antecedentes penales que ni siquiera alcanzan a condena (como afirmó el fiscal), y porque les tocó el incómodo lugar de perejiles calma-prensa.

El propio Moure convalidó el criterio cuando informó que “se hicieron una serie de tareas periciales (posteriores a la detención) y además hemos allanado su domicilio y, por el momento, no hay ningún elemento que los comprometa en el expediente. Por eso dispuse su inmediata libertad, pese a que se los seguirá investigando”.

Las pruebas periciales realizadas son “seis huellas digitales y palmares levantadas por los peritos de la Policía Científica”, reveló Moure. “Esas huellas fueron comparadas con las de estos dos aprehendidos y el cotejo dio negativo”, subrayó el fiscal. Es muy probable que las huellas pertenezcan a las personas que entraron a ayudar a la madre. A la medianoche habían allanado los domicilios y después de dejar todo patas para arriba se determinó que no se había encontrado “elemento que los comprometa”. Incluso, la búsqueda fue tan fina que hasta intentaron detectar huellas de pisadas desde la casa de los albañiles hacia la vivienda de Gastón. Sin resultado.

“Ayer aclaré que no podíamos decir que se trataba de los autores del hecho, ni que el caso estaba esclarecido”, explicó Moure antes de liberarlos y después de asegurar que “no voy a detener a nadie por presión de la gente”.

La búsqueda de responsabilidades en el caso de la media toalla –tal es la denominación técnica de la prenda– sigue “contrarreloj en tres líneas investigativas que podrían dar sus frutos”, aseguró Moure, aunque negó que se estuviera investigando a algún familiar del chiquito. Alguna de estas líneas apunta a descartar el robo y a un grado de conocimiento con la víctima que tampoco está precisado.

Por cuerda separada, el fiscal ordenó la detención de cinco personas por los graves incidentes ocurridos la noche anterior, cuando apedrearon la comisaría y el edificio municipal. Una de ellas, un adolescente, fue entregado a sus padres. Los otros cuatro, de entre 21 y 30 años, quedaron detenidos. Moure explicó que los cuatro quedaron detenidos acusados de “daño agravado e incendio” que prevé una pena de hasta diez años de prisión. “Mi intención es que queden detenidos, por lo menos hasta que se resuelvan sus excarcelaciones”, señaló el fiscal y subrayó que de ellos sí contaba con pruebas, obtenidas de “videos de los distintos canales de noticias”.

Ayer también, una multitud participó de la ceremonia en el cementerio municipal de Miramar. Miles de personas a pie y en autos marcharon en una fila que se extendió por treinta cuadras, encabezadas por los padres y los cinco medio hermanos de Gastón, que permanecieron hasta el cierre del nicho. Luego, Raquel Prado, prima de la madre del niño, pidió a los vecinos, en nombre de ella, que no realizaran una nueva marcha, para evitar posibles incidentes y que, en todo caso, pidieran justicia desde sus casas.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La casa de Gastón, en el barrio Las Palmas, de Miramar, en las calles 48 y 23.
Imagen: Gentileza Diario La Capital de Mar del Plata
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared