EL MUNDO › LA INFORMACIóN SOBRE LOS BLANCOS LA ENTREGó UN PRISIONERO

Atacan el arsenal químico del Estado Islámico

El Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmó ayer haber lanzado varios ataques contra instalaciones de un programa de armas químicas del Estado Islámico. El portavoz Peter Cook señaló ayer en Washington que las informaciones sobre los blancos fueron proporcionadas por un prisionero que era miembro de alto rango de la milicia y que fue entregado al gobierno de Irak.

Cook no quiso dar más detalles sobre los operativos por razones de seguridad. Se limitó a sostener que las fuerzas están seguras de que los ataques debilitaron el programa químico de la milicia. Los servicios secretos de Estados Unidos acusan a la organización terrorista de haber perpetrado al menos 12 operativos con gas pimienta, en su mayoría en territorio sirio, pero también en Irak. Se sospecha que hubo otros tres episodios. Estados Unidos aseguró que las víctimas de los ataques fallecieron a causa de la explosión de las granadas y no del gas.

“Demostraron estar dispuestos a utilizarlo. Para nosotros, eso ya es causa suficiente de preocupación”, dijo Cook.

La coalición “realizó múltiples ataques aéreos que han perturbado y debilitado la capacidad del EI de producir armas químicas”, declaró el portavoz durante una conferencia de prensa en el Pentágono. Estos ataques pudieron ser realizados gracias a las informaciones suministradas por un especialista en armas químicas de la organización jihadista que ha proclamado un califato en territorios de Siria e Irak, que fue capturado por fuerzas especiales de Estados Unidos, preció Cook.

Se trata de Sulayman Dawud alBakkar, alias Abu Dawud, cuya detención fue realizada la semana pasada en Irak por la unidad de fuerzas especiales ETF (“Expeditionary targeting force”), desplegada recientemente por Estados Unidos para capturar o matar a los cuadros de Estado Islámico y obtener información. El detenido fue entregado el miércoles a las autoridades iraquíes, después de haber sido sometido a interrogatorio.

En febrero, el coordinador de los servicios de inteligencia, James Clapper, y el director de la CIA, John Brennan, acusaron abiertamente Estado Islámico de utilizar armas químicas en Irak y Siria, específicamente gas mostaza. Ese gas –que produce daños en las vías respiratorias, ceguera transitoria y ampollas dolorosas– fue utilizado por primera vez por los alemanes en Bélgica en 1917. Desde 1993 la ONU prohibió su uso.

Un jihadista decepcionado entregó una lista con las fichas de 22.000 miembros de la organización Estado Islámico (EI), con sus direcciones, teléfonos, contactos familiares y hasta grupo sanguíneo. Se trata de las fichas que los voluntarios del EI llenan al integrarse al grupo, y revelan que la mayoría de ellos son de países árabes, seguidos por franceses, alemanes y británicos. El canal de televisión británico Sky publicó ayer detalles de esta lista de la que hablaron ya el lunes algunos medios alemanes.

La información figura en una memoria USB, sustraída al jefe de la policía interna de la organización jihadista. De ser auténtica, podría tener efectos devastadores para el grupo que controla amplias franjas de Siria e Irak y reivindica atentados letales en Africa y los países occidentales.

Las autoridades alemanas dieron por buena la información referente a sus ciudadanos jihadistas, pero de momento no ha habido más reacciones oficiales.

El ministro de Interior alemán, Thomas de Maziere, dijo que la lista allanará el camino para “realizar investigaciones más rápidas, más claras, y conseguir sentencias de cárcel más duras”, además de “para entender mejor las estructuras” de la organización.

Los documentos fueron sustraídos por alias Abu Hamed, un ex combatiente del Ejército Sirio Libre (ESL) que adhirió al EI.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.