EL PAíS › CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER HABLARA HOY EN LA APERTURA DE LA CUMBRE DE LAS AMERICAS

Con la mira en la crisis y la región

La Presidenta arribará a Trinidad y Tobago más tarde de lo previsto por su angina. No tendrá un encuentro bilateral con Barack Obama, aunque se saludarán mañana en la reunión que el norteamericano armó con los mandatarios de la Unasur.

 Por Fernando Cibeira

Desde Puerto España

La presidenta Cristina Kirchner volverá a la carga hoy con la necesidad de dotar de recursos a los organismos financieros como el BID para rescatar a la región de la crisis. Como Presidenta del país anfitrión de la anterior cumbre, le tocará hablar en el grupo que esta tarde inaugurará las sesiones de la Cumbre de las Américas, en la capital de Trinidad y Tobago. Poco después lo hará el norteamericano Barack Obama, en lo que será el primer mensaje a sus pares de la región. La Presidenta también hará referencia al embargo norteamericano a Cuba –que se anticipa como el gran tema de discusión de la cumbre–, aunque destacando al mismo tiempo las medidas que la Casa Blanca adoptó esta semana respecto de la isla. No habrá finalmente encuentro bilateral entre Cristina y Obama, pero se podrán saludar mañana en la reunión que el norteamericano mantendrá con todos los presidentes de la Unasur.

La angina obligó a la Presidenta a modificar sus planes. Originalmente, aterrizaría en Puerto España el jueves a la noche pero, por el reposo que le recetó su médico, al final se subirá al Tango 01 hoy a las 9 para llegar al evento a primera hora de la tarde. La inauguración de las sesiones está prevista para las 17 hora local, una hora menos en la Argentina. Algunos de los 34 presidentes que participarán de esta cumbre comenzaron a llegar anoche, pero la mayoría –incluidos Obama, Lula y Hugo Chávez– lo harán hoy.

El impacto de la crisis en Latinoamérica y la situación de Cuba acapararán los debates. Respecto de la propuesta de utilizar el BID como herramienta para fomentar las obras productivas en la región parece haber consenso. Junto con la necesidad de reformar la arquitectura de los organismos financieros, Cristina Kirchner ya lo propuso en la reciente cumbre del G-20, en Londres. En el artículo que escribió como prólogo a su viaje a Trinidad y Tobago, Obama recordó que “hemos instado al BID a que maximice los préstamos para reanudar el flujo de créditos y estamos listos para examinar la necesidad de capacidad futura del BID”. El tema es quién, cómo y cuándo se otorgan esos recursos. “Obama no es Papá Noel”, advirtió el asesor del norteamericano para la cumbre americana, Jeffrey Davidow.

La expectativa por la llegada de Obama es palpable. No sólo en las comitivas que ayer continuaron las discusiones a propósito de las conclusiones de la cumbre y en las charlas de los foros paralelos, sino también en la calle: en un país de mayoría negra, las únicas remeras que se venden a propósito del encuentro tienen la cara de Obama, el primer afroamericano en llegar a la Casa Blanca.

El norteamericano arribará con un mensaje fresco y renovador, marcando una vuelta de página respecto de la agobiante era Bush. Habrá que ver si alcanza para responder a la atención que estará puesta en él. Obama pidió “no seguir enfrascados en los trillados debates del pasado” para evitar que la cumbre quede encallada en la cuestión cubana, pero le resultará difícil no toparse con la isla a cada rato. En estos días, Lula y Chávez han venido machacando en el tema: fin del bloqueo y la inclusión de Cuba en la OEA. Incluso, en el último encuentro regional en Brasil –del que participó Raúl Castro–, ésa fue la postura general. Cristina Kirchner será la primera de América del Sur en hablar, va de suyo que le dedicará más de un párrafo. “Aunque se va a buscar que sea de una manera que no incomode a Obama”, explicaban en la Cancillería. Esa idea, la de buscar instalar la cuestión cubana sin que el presidente norteamericano se vea presionado públicamente, también la anticipó Brasil. La duda que persistía era si ese equilibrio sería posible.

En el gobierno argentino no habían perdido las esperanzas a propósito de la posibilidad de lograr un encuentro entre Cristina Kirchner y Obama que sirviera para coronar la recuperación que mostró la relación bilateral en estos últimos meses. Pero, obviamente, eran muchos los presidentes que participarían en la cumbre con la misma ambición. Lo que prefirió Obama, entonces, fue evitar los encuentros bilaterales y reunirse con todos pero región por región. Así, le cursó a Michelle Bachelet –a cargo de la presidencia pro témpore de la Unasur– una propuesta para armar un encuentro, que se concretará mañana a la mañana. Será la nueva oportunidad que tendrá Cristina Kirchner de conversar aunque sea unos minutos con el presidente norteamericano.

En el plan original, Cristina Kirchner se quedaría en Puerto España hasta el domingo al mediodía, cuando será el cierre oficial de la cumbre. En la comitiva argentina no descartaban que la angina pudiera modificar sus planes, anticipando la vuelta. El clima caribeño de la capital de Trinidad, pesado y con temperaturas por encima de los 30 grados, no se presentaba ayer como el mejor escenario para la convalecencia.

Compartir: 

Twitter
 

CFK pedirá dotar de recursos a los organismos financieros para sacar a la región de la crisis.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.