EL PAíS › CON EL AVAL OFICIALISTA, LAS CAMARAS SE ALINEARON CON EL GOBIERNO

El Congreso repudió a EE.UU.

En un duro debate, en el que apelaron a la dicotomía histórica Braden o Perón y hasta reapareció el caso Al Kassar, la oposición fracasó en el intento de interpelar al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y al canciller, Jorge Taiana, por el affaire de la valija venezolana.

 Por Eduardo Tagliaferro

Motorizado por el oficialismo, ambas cámaras del Congreso aprobaron ayer un proyecto que repudia “la nefasta operación impulsada por Estados Unidos” en el caso de Antonini Wilson y rechazó el pedido de interpelación al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, planteado por la oposición. El kirchnerismo se mantuvo fiel a su estilo. La semana pasada la presidenta Cristina Fernández de Kirchner calificó como “operación basura” a la acusación de la Justicia norteamericana sobre que los 800 mil dólares que el venezolano Guido Antonini Wilson traía en su valija eran para su campaña. Ayer, senadores y diputados subieron la apuesta. Embanderados en un discurso antiimperialista, calificaron la acusación como “una operación de inteligencia”, reclamaron la extradición del llevavalija y repudiaron al gobierno de los Estados Unidos. No faltaron las apelaciones al peronismo de 1945 y a los enfrentamientos de Juan Domingo Perón con la administración norteamericana. El bonaerense José María Díaz Bancalari equiparó al actual embajador norteamericano, Earl Anthony Wayne, con el emblemático Spruille Braden. Está claro que Wayne no es Braden ni Fernández de Kirchner es Perón. Aún así, y merced a su amplia mayoría, el oficialismo rechazó el pedido de interpelación al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, presentado por la oposición.

- El fantasma de Al Kassar en el Senado. Desde el martes al mediodía las reglas de juego estaban claras. El oficialismo había aceptado discutir el reclamo de la oposición. La voz cantante la llevó el radical jujeño, Gerardo Morales. El titular de la UCR comenzó afirmando que “el gobierno hizo todo lo posible para que no encontremos la verdad en el caso de las valijas”. Recordó que, en consonancia con el discurso oficial, la jueza Marta Novatti calificó al hecho como una “contravención aduanera”, lo que permitió que Antonini Wilson abandonara el país. También destacó que fue el radicalismo el que pidió que se calificara al delito como lavado de dinero. Luego de señalar que jueces y fiscales tienen miedo al gobierno, Morales, destacó que Victoria Bereziuk, ex secretaria del titular del Occovi, Claudio Uberti, y pasajera del charter en el que viajaban los dólares venezolanos, declaró que Antonini Wilson “habría ingresado a la Casa Rosada el lunes 6 de agosto”. Morales destacó también que, en un reportaje público con una radio porteña, la fiscal del caso, Luz Rivas Diez, admitió que el ingreso de Antonini a la Casa de Gobierno era un dato que un testigo había declarado en el expediente.

El oficialismo respondió en la voz del jefe de su bancada, el rionegrino Miguel Angel Pichetto. Copiando el estilo que la actual Presidenta solía tener cuando era senadora, repasó algunos titulares de los diarios. Desacreditó la acusación norteamericana, dijo que en ella no se mencionaba que los fondos fueran para la campaña de Fernández de Kirchner y se mostró sorprendido porque el nombre de la Presidenta quedó estampado en la primera plana de “un diario histórico”. Recordó que apenas asumió su presidencia, el colombiano Ernesto Samper fue acusado de financiar su campaña con fondos del Cartel de Cali y que nunca pudo desprenderse del estigma. Por un exceso de sinceridad o porque envió algún mensaje cifrado, Pichetto señaló que el caso de Antonini Wilson “me hace acordar al caso Monzer Al Kassar”. Luego de unos minutos de silencio y ante la mirada de todos sus pares, aclaró: “salvando las distancias y sin justificar a Al Kassar”. La foto del sirio traficante de armas visitando la Casa Rosada y obteniendo una corbata menemista para sacarse la foto con la que obtuvo en tiempo record un pasaporte argentino quedó flotando en el Senado.

