EL PAIS › EN LA PEOR SEMANA FINANCIERA, LAS EMPRESAS PRESENTARON BALANCES RUTILANTES

Ganar a pesar de todo

Sobre 40 compañías que mostraron sus resultados en la Bolsa, 34 registraron fuertes ganancias. Lo lograron pese al lockout rural. Las cifras contrastan con un clima económico enrarecido.

 Por Cristian Carrillo

Fue una semana extraña en la Bolsa de Comercio. Hubo caras largas, gestos de preocupación, nerviosismo, con una caída del índice líder, el MerVal, del 5,7 por ciento en cinco jornadas. El derrumbe bursátil acompañó un retroceso todavía más estrepitoso de los bonos de la deuda argentina, de entre 11 y 12 por ciento en los principales papeles. El Gobierno, a su vez, debió pagar una tasa del 15 por ciento –la misma de 2001, antes del default– por la emisión de un título por 1000 millones de dólares que compró la administración de Hugo Chávez. El mercado interpretó que al convalidar esa tasa –el doble de la que pagaba el Estado hace un año—, el Ejecutivo dio una señal de que necesita recursos para cumplir con los compromisos de deuda. Pero mientras ese clima negativo se instalaba en el recinto de 25 de Mayo y Sarmiento, las empresas que allí cotizan empezaron a presentar sus balances semestrales. Y la sorpresa fue mayúscula: la gran mayoría, incluso las alimentarias supuestamente afectadas por el lockout rural, informó que está ganando más dinero que en igual período del año pasado.

Cuando se duda si el negocio va bien, nada mejor que hacer cuentas. Sobre 40 empresas que presentaron sus balances la última semana, 34 registraron fuertes ganancias, y de las seis restantes, dos redujeron pérdidas (ver cuadro aparte).

Los análisis previos apuntaban que los números de las empresas reflejarían un menor impulso de la actividad económica. Las razones esgrimidas eran varias: el impacto del conflicto con el campo, una contracción del consumo por más inflación y peores expectativas, la apreciación del peso y una menor participación de la construcción. Sin embargo, los balances muestran otra cosa: los resultados de las empresas ligadas a la actividad agropecuaria arrojaron, llamativamente, una situación sólida, con ventas sostenidas y, en muchos casos, por encima del período previo al lockout. Por su parte, las empresas con perfil comercial internacional se favorecieron con la caída del dólar y los bancos lograron, saneando sus carteras de activos, reconvertir sus rojos. Las firmas vinculadas con la construcción, como aceros y cemento, fueron las mejor ranqueadas.

El reglamento de la Bolsa de Comercio obliga a todas las empresas cuyas acciones operen en el mercado abierto a presentar sus resultados trimestralmente. Desde el lunes último, las firmas hicieron llegar sus balances con cierre al 30 de junio último y, a pesar del pesimismo de los inversores, la realidad les ganó por goleada a las expectativas. Durante el segundo trimestre los balances mostraron importantes ganancias, pero el lockout granario afectó el desempeño de las acciones. “Y ahora, con resultados aún mejores, quedaron bajo la sombra del contexto internacional de los mercados”, explicó a Página/12 Agustín Trella, de la consultora Puente. De todos modos, la presentación de ciertos “gigantes”, tales como Petrobras, que cuadruplicó sus ganancias, o como el Banco Galicia, que revirtió sus pérdidas a un número positivo de 76,7 millones de pesos, sirvieron para darle algo de respiro a la bolsa sobre el final de una semana negra, mientras se espera algún rebote para esta semana.

Si bien varias empresas hicieron en los adjuntos de sus presentaciones referencia al conflicto entre el Gobierno y las cámaras agropecuarias, todas coincidieron en que para ellas tuvo un bajísimo impacto en sus resultados. “Antes de la crisis del campo, las proyecciones de producción de toda la industria automotriz superaban las 650.000 unidades. Durante mayo y junio se registraron caídas en la demanda”, asegura el resumen de la autopartista Mirgor. No obstante, la fabricante de piezas prevé que la caída en el mercado local será compensada por la “producción exportable”, aunque alerta que eso dependerá de que “el peso no se siga revaluando”. Otra empresa que hace alusión al lockout granario es Ternium Siderar. Tras anunciar una ganancias de 1013,4 millones de pesos, reconoce en sus perspectivas que “todavía no se ha podido evaluar el efecto del conflicto agropecuario en el consumo de acero”. En la otra vereda se encuentran aquellos que se vieron favorecidos por la caída doméstica del dólar. La Transportadora de Gas del Sur (TGS) detalló una ganancia de 34,5 millones de pesos sólo “por diferencia de cambio”.

