EL MUNDO › EN PARANá, GOBERNADO POR EL PSDB DE BRASIL

Represión a los docentes

Más de 210 manifestantes resultaron heridos ayer en Curitiba, capital del estado brasileño de Paraná –gobernado por el opositor PSDB–, después de que la policía estadual reprimiera la protesta docente. Los profesores reclamaban desde hace días la modificación de las reglas de jubilación. Para impedir que los maestros ingresaran en la sede legislativa, los agentes de los batallones especializados de la policía militarizada lanzaron bombas de gas lacrimógeno, balas de goma y chorros de agua. El operativo de seguridad contó además con autobuses del batallón de choque, camiones de los bomberos, tropas de caballería y perros.

Según la prefectura de Curitiba, 213 personas resultaron heridas y 42 de ellas tuvieron que ser trasladadas a hospitales cercanos con lesiones de importancia. Hay 8 en grave estado. El gobierno regional indicó que hubo 20 efectivos policiales heridos.

En la protesta participaron funcionarios públicos que también serán afectados por el proyecto de ley que originó la movilización y que prevé, entre otros puntos, un cambio en el origen de los recursos destinados a la seguridad social. Muchos de los heridos fueron atendidos en la sede de la alcaldía, ubicada frente a la Asamblea Legislativa. El alcalde de Curitiba, Gustavo Fruet, ordenó la evacuación del edificio para que los heridos pudieran ser atendidos allí. “Parece una plaza de guerra”, describió Fruet el lugar en su cuenta de Twitter.

Poco después de que los enfrentamientos cesaran, el alcalde agregó que mucha gente era atendida en la sede municipal y habló de más de 100 heridos. Al menos seis escuelas de la región suspendieron las clases debido a los disturbios y a que en algunos locales el gas lacrimógeno afectó a los niños. Los gases también afectaron a los legisladores que debatían en la sesión de la Asamblea, que debió ser suspendida por algunos minutos, pero que, pese a los incidentes, acabó aprobando el proyecto rechazado por los maestros.

El proyecto de ley fue enviado por Beto Richa, gobernador de Paraná –estado fronterizo con Paraguay y la Argentina–, y fue rechazado por los sindicatos de los profesores universitarios, de educación primaria y secundaria. En Paraná, Richa es delfín de Aécio Neves por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). El punto más cuestionado de la iniciativa es el que establece que los beneficios jubilatorios de 33.556 funcionarios de 73 años o mayores sean financiados a través del Fondo de Previsión Social, que se basa en aportes de los funcionarios.

Hasta ahora, los beneficios de ese grupo se pagaban con dinero proveniente del Fondo Financiero, que se nutre con recursos de la gobernación. El temor de los maestros y profesores es que, con los años, su caja jubilatoria presente déficit. La gobernación pretende ahorrar con la nueva normativa al menos 125 millones de reales (unos 41,6 millones de dólares) al mes. Los maestros acampan desde el lunes frente a la sede legislativa para intentar evitar la votación del proyecto. El martes se produjeron choques con efectivos de la policía, pero fueron de menor magnitud.

El gobierno de Richa emitió un comunicado donde responsabilizó a personas ajenas a los sindicalistas por los disturbios y reconoció únicamente cuatro heridos entre los manifestantes. Agregó que los “reiterados intentos” de invadir el lugar culminaron con “la acción de defensa de las fuerzas policiales”, enviadas para cumplir “una orden judicial de protección a la Asamblea y su libre ejercicio democrático”.

“Uno de los hechos más cobardes fue que la policía llegó a tirar bombas en la alcaldía de Curitiba, donde los manifestantes corrieron para buscar refugio”, indicó el gremio docente a través de su página de Facebook. El profesor universitario Sérgio Gadini comparó el gobierno de Paraná con una dictadura regional de Brasil. “Ellos no respetan los derechos humanos. Nunca vi a un gobierno movilizar a un cuerpo de policía tan grande para una movilización pacifica”, subrayó el docente. En las redes sociales circularon numerosas fotografías que mostraban a personas con heridas de bala de goma en la cara y a otras cubriéndose con pañuelos para tratar de contrarrestar el efecto de los gases lacrimógenos.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.