EL PAíS

“Vamos a cuidar a la Presidenta para que no la sometan a desgastes”

El ex presidente Néstor Kirchner reforzó ayer sus críticas a los Estados Unidos por la “operación basura” con la que involucró a la Argentina y Venezuela en el affaire de la valija con 800 mil dólares que intentó ingresar al país Antonini Wilson.

Los abrazos y los flashes comenzaron pasada la una del mediodía. Desde la entrada de la sede donada en 1997 por Carlos Menem para el funcionamiento de la Federación Argentina de Municipios (FAM), intendentes de todo el país esperaban ansiosos la llegada del ex presidente Néstor Kirchner. “Nosotros la vamos a defender, la vamos a cuidar, la vamos a apoyar a nuestra Presidenta para que no la sometan a desgastes inútiles con cosas que la Argentina no tiene nada que ver”, aseguró Kirchner en el acto, acompañado por los ministros de su esposa, Alberto Fernández, Florencio Randazzo y el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli. Amparándose en “los derechos civiles” de “un ciudadano más”, el ex mandatario opinó de los temas de la agenda nacional, pero se dedicó con esmero a insistir en la teoría de la “operación basura” que denunció Cristina Fernández días atrás. Acusó directamente a “funcionarios lamentables” como el ex subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos Roger Noriega, que “se dedicó a desestabilizar la región permanentemente” porque “siempre estuvo contra los intereses de la integración latinoamericana”. Además, repitió que “una banda de mafiosos no puede manosear al gobierno argentino y los argentinos tenemos que reaccionar con todas nuestras fuerzas”.

La sala estaba llena de corbatas y trajes oscuros. Se pusieron de pie para aplaudir la entrada de Kirchner, a quien algunos todavía no se acostumbraron a llamarlo ex presidente. Desde temprano se sabía que el auditorio serviría para sumar repercusiones sobre el caso de los 800 mil dólares que el empresario Guido Antonini Wilson intentó ingresar a la Argentina. El presidente de la FAM, Julio Pereyra, fue quien introdujo el tema que los municipalistas venían discutiendo allí “desde las 8 de la mañana”. “¿Qué le pasa a Estados Unidos que nos ataca?”, se preguntó Pereyra, reelecto intendente de Florencio Varela.

Después de que lo invitaran a ser socio vitalicio de la Federación, Kirchner respondió a las críticas por sus declaraciones sobre el caso de la valija. “No tienen por qué ponerse nerviosos cuando uno habla, uno siempre habla de la visión que tiene de la realidad”, explicó y aprovechó para hacer referencia a dos noticias del día: la condena a “integrantes de la dictadura militar que cometieron tropelías de todo tipo” y el fallo contra “los que asesinaron vilmente y secuestraron” a Diego Peralta.

Las causas por violaciones a los derechos humanos le sirvieron de nexo a un Kirchner tranquilo para volver a la carga sobre el gobierno estadounidense. “Nosotros sabemos que en los años de plomo se utilizaban las herramientas de los golpes militares para desestabilizar a los gobiernos populares, desgastarlos y después golpearlos. Sabemos que después se movieron con acciones institucionales y ahora se estructuran desgastes de tipo mediático”, analizó el ex presidente.

“A los dos días de haber asumido esta nueva Presidenta salen con este artero ataque. Esto no es casualidad”, afirmó y pasó a argumentar. “La Presidenta dijo que le preocupaba la situación de Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC dentro de la selva Colombiana, y que buscaba el canje humanitario porque lo humanitario estaba por arriba de cualquier circunstancia y evidentemente, esto con las contradicciones del ‘Plan Colombia’ que lleva EE.UU. allá, los pone en una situación de disgusto.” En este sentido, Kirchner defendió la aprobación de las leyes antiterroristas impulsadas por la administración Bush. “Nosotros condenamos el terrorismo global, pero no avalamos la violación global de los derechos humanos como el caso Guantánamo.”

Lejos de los cargos pero no de la prensa, el ex presidente revalidó sus críticas a los medios: “Si desde la Argentina estuviéramos protegiendo a alguien que le pide la extradición de Estados Unidos nos dirían que protegemos delincuentes, protegemos mafia y tendríamos una campaña internacional e interna de algunos medios tremendamente difícil”.

Aunque sin nombrarla, apuntó sin piedad contra Elisa Carrió, que había salido a criticar duramente la postura del Gobierno. “Cuando no se tienen ideas, cuando se pierde por 23 puntos y se dice que se le hizo trampa, cuando se supo ser empleado o empleada del gobierno militar y cuando ahora se puede ser tranquilamente empleada de Noriega, no respondamos”.

Al final, la cola de intendentes que empujaban por sacarse una foto con Kirchner colmaba el pequeño salón contiguo, lleno de regalos para el ex mandatario. La sorpresa la dio Fernando Espinoza, de La Matanza, cuando sacó un misterioso maletín plateado que se lo entregó en medio de los chistes. Las bromas se terminaron cuando lo abrió y había un juego de utensilios para hacer un asado. “Para que nos invite ahora que va a tener más tiempo”, le insinuó.

Informe: Sebastián Abrevaya.

Compartir: 

Twitter
 

El ex presidente Néstor Kirchner estuvo reunido con la Federación de Municipios.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.