EL MUNDO › ARGENTINA Y BRASIL ENTRARIAN EN EL PROCESO DE LIBERACION DE REHENES DE LA GUERRILLA

Francia ofrece recibir a presos de las FARC

Tras el anuncio de los rebeldes de que liberarían a tres cautivos, entre ellos la ex compañera de fórmula de Betancourt, París indicó que podía ser el destino a donde vayan los presos guerrilleros en un eventual canje con el gobierno colombiano. Participarían países de América latina y Europa.

 Por Eduardo Febbro
desde París

Alvaro Uribe tiene cañones sin municiones apuntando hacia él. Pero están ahí, al acecho de sus gestos y decisiones. La iniciativa tomada por las FARC de liberar unilateralmente a tres rehenes –Clara Rojas, su hijo Emmanuel y la parlamentaria Consuelo González– ha puesto al mandatario colombiano en el ojo del ciclón y activado algunas opciones que ya estaban entre las cartas del juego: el presidente venezolano Hugo Chávez, depositario, según el comunicado de las FARC, de la entrega de los rehenes; Francia, que por medio de su primer ministro, François Fillon, ayer anunció que podría recibir a los guerrilleros colombianos actualmente presos; Brasil y la Argentina, dos actores regionales que en las últimas semanas entraron en el accidentado proceso de los rehenes en poder de las FARC.

En una entrevista difundida por las emisoras Europe 1 y Radio Francia Internacional (RFI) François Fillon reveló que Alvaro Uribe le expresó el deseo de que Francia pudiera recibir a los guerrilleros de las FARC presos que, en caso de acuerdo, podrían ser liberados. El jefe de gobierno respondió que “Francia indicó que estaba disponible para hacerlo, con otros países europeos y de América latina”. El tema del destino de los guerrilleros detenidos en Colombia y que forman parte del siempre mal llamado acuerdo humanitario no es nuevo. París ya había adelantado que no se oponía a recibirlos. Sin embargo, la intervención de Fillon oficializa esa posibilidad al tiempo que incluye en el esquema a países de la región, en especial Argentina y Brasil.

La familia de Ingrid Betancourt exigió de inmediato un gesto del presidente colombiano. Su hija Melanie dijo a Radio Francia Internacional que la anunciada liberación de los rehenes modificaba la situación: “Frente a un gesto así todo cambia. Alvaro Uribe no puede decir que las FARC no quieren hacer cosas. El día en que los rehenes sean liberados Uribe no puede permanecer indiferente. Tiene que entender que hay que comenzar a negociar con las FARC”. Fabrice Delloye, el ex marido de Ingrid Betancourt, afirmó ayer que la liberación de los tres rehenes “estaba en curso”. Según Delloye, que citó a un emisario con el cual mantiene contactos, “los rehenes dejaron la zona de seguridad de las FARC”. Esa información no fue confirmada por ninguna otra fuente, tanto más cuanto que Hugo Chávez, en quien recae la responsabilidad de decidir en qué territorio se entregarán los rehenes, no dio aún instrucciones públicas. Los familiares saludaron al unísono la participación de Chávez en el proceso del cual, luego de haber sido incluido por Uribe con el estatuto de mediador, fue excluido por el mismo mandatario colombiano. “Este gesto (de las FARC) es la confirmación de que Chávez es un inevitable y que su mediación es esencial”, dijo la hermana de la rehén franco-colombiana Ingrid Betancourt, Astrid Betancourt.

Nicolas Sarkozy saludó lo que todo el mundo llama “el gesto” de las FARC. La presidencia francesa estimó que “esos desarrollos, si se confirman, crearán un contexto favorable para actuar sin demora a favor de una solución humanitaria del conjunto de la cuestión de los rehenes”. Es notorio destacar que el jefe de las FARC, Manuel Marulanda, no respondió al llamado personal que le dirigió el presidente francés hace unas semanas y en el cual le pedía que liberara a Ingrid Betancourt antes de Navidad. Ingrid Betancourt, cuya foto fue desplegada el miércoles en la avenida Champs Elysées, es, para las FARC, la rehén más valiosa debido al constante interés que Francia ha mostrado en ella. Estados Unidos actuó de manera más desinteresada frente a los tres rehenes norteamericanos que integran el esquema del acuerdo humanitario. Washington, a través de sus representantes diplomáticos en Colombia, llegó a decir que esos rehenes estaban “en fase terminal”. Muchos protagonistas del oprobio injustificable de los rehenes se sintieron molestos o criticaron la unilateralidad con que se trataba el caso, es decir, el hecho de que sólo se insistiera en la liberación de Betancourt y no en la de los demás secuestrados. Sin embargo, sean cuales fueren sus resortes, esa insistencia puso en la agenda mundial el destino de todos los secuestrados. Sin la bandera de Ingrid, los rehenes habrían caído en el olvido de la comunidad internacional. Hasta no hace mucho ni siquiera los países vecinos habían dado un paso para acortar el infierno del secuestro.

Quedan por delante días inciertos. Tal como lo había hecho hace dos semanas el presidente Uribe, las cancillerías buscan aliados en los países de América latina. Algunos declinaron la invitación, otros –Argentina y Brasil– ofrecieron su participación activa. Quienes trabajan para destrabar la madeja observan que ahora se trata de concretar en un marco de seguridad la entrega de los tres rehenes, de evitar que Chávez se lleve todos los laureles, de que las FARC hagan con ello un show, de impedir que Uribe recurra a la fuerza para sacarse de encima la presión que, invariablemente, lo llevará a aceptar una negociación a la que no está dispuesto. Se trata también de mantener abiertos los canales del diálogo para obtener la liberación de los demás rehenes del acuerdo humanitario –45 a cambio de 500 presos de las FARC– y, sobre todo, de empujar a ambas partes a una mesa de negociaciones que encaminaría el proceso hacia un acuerdo global de paz y, por consiguiente, al fin de la extorsión política que consiste en secuestrar gente para servirse de ella como pieza de negociación. La hija de Ingrid Betancourt dijo ayer a RFI: “El mundo debe mirar hacia el presidente Uribe. Es quien debe ahora hacer un gesto unilateral si no quiere asumir la responsabilidad”. El primer ministro francés se pronunció en el mismo sentido cuando señaló que es Uribe quien “debe permitir la liberación de Ingrid Betancourt”. La familia de Betancourt interpeló ayer a Estados Unidos a fin de que presione a Uribe para que le dé prioridad a la solución pacífica. El tiempo y las presiones empiezan a faltar. Informaciones concordantes adelantan que en las últimas semanas el ejército intensificó sus bombardeos contra las posiciones de la guerrilla. Las FARC abrieron ayer un espacio inédito. La vida de los rehenes –700 en total– es un péndulo que oscila entre la negociación y la muerte.

Compartir: 

Twitter
 

La foto de la ex candidata franco-colombiana Ingrid Betancourt fue desplegada en la avenida de los Champs Elysées.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.