El campo

Paradójicamente, aquellos balances de firmas ligadas a los avatares del campo son los que brindaron menor nivel de detalle. La información es relevante teniendo en cuenta que, a pesar del desabastecimiento interno y del parate en la comercialización en el segundo trimestre, estas firmas alimentarias arrojaron importantes ganancias e incrementos significativos en sus ventas. Las molineras, como Molinos, Morixe y Juan Semino, despidieron un excelente semestre, gracias a la escalada en el precios de los commodities, mientras que el nivel de ventas se acrecentaba. La firma Molinos Río de la Plata registró una utilidad de 174,5 millones de pesos, un 20 por ciento por encima de igual período del año pasado. Sólo en el segundo trimestre alcanzó la cifra de 59,5 millones. Morixe presentó un resultado positivo de 4,8 millones de pesos, mientras que Molinos Juan Semino reportó un beneficio de 13,4 millones, contra una utilidad previa de 2,9 millones. Por el lado de la carne, también hubo buenos rindes. La procesadora Quickfood presentó una beneficio ordinario de 56,5 millones de pesos.

Las petroleras

El sector energético fue otro de los que se beneficiaron de la disparada en los precios de los commodities. Con un valor para el crudo superando por primera vez en su historia los 147 dólares el barril, el margen de las petroleras se hizo más que tentador y el hecho se reflejó en una mayor predisposición a invertir en nuevas perforaciones. La sorpresa la dio Petrobras, que cuadruplicó sus ganancias. Su controlada, Petrobras Energía, ganó 784 millones de pesos en el primer semestre, un 106 por ciento por encima de los 381 millones obtenidos entre enero y junio de 2007. La empresa vincula el resultado con el aumento en los precios de venta, en línea con las “referencias internacionales”. La recuperación parcial de los precios en el mercado local se dio para aquellos productos no alcanzados por “la política de control de precios”, según el detalle de la presentación de la petrolera brasileña. Por su lado, según datos preliminares, YPF arrojó una ganancia neta en el semestre de 2254 millones de pesos, un 5,15 por ciento más que en igual período del año pasado. En ese lapso, la petrolera madre Repsol YPF formalizó la venta del 14,9 por ciento de YPF al Grupo Petersen. La operación valoró a YPF en 15.000 millones de dólares. La Petrolera del Conosur, conocida por sus estaciones de servicio Sol, obtuvo una ganancia de 9,2 millones de pesos.

Las industrias pesadas

Un “termómetro” utilizado para anticipar el nivel de actividad económica del país fue el consumo y la construcción. Frente a los primeros indicios de un enfriamiento de ambos, los especialistas no auguraban buenos números para las empresas ligadas a la actividad. Sin embargo, los resultados de éstas mostraron crecimientos exponenciales. Lo mismo sucedió con la industria automotriz, que durante el conflicto agrario tuvo serios inconvenientes en el abastecimiento de autocomponentes (la autopartista Mirgor recolectó 9,2 millones de pesos). El gigante acerero Siderar obtuvo una ganancia de 1579,5 millones de pesos en el semestre, lo que implicó un salto de 132 por ciento interanual. De ese margen, 716,3 millones de pesos correspondieron a “tenencia de inventarios”. En el mercado se especulaba además cómo iba a pegar la estatización de Sidor, pero en el sector aseguran que Ternium Siderar “tiene asegurada la venta de su producción de acá a tres años”. La explosión de sus ventas está muy vinculada con la demanda de metales de India y China. Acindar, del grupo ArcelorMittal, cerró junio con un beneficio de 256,9 millones de pesos y Tenaris, con 1460,5 millones. Para el primer trimestre, la empresa anotó una ganancia de 134,2 millones de pesos. Entre las petroquímicas, Solvay Indupa sumó a su patrimonio 97,1 millones de pesos y Carboclor, 5,5 millones. Por su parte, la cementera Mionetti marcó una resultado positivo de 21,6 millones de pesos.

