EL MUNDO › SE LANZA A LAS LEGISLATIVAS HABLANDO DE SEGURIDAD Y TERRORISMO

Bush usa el 11-S para hacer campaña

 Por José Manuel Calvo *
Desde Washington

Aunque ninguna boleta llevará impreso el nombre de George W. Bush, el presidente estadounidense abre con fuerza la campaña de las legislativas de noviembre para tratar de evitar que los republicanos pierdan el control de una o de las dos cámaras. En vísperas del quinto aniversario de los atentados del 11 de septiembre, Bush habló ayer por tercer día consecutivo de la guerra contra el terrorismo. Objetivo: que los votantes la tengan presente y, de ser posible, la identifiquen con la de Irak, para equilibrar las críticas a esta última con el rendimiento electoral del debate sobre la seguridad.

“En los últimos cinco años hemos llevado a cabo una campaña sin precedentes contra el terrorismo y esa campaña ha triunfado a la hora de proteger a nuestro país”, dijo Bush en Atlanta, ante una importante audiencia. El de ayer fue un acto más en el camino hacia la conmemoración, el próximo lunes, de los atentados que hace cinco años quitaron la vida a casi tres mil personas en Nueva York, Washington y Pennsylvania. La estrategia ha sido cuidadosamente diseñada para lanzar la última campaña electoral del presidente, una en la que no se juega la reelección, la cual ganó en 2004, sino algo casi tan importante: las consecuencias políticas y personales que tendría el control demócrata de la Cámara o del Senado. Dicho control podría poner en marcha comisiones de investigación de imprevisibles consecuencias sobre Irak, las escuchas secretas y otras decisiones de Bush.

Ante tamaño reto, la idea de la Casa Blanca es sencilla: la guerra de Irak es un peso en las campañas de reelección de congresistas y senadores, que tienden a distanciarse de Bush para evitar el contagio. La desunión es garantía de catástrofe y permite la ofensiva de los demócratas, de forma que se trata de hacer hincapié en lo que se hizo y en lo que queda por hacer en la guerra contra el terrorismo, para cambiar el debate. “Están convencidos de que cuanto más esfuerzos se hagan para que los votantes tengan presentes los asuntos relacionados con la inseguridad y los temas de defensa, mejores son las posibilidades de ganar de los candidatos republicanos. Y eso es lo que explica todos estos discursos de estos días de Bush”, señaló Philip Gordon, de la Brookings Institution.

Hace una semana, Bush equiparó a los terroristas con la insurgencia iraquí; el martes citó a Bin Laden para recordar que la amenaza sigue vigente; el miércoles develó el secreto peor guardado del mundo –la existencia de cárceles secretas de la CIA– y anunció que 14 sospechosos de ser importantes responsables de Al Qaida ya están en Guantánamo. El presidente hizo de la necesidad virtud: ante la decisión de junio de la Corte Suprema de anular las comisiones militares especiales, lanzó el reto al Congreso de que aprobara con urgencia un nuevo sistema para juzgar a los detenidos de Guantánamo. Ese debate, que se desarrollará en las próximas semanas, encaja a la perfección en el guión que quiere poner en primer plano la discusión sobre seguridad y terrorismo: ningún congresista quiere ser acusado en su distrito de ser blando con tipos como Khalid Sheikh Mohammed y Ramzi Binalshibh, acusados de organizar los atentados del 11S.

Bush recupera la iniciativa y reta a sus adversarios en el terreno que domina. En las legislativas de 2002, los demócratas, paralizados aún por la onda expansiva del 11-S, tuvieron miedo de ser acusados de debilidad ante el terrorismo y no opusieron resistencia a nada. Ahora, la situación es completamente distinta, aunque sólo sea porque Irak no es lo que era y porque el índice de popularidad de Bush está en el 40 por ciento. Pero según Gordon, el mecanismo puede volver a funcionar. “Acertada o equivocadamente, los republicanos han disfrutado siempre de ventaja en asuntos de seguridad nacional. Podría pensarse que después de cinco años de fracasos políticos en ese sentido deberían haberla perdido, pero ellos creen que no y, francamente, quizá tengan razón. Los demócratas aún no han elaborado una estrategia coherente alternativa. Y siempre que la gente tiene miedo de algo, tiende a votar al republicano, por la imagen de partido más duro, más resuelto a la hora de defender Estados Unidos.”

Si los demócratas consiguen –y no es fácil– que los moderados del partido lleven la voz cantante y, lo que es más importante, si son capaces de coordinarse con los republicanos moderados o independientes como John McCain y Lindsey Graham, que están elaborando una alternativa al proyecto de la Casa Blanca sobre las nuevas comisiones militares, podrán evitar un debate que no jugará en su favor en noviembre. En caso contrario, se arriesgan a perder la oportunidad de recuperar el poder en el Congreso.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.