- Braden presente en Diputados. Los diputados también aceptaron otorgarle a la oposición un espacio para sus reclamos. Aunque también impuso su mayoría para expresar el “más enérgico repudio al agravio” y “el manto de sospecha urdido por el Departamento de Justicia para con la Argentina y la presidente Cristina Kirchner”.

La votación fue por 128 diputados a favor, 63 en contra y 16 abstenciones. Casi los mismos números con que el kirchnerismo rechazó la convocatoria para que Jorge Taiana y del ministro de Justicia, Aníbal Fernández, brinden una “exposición” sobre la causa de la valijas.

Pero la oposición dividió su voto. La CC, el PRO, la UCR, lavagnistas y partidos provinciales votaron en contra del repudio al agravio estadounidense y reclamó la explicación de los ministros en el recinto. En cambio, el ARI, la cordobesa Norma Morandini y el economista de la CTA, Claudio Lozano, esquivaron replicar la votación que unificó a toda la oposición contra la reforma al Consejo de la Magistratura: no acompañaron el proyecto oficialista ni el pedido del resto del arco opositor.

Patricia Vaca Narvaja defendió el proyecto oficialista y reclamó a la oposición por la falta de acompañamiento al pedido de extradición de Antonini Wilson. Los kirchneristas Jerónimo Vargas Aignassi y Edgardo Depetris criticaron el viaje a Miami de diputada de la CC, Patricia Bullrich, como una sobreactuación” opositora. Bullrich repasó la causa judicial que se tramita en los Estados Unidos y ofreció la “desgrabación” de la audiencia de Miami para fundamentar sus críticas al gobierno.

La oposición devolvió la bofetada y el jefe de la bancada de la CC, Adrián Pérez, acusó al oficialismo de “sobreactuar” su “antiimperialismo”. “Ahora solicitamos extradición y le echamos las culpas al imperialismo yankee”, se sumó el radical Juan Acuña Kunz en medio de los abucheos oficialistas.

En un extenso debate, ni los debutantes Lidia Satragno (Pinky) y Felipe Solá se privaron de hablar. A la conductora le pereció “una demasía” la declaración de repudio a otro país; para el ex gobernador bonaerense el “tema de la valija, se trata de un problema entre Venezuela y Argentina”, en el que nada tiene que ver Estados Unidos.

El arista disidente Eduardo Macaluse, le dio cierto crédito a “la supuesta operación política” del Departamento de Estado pero reclamó explicaciones al Gobierno. Lozano hizo el mismo reclamo pero calificó como “operación política” la causa abierta en Miami, pero en contra de la República Bolivariana de Venezuela. Miguel Bonasso criticó la política provocativa de Estados Unidos y se negó a avalar la interpelación a “un canciller de la dignidad” de Taiana. José María Díaz Bancalari, ahora dentro del bloque oficialista, comparó la situación con la vieja consigna de “Braden o Perón”.


Se mueven los bloques

El bloque oficialista Frente para la VictoriaPJ en la Cámara de Diputados sufrirá las primeras bajas. Como lo adelantó Página/12, la porteña Vilma Ibarra, la bonaerense Victoria Donda y la cordobesa Cecilia Merchán formarán su propio bloque junto al socialista Ariel Basteiro, que bautizaron Encuentro Popular. Hasta ayer, el oficialismo contabilizaba a las legisladoras como propias, aunque reconocieron a última hora el pedido de la conformación del bloque, que ahora serán “aliados” al oficialismo. Uno de los planteos de los díscolos fue la negativa a compartir el bloque con diputados como Luis Barrionuevo. El líder gastronómico no fue a la reunión del bloque oficialista -como sí lo hizo su esposa Graciela Camaño y se sentó ayer cerca de los aliados del macrismo que comanda Francisco De Narváez. Allí, Barrionuevo recibió la oferta de pasarse a las filas del empresario. Quedó en pensarlo, pero el que ya firmó el pase fue su cuñado y también diputado Dante Camaño.

Compartir: 

Twitter
 

Tanto en Diputados como en el Senado, el Frente para la Victoria impuso su mayoría.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.