Las distribuidoras

Las distribuidoras energéticas se contaron entre las únicas con pérdidas ordinarias en el ejercicio y apuntan al congelamiento de tarifas, que para las eléctricas terminó en julio, después de cerrado el semestre. La empresa Gas Natural tuvo una pérdida de 313.213 de pesos, contra una ganancia de 69,9 millones de igual período en 2007. La empresa vincula la evaporación de su utilidad a un menor ingreso por ventas y servicios, frente al aumento de los costos, y por las “mayores temperaturas que se registraron este año en relación con 2007”, que resultó el más frío de los últimos 45 años. En contraposición, Metrogas, de capital español y británico, informó una utilidad de 61,4 millones de pesos, poco más del doble del semestre previo. En los primeros tres meses del año la utilidad de Metrogas había sido de 3,34 millones de pesos, pero entre abril y junio adicionó 59,1 millones. Transportadora de Gas del Norte (TGN) difundió un beneficio de 45,9 millones y TGS, de 136,1 millones. La Empresa Distribuidora La Plata (Edelap) tuvo un saldo final negativo de 26,7 millones de pesos. Para los primeros tres meses el rojo ascendía a 17,1 millones. Finalmente, Edesur obtuvo una margen positivo en el semestre de 57,2 millones, muy por debajo de los 112,7 millones del mismo lapso de 2007. El comunicado de Edesur recuerda el anuncio de aumento de tarifas que tendrá lugar con carácter retroactivo al 1 de julio pasado. Y finalmente Transener informó una ganancia de 10,8 millones de pesos.

Los servicios

El congelamiento en las tarifas también alcanzó a las empresas viales, no así a las telefónicas, que siguen cobrando a discreción y con fuerte demanda por telefonía móvil e Internet. La concesionaria Autopistas del Sol presentó una pérdida de 3,9 millones de pesos. A pesar de lo negativo del dato, la firma logró reducir el rojo que arrastraba del primer trimestre de 18,6 millones. En tanto, Autopista del Oeste registró un margen negativo de 6,3 millones de pesos, tras haber reportado un saldo positivo de 2,43 millones en igual semestre de 2007. Por el lado de las comunicaciones, Telefónica obtuvo 172 millones de pesos, 82 millones más de lo que ostentó en igual período previo. Telefónica Holding anotó 49 millones. Su competidor, el Grupo Telecom estuvo cerca de duplicar su utilidad al registrar un rédito de 613 millones de pesos. Sólo en concepto de transmisión de datos obtuvo un ingreso de 103 millones. La pata móvil de la compañía francesa, Personal, incrementó 193 por ciento su saldo neto a 381 millones de pesos. A pesar de haberse detenido la activación de nuevas líneas, las compañías de celulares implementaron una campaña de actualización de equipos, lo que les permitió aumentar la oferta en los servicios móviles.

Los bancos

Luego de la caída de los depósitos y la suba en las tasas de interés que se vieron a partir de mayo, producto de la incertidumbre que generó el conflicto agropecuario, se esperaba un desempeño pobre de las entidades. Pero los bancos se mostraron sólidos, saneados en sus carteras y con buen nivel de liquidez. El que más llamó la atención fue el Galicia, que obtuvo una ganancia de 76,7 millones de pesos. El dato cobra más fuerza si se tiene en cuenta que entre enero y junio de 2007 el grupo financiero había perdido 5,53 millones. Ya en los primeros tres meses el Galicia mostraba un rendimiento de 36,1 millones. La entidad reconoce una reducción de los depósitos que, a fines de junio y principios de julio, comenzó a revertirse. De todas maneras, la exposición crediticia del banco creció 22,8 por ciento interanualmente. El Macro, propiedad de Jorge Brito, presentó una ganancia de 312,5 millones de pesos, mientras que el Patagonia obtuvo un resultado positivo de 84,1 millones. El Hipotecario cerró con broche de oro al obtener una margen de 9,5 millones de pesos, tras haber perdido nada menos que 69,1 millones durante el último semestre de 2007. El resto de las empresas tienen hasta mañana para presentar balances, salvo que pidan autorización especial. Las cifras no dejan de sorprender, mientras en el recinto se respira un aire enrarecido.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared