EL MUNDO › AL MENOS 62 MUERTOS POR UN BOMBARDEO DE EE.UU.

Atacan al EI en Mosul

Aviones F16 efectuaron los bombardeos en Irak. Fuentes médicas en Mosul indicaron que recibieron en los hospitales a un gran número de cadáveres carbonizados.

Al menos 62 jihadistas del Estado Islámico (EI) murieron ayer y otros 102 resultaron heridos en un bombardeo estadounidense contra un centro de entrenamiento de los extremistas cerca de la ciudad iraquí de Mosul. El jefe de seguridad de la provincia norteña de Nínive, Mohamed al Bayati, explicó que la aviación lanzó 14 misiles contra el cuartel en el momento en el que los combatientes estaban reunidos en su patio. En tanto, el presidente de Francia, François Hollande, confirmó que su país lanzará  ataques aéreos en Irak contra el grupo islamista, pero descartó enviar tropas o bombardear objetivos en Siria.

Al Bayati precisó que entre los fallecidos en el ataque de la aviación norteamericana hay cuatro dirigentes del EI, dos de ellos de nacionalidad libia y otros dos tunecinos. La instalación atacada, ubicada en la zona de Hamam al Alil, a 25 kilómetros al sur de Mosul, había sido la sede de la Facultad de Agricultura hasta que los jihadistas la tomaron como centro de entrenamiento militar.

Aviones F16 de Estados Unidos efectuaron los bombardeos y se suman a los que ya sobrevuelan el país desde que el pasado 8 de agosto el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara el inicio de esas operaciones.

Según Al Bayati, el Estado Islámico no permite a los civiles acercarse al campo y trasladar a los heridos a los hospitales o enterrar algunos de los cadáveres, que han quedaron carbonizados.

Sin embargo, fuentes médicas indicaron que recibieron en los hospitales a un gran número de muertos y heridos, así como cadáveres carbonizados, como consecuencia del bombardeo. El miércoles, las fuerzas kurdas o peshmergas hallaron 40 cadáveres de combatientes del EI en la zona de Al Qazar, a 22 kilómetros al nordeste de Mosul, dijo Riad al Sauaryi, portavoz del partido Unión Patriótica del Kurdistán, una de las principales formaciones de esa región autónoma iraquí.

Mosul, la segunda ciudad de Irak y capital de Nínive, se encuentra desde junio último bajo el control del EI, que declaró el día 29 de ese mes un califato en las zonas que domina en Irak y Siria.

Paralelamente, desde el Palacio del Elíseo, Hollande sostuvo que el apoyo de Francia a Estados Unidos es necesario para la propia seguridad de su país. “Esta mañana decidí responder a la solicitud de las autoridades iraquíes de suministrar apoyo aéreo. No iremos más allá de esto. No tendremos tropas sobre el terreno. Y actuaremos sólo en Irak. Nos llamaron en Irak, no en Siria. Respetaremos las reglas internacionales”, señaló el mandatario.

El anuncio de Hollande convirtió a Francia en el primer país en confirmar públicamente que se suma a la campaña de ataques aéreos contra el EI. El presidente francés estuvo en Irak la semana pasada y esta semana lideró una conferencia en París donde más de 30 países acordaron participar del esfuerzo internacional, prometiendo distinto tipo de asistencia, desde política y económica a militar.

Por otra parte, el EI difundió ayer un video en el que un reportero gráfico británico, John Cantlie, revela por primera vez que es rehén de la milicia, se dice abandonado por su gobierno y promete contar “la verdad” sobre sus captores y el relato “manipulado” de los medios de comunicación occidentales en próximas emisiones. “Sé lo que están pensando: ‘Sólo está haciendo esto porque es un prisionero. Tiene un arma que lo apunta a su cabeza y lo están obligando a hacer esto’, ¿no?”, dijo Cantlie, sentado en un escritorio y sin despegar la vista de la cámara.

“Bueno, es verdad, soy un prisionero. No lo puedo negar. Pero dado que fui abandonado por mi gobierno y mi destino está en manos del Estado Islámico, no tengo nada que perder. Quizás viva, quizás muera”, agregó. El fotógrafo, que habló de una manera relajada y pausada que parecía ser producto de repetidos ensayos, contó que fue secuestrado en noviembre de 2012 en Siria. El británico dijo haber trabajado para medios como los diarios Sunday Times, Sun y el Sunday Telegraph.

El diario británico The Guardian afirmó que el gobierno del Reino Unido les había pedido a los medios de ese país que no informaran del secuestro de Cantlie, que según el diario tiene 43 años, porque consideraban que una cobertura mediática aumentaría la amenaza contra su vida.

Compartir: 

Twitter
 

Un miliciano kurdo vigila atrincherado al sur de Erbil, Irak.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.