EL PAíS › OPINION

Blumberg dispuesto a vigilar y castigar

 Por Artemio López *

El PRO y Recrear han ofertado a Blumberg la candidatura a gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Fracasado el intento de Roberto Lavagna, que definitivamente no funciona en la magnitud requerida como para transformarse en un polo electoral donde el conjunto del arco de derecha pudiera hacer “voto útil” contra Kirchner, la derecha dura se apresta entonces a medir sus propias fuerzas y se prepara.

A tal efecto, la selección de Blumberg en Bs. As. es obvia, la derecha política recurre a la derecha social para suturar imaginariamente su crisis de representación que hasta hoy le impide tener expectativas electorales efectivas para el año 2007.

Bajo el vértigo inducido por los estudios de opinión con la inseguridad al tope de la agenda de problemas de los encuestados, la figura de Blumberg ocupa de manera aparentemente “plena” el lugar de cruce entre expectativas ciudadanas y oferta electoral. Se ha encontrado al fin el candidato perfecto.

Sin embargo, esta aparente plenitud que satisface las demandas de la “opinión pública” es en rigor un “vacío” que se resiste a ser representado. En este sentido, los puentes tendidos por la derecha entre “lo social y lo político electoral” serán inexorablemente dinamitados como fueran sucesivamente quebradas las expectativas electorales que en su momento se volcaron sobre la figura –hoy abandonada a su suerte si que funesta– de Luis Abelardo Patti, cuyo eje para construirse como oferta electoral significativa fue también el tema inseguridad. Sin embargo, el ex comisario nunca superó el 10 por ciento de los votos provinciales y su desarrollo electoral fue sostenido casi exclusivamente por sectores medios altos y altos, con escasa o nula intervención sobre electorado de clase media baja o el estrato bajo que en la provincia de Buenos Aires representan en conjunto el 70 por ciento del padrón electoral distrital.

La articulación nacional dominante para el votante constituido por “la inseguridad” en su opción de voto con histórica predilección distrital por Luis Patti fue en su momento la figura de Domingo Cavallo, en tanto el horizonte político de este ciudadano bonaerense tipo fue la constitución de un “partido del orden” con valores republicanos típicos de los sectores medios altos y altos que encapsulan el tema “inseguridad” en el universo de los “temas jurídico-policiales”. Como se sabe, éste es un seguro fracaso electoral en un distrito donde la justicia provincial y la policía bonaerense, para un conjunto muy mayoritario de ciudadanos pobres y de clase media baja, no sólo no resuelven sino que forman parte central del problema de inseguridad que los afecta con creciente intensidad.

Sucede que, a diferencia de los sectores medios altos y altos, para la mayoría absoluta de los muy amplios sectores populares bonaerenses, la Justicia y la policía “son parte” del problema de “inseguridad “ y no de su solución. En este universo cultural tan complejo de los sectores populares, donde el mundo está literalmente “al revés”, Juan Carlos Blumberg es una representación vacía, cuando no una fuente más de inseguridad extrema dispuesto a vigilarlos y castigarlos a ellos, a sus hijos y nietos, antes que a resolver el estado de inseguridad e incertidumbre creciente en que se desarrollan sus muy difíciles condiciones de vida cotidiana.

* Director de Consultora Equis.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.