EL PAIS › EL CENTROIZQUIERDA EMPIEZA A PREPARARSE EN BUENOS AIRES CON MIRAS AL 2009

Para llevar agua al molino K

El armado aún está en cierne y podría replicarse en la Capital Federal. La intención es sumar votos en paralelo con la boleta oficial para asegurar el triunfo kirchnerista. Martín Sabbatella podría encabezar la lista.

 Por Fernando Cibeira

El centroizquierda kirchnerista que no pertenece al PJ ya comenzó a mover sus fichas pensando en 2009. Sobre todo en la crucial elección en la provincia de Buenos Aires, donde el oficialismo se juega buena parte de sus posibilidades de mantener su mayoría tanto en votos como en el Congreso. Por eso algunos dirigentes vienen pergeñando un plan que, aseguran, ya cuenta con la aprobación de Néstor Kirchner: una lista propia de candidatos a diputados que competiría en forma paralela a la oficial del justicialismo que apadrinará el gobernador Daniel Scioli. De los candidatos en danza para encabezar esta boleta quien viene concitando mayor cantidad de adhesiones es el intendente de Morón, Martín Sabbatella, a quien, si bien nunca militó en las filas K, su resuelto apoyo al Gobierno en la pulseada contra las entidades agropecuarias hizo ganar simpatías dentro de un oficialismo escaso de figuras taquilleras.

El armado todavía está en cierne y por ahora no está previsto ningún acto de presentación. Simplemente se trata de charlas de dirigentes que se conocen desde hace tiempo y hoy sienten que sus caminos pueden volver a confluir en base a una lectura común del panorama que se presenta en la provincia de Buenos Aires, que eventualmente podría repetirse en otros distritos como el porteño, donde varios de estos dirigentes cuentan con desarrollo territorial.

Lo que ven es que el PJ solo hoy no puede sacar más allá de un 25 por ciento en la provincia, teniendo en cuenta el desgaste sufrido a partir del conflicto agropecuario y la sangría que podría darse en manos de algún armado opositor de cuño peronista, como el que trama Eduardo Duhalde. A partir de ahí, sostienen la idea de formar una lista de centroizquierda no peronista que pueda sumar alrededor de 15 puntos y así llevar la cosecha del oficialismo al 40 por ciento, cuestión de no dejar dudas acerca de que el Gobierno volvió a imponerse en el decisivo territorio bonaerense.

Quienes trabajan en este armado lo imaginan con cinco patas, aclarando de antemano que la lista no se agota en estos dirigentes y, al mismo tiempo, que no todos los mencionados ya han dado su consentimiento:

- Intendentes progresistas que no pertenecen al PJ, como los peronistas Francisco “Barba” Gutiérrez, de Quilmes; y Mario Secco, de Ensenada; y quienes militan en otras fuerzas como el mismo Sabbatella y el jefe comunal de San Martín, Ricardo Ivoskus;

- Los movimientos sociales kirchneristas como el Frente Transversal de Edgardo Depetri y Libres del Sur de Humberto Tumini;

- El sindicalismo combativo: representado por dirigentes de la CTA y hasta algunas regionales de la CGT;

- Los partidos de lo que ya podría considerarse la ex Concertación Plural, como el Partido de la Victoria que preside Graciela Ocaña, el Frente Grande de Eduardo Sigal, el socialismo de Ariel Basteiro y Oscar González, el Partido Solidario de Carlos Heller y lo que permanezca del radicalismo K.

- Integrantes del Espacio Carta Abierta, que conformaron un grupo de intelectuales que apoyó al Gobierno a partir del conflicto con las entidades agropecuarias.

En el sector, como puede deducirse, buscan que confluyan quienes han estado con el Gobierno desde su primera época con otros que nunca lo acompañaron o lo hicieron exclusivamente desde posturas críticas.

Aquellos transversales

Sabbatella formó parte de la primera transversalidad, aquella que imaginó que un grupo de intendentes progresistas que integraban el rosarino Hermes Binner, el cordobés Luis Juez y el porteño Aníbal Ibarra podían convertirse en el núcleo de un armado kirchnerista por fuera del PJ. Sabbatella mantuvo en este tiempo su liderazgo en Morón, donde lleva tres triunfos consecutivos gracias a un llamativo corte de boleta. Luego de diez años como intendente, ya adelantó a sus colaboradores su decisión de presentarse como candidato a diputado el año que viene. “Queremos que este espacio político sea una alternativa en el 2009”, adelantó en una entrevista a Página/12. Para ello viene lanzando su partido Encuentro por la Democracia y la Equidad en otros distritos del conurbano e incluso organizó un encuentro en la Capital Federal.

Sabbatella coincide en la necesidad de unir al kirchnerismo no PJ, el socialismo y la CTA, aunque también mantiene conversaciones con el Partido SI, de Eduardo Macaluse y Carlos Raimundi. Sería una alianza que tendría que dejar de lado: los ex ARI quedaron definitivamente en la vereda de la oposición luego de su voto en contra de las retenciones móviles en el Congreso. Justamente el conflicto con las entidades agropecuarias fue lo que le dio handicap al intendente de Morón como para que algunos lo imaginen al frente de una lista kirchnerista. Sabbatella, Heller y el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, entre otros dirigentes, firmaron una solicitada convocando al acto en el que habló Kirchner en la Plaza de los Dos Congresos.

Quienes pensaron en el intendente de Morón como posible cabeza de lista lo hicieron imaginando una figura que puedan votar aquellos que coinciden con el rumbo del Gobierno pero le escapan a los intendentes del aparato del PJ. También para quienes apoyan a la presidenta Cristina Kirchner desde una postura crítica, sin estar de acuerdo con aristas de su gestión como el Indec o el tren bala, por mencionar dos puntos que Sabbatella también critica. En ese aspecto, el intendente de Morón le saca ventaja a Ocaña. La ministra de Salud es otra candidata posible pero le juega en contra que sea funcionaria del Gobierno nacional.

Con todo, todavía hay mucho por tejer para que este entramado tome consistencia. Mientras, hay quienes muestran más o menos entusiasmo.

“Hay un criterio de trabajar juntos, pero para eso todavía falta mucho”, respondió el socialista K, Ariel Basteiro, quien reconoció las reuniones que vienen manteniendo estos sectores “para encarar juntos algún tipo de proyecto”.

Heller le ve posibilidades en tanto y en cuanto se extienda a la Capital. “No descarto ese armado pero lo imagino en el marco de un acuerdo más amplio que incluya a la ciudad de Buenos Aires”, explicó a este diario.

Oscar Laborde, ex intendente de Avellaneda y dirigente del Frente Transversal, distribuyó un trabajo a propósito de esta propuesta, haciendo referencia a la necesidad de la unidad para enfrentar al “bloque de poder y la derecha”. “Estamos convencidos de que trabajando por una voluntad colectiva nacional que apoye este proceso podremos ir construyendo el poder para seguir profundizando la distribución de la riqueza y la redefinición del Estado”, escribió.

En la elección del año que viene en la provincia se elegirán también diputados provinciales y concejales en los municipios, lo que abre el abanico de intereses en juego. Sin embargo, los entusiastas de esta iniciativa aseguran que podrían contar aún con el apoyo de varios intendentes del PJ, si les prometen que luego no les harán una oposición destructiva. “Ellos saben que tienen un techo, así que mejor que los concejales que no sean del PJ sean por lo menos kirchneristas”, sostienen. Lo que podría cambiar las reglas del juego, conceden, es que el Gobierno concrete la idea de hacer renunciar a su banca de senador a Eric Calcagno y Kirchner compita por ese escaño, convirtiendo la elección en algo más que una simple legislativa. En ese caso, sería extraño ver a un dirigente de tono crítico como Sabbatella encabezando una lista que vaya pegada a la del presidente del PJ. Ahí habría que barajar y dar de nuevo.

Compartir: 

Twitter
 

El intendente de Morón ya adelantó que quiere postularse como diputado